Aria­na des­pués de Man­ches­ter

La ar­tis­ta can­ta­rá ma­ña­na en el Mo­vis­tar Are­na con al­tas me­di­das de se­gu­ri­dad, tras el aten­ta­do que cam­bió a la industria de con­cier­tos y a su pro­pia ca­rre­ra.

La Tercera - - Sociedad - Por Claudio Ver­ga­ra

La vi­da de Aria­na Gran­de nunca más fue la mis­ma tras el aten­ta­do de Man­ches­ter de ma­yo pa­sa­do. La de los pro­duc­to­res en­car­ga­dos de su show de ma­ña­na en Chi­le, tam­po­co. Des­pués del ata­que que de­jó 22 muer­tos al fi­na­li­zar uno de sus con­cier­tos y que vol­vió a sa­cu­dir a Eu­ro­pa en te­mas re­la­ti­vos a se­gu­ri­dad e in­mi­gra­ción, la pro­mo­to­ra tras su es­pec­tácu­lo en el Mo­vis­tar Are­na, Agen­cia Sal­va­je, co­men­zó ca­si de in­me­dia­to la coor­di­na­ción con su staff pa­ra de­ter­mi­nar si la es­ta­dou­ni­den­se continuaría el res­to de su gi­ra, bau­ti­za­da ba­jo un nom­bre hoy car­ga­do de po­lé­mi­co sim­bo­lis­mo: Dan­ge­rous Wo­man Tour.

“Fue­ron mu­chos días de in­cer­ti­dum­bre. Pe­ro nunca se ha­bló de sus­pen­der­lo”, re­su­me Ma­tías Saa­ve­dra, so­cio de la com­pa­ñía lo­cal res­pon­sa­ble de su re­torno. An­te los com­pro­mi­sos ya ce­rra­dos, y co­mo una for­ma de en­fren­tar con cier­ta nor­ma­li­dad el pá­ni­co glo­bal, la oriun­da de Bo­ca Ra­tón só­lo de­ter­mi­nó can­ce­lar sie­te fe­chas de su pe­ri­plo, las que es­ta­ban agen­da­das in­me­dia­ta­men­te des­pués de Man­ches­ter, sin ha­cer otras mo­di­fi­ca­cio­nes al ca­len­da­rio ori­gi­nal.

Aun­que con un ma­tiz: en ca­da una de las pa­ra­das si­guien­tes, las me­di­das de se­gu­ri­dad de­bían ser re­for­za­das, ba­jo un con­trol y un des­plie­gue ma­yor al usual. Por ejem­plo, des­de Agen­cia Sal­va­je in­for­man que pa­ra la ci­ta ca­pi­ta­li­na es­ta­rá prohi­bi­do el in­gre­so de to­da cla­se de bol­sos, mo­rra­les y mo­chi­las, las que por lo ge­ne­ral es­tán per­mi­ti­das en los even­tos que se rea­li­zan du­ran­te el año en el mis­mo re­cin­to. Co­mo pa­ra­le­lo, en el fes­ti­val Lo­lla­pa­loo­za só­lo se im­pi­de la en­tra­da a mo­chi­las de gran ta­ma­ño, co­mo las que se ocu­pan en ac­ti­vi­da­des co­mo sen­de­ris­mo.

Pa­ra el con­cier­to de Gran­de sí se pue­de ir con ba­na­nos, ce­lu­la­res, car­te­ras pe­que­ñas y cá­ma­ras de fo­to com­pac­tas. Otros ele­men­tos ve­ta­dos son las bo­te­llas, las la­tas o con­te­ne­do­res de lí­qui­dos, las cá­ma­ras con len­tes des­mon­ta­bles y los ae­ro­so­les.

Ade­más, el pe­rí­me­tro que cir­cun­da al re­duc­to ten­drá un nú­me­ro de guar­dias su­pe­rior al es­tán­dar. Mien­tras en un con­cier­to sin es­tas im­pli­can­cias se des­plie­ga un pro­me­dio de 130 a 140 pro­fe­sio­na­les, pa­ra el even­to de ma­ña­na ha­brá al­re­de­dor de 170. Por aho­ra se analizan otras dis­po­si­cio­nes más es­tric­tas, las que se­rán con­sen­sua­das con el staff de la in­tér­pre­te, el que empezó a lle­gar es­te vier­nes al país.

En to­do ca­so, ta­les re­gu­la­cio­nes no dis­tan mu­cho de las apli­ca­das en las otras la­ti­tu­des por don­de ha pa­sa­do el tour e, in­clu­so, en los más di­ver­sos lu­ga­res de Eu­ro­pa, Nor­tea­mé­ri­ca o Asia, aler­ta­dos an­te los aten­ta­dos que en el úl­ti­mo tiem­po han gol­pea­do a la mú­si­ca en vi­vo, co­mo lo su­ce­di­do en no­viem­bre de 2015 en el Tea­tro Ba­ta­clan, de Pa­rís. En­tre las más re­le­van­tes des­ta­can la uti­li­za­ción de pe­rros de­tec­to­res de ex­plo­si­vos, má­qui­nas de­tec­to­ras de me­ta­les y, tal co­mo se ve­rá en San­tia­go, un au­men­to pro­gre­si­vo en el nú­me­ro de guar­dias y en zo­nas que an­tes no es­ta­ban vi­gi­la­das, co­mo las más ex­ter­nas al si­tio.

“El re­cin­to es­tá pre­pa­ra­do pa­ra re­ci­bir a to­do el pú­bli­co de Aria­na Gran­de con las mis­mas me­di­das de se­gu­ri­dad de un full are­na: guar­dias, equipos de even­tos, pre­ven­cio­nis­tas y ser­vi­cios de pa­ra­mé­di­cos”, de­cla­ran des­de el Mo­vis­tar Are­na.

El con­cier­to ya ha ven­di­do 12 mil en­tra­das, ca­si la to­ta­li­dad de sus lo­ca­li­da­des. Ade­más, la lle­ga­da de Gran­de al país se es­pe­ra­ba pa­ra es­ta ma­ña­na en su avión pri­va­do y di­rec­to des­de Sao Pau­lo.

En lo mu­si­cal, en lo que su­ce­de arri­ba del es­ce­na­rio, la can­tan­te re­pli­ca­rá la vein­te­na de te­mas que vie­ne mos­tran­do en sus shows, aun­que con la no­ve­dad de su­mar en sus úl­ti­mas fe­chas el clá­si­co Over the rain­bow –po­pu­la­ri­za­do por la cin­ta El ma­go de Oz-, ver­sión que in­ter­pre­tó al cie­rre del con­mo­ve­dor con­cier­to que en­ca­be­zó en Man­ches­ter a prin­ci­pios de ju­nio, co­mo par­te de un mul­ti­tu­di­na­rio en­cuen­tro be­né­fi­co en ayu­da de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

Una ini­cia­ti­va don­de no só­lo jun­tó a gen­te tan dis­tin­ta co­mo Liam Ga­llag­her, Ch­ris Mar­tin y Mi­ley Cy­rus; la ci­ta tam­bién la con­so­li­dó co­mo una suer­te de ines­pe­ra­da lí­der del pop ac­tual, ca­paz de dar un por­ta­zo a los de­trac­to­res que siem­pre la ubi­ca­ban va­rios pel­da­ños más aba­jo que otras di­vas. De he­cho, la re­vis­ta Billboard ase­gu­ró que, aun­que sus tres dis­cos ha­bían tre­pa­do al top 10 del ran­king in­glés, se­guía sien­do un nú­me­ro de ni­cho ex­clu­si­va­men­te ado­les­cen­te. Tras la fies­ta so­li­da­ria, se­gún la pu­bli­ca­ción, se con­so­li­dó an­te la au­dien­cia eu­ro­pea co­mo una es­tre­lla sen­si­ble y de per­fil so­cial, le­jos de la apa­ren­te fri­vo­li­dad con que se vin­cu­la el pop cor­po­ra­ti­vo.

Por lo de­más, par­te de ese nue­vo pú­bli­co des­cu­brió su pos­tu­ra fren­te a te­mas co­mo el se­xis­mo, don­de ha alen­ta­do a sus fans a no ser tra­ta­das co­mo ob­je­tos, a no to­le­rar la vio­len­cia en las re­la­cio­nes amo­ro­sas y a no creer en los es­te­reo­ti­pos re­pro­du­ci­dos por la industria. En tér­mi­nos más sim­ples, un ca­pí­tu­lo tan ho­rro­ro­so co­mo el de Man­ches­ter la sa­cu­dió de su ca­si­lle­ro de fi­gu­ra in­fan­til con cu­na en el ca­nal Nic­ke­lo­deon pa­ra re­ve­lar­la co­mo una ar­tis­ta adul­ta, re­suel­ta an­te el mo­men­to más di­fí­cil de su tra­yec­to­ria, al­go así, se­gún de­fi­nió el periódico The Guar­dian, co­mo “la más im­pro­ba­ble he­roí­na del pop ac­tual”.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.