PAG. 61

La Tercera - - Sociedad -

“el hom­bre os­cu­ro”, ar­chi­ene­mi­go de Des­chain y, en la prác­ti­ca, de la hu­ma­ni­dad.

Car­ca­ja­das dia­bó­li­cas

Aun­que La To­rre Os­cu­ra le­van­ta gran­des ex­pec­ta­ti­vas y na­ce de una obra am­bi­cio­sa, no hay na­da que le pue­da ga­nar a lo que King siem­pre ha he­cho me­jor: con­vo­car al te­rror e ino­cu­lar­lo en la vi­da con­tem­po­rá­nea. Es lo que lo ha he­cho fa­mo­so y es la ma­ne­ra que tie­ne de pin­tar su al­dea. En es­te ca­so, su pue­blo es siem­pre la ver­de, llu­vio­sa y gó­ti­ca tie­rra del es­ta­do de Mai­ne, mi­cro­cos­mos al que vuelve una y otra vez pa­ra crear nue­vas his­to­rias y pa­ra man­te­ner­se in­fa­li­ble a tra­vés de los años.

Si en los 70 na­rra­cio­nes co­mo Sa­lem’s Lot (vam­pi­ros en el pue­bli­to ho­mó­ni­mo del tí­tu­lo) o Ca­rrie (una ado­les­cen­te te­le­ki­né­ti­ca en el vi­llo­rrio de Cham­ber­lain) ori­gi­na­ron una po­pu­lar mi­ni­se­rie de TV (en el 79) y una pe­lí­cu­la de cul­to de Brian De Pal­ma (en el 76), en la dé­ca­da si­guien­te su re­la­to El cuer­po y su no­ve­la lar­ga It fue­ron re­con­ver­ti­dos a ci­ne y te­le­vi­sión res­pec­ti­va­men­te a tra­vés de Cuen­ta con­mi­go (1986) de Rob Rei­ner y la se­rie ho­mó­ni­ma de 1990 con Tim Curry co­mo el pa­ya­so ma­lé­fi­co. En am­bos, un gru­po de ami­gos se­mi-ado­les­cen­tes le da­ban un es­pe­cial tono de ca­ma­ra­de­ría y nos­tal­gia a las his­to­rias.

En to­das es­tas obras, el au­tor na­ci­do en Portland ja­más ne­ce­si­tó mo­ver­se de unas coor­de­na­das geo­grá­fi­cas. Du­ran­te los 43 años de su vi­da pro­fe­sio­nal, han na­ci­do y muer­to mu­chos otros “fe­nó­me­nos” li­te­ra­rios o han bri­lla­do y ex­plo­ta­do in­con­ta­bles sa­gas fíl­mi­cas, pe­ro siem­pre pa­sa lo mis­mo: pa­ra la tor­men­ta, sube la nie­bla, sa­le el sol y King si­gue en pie. Su li­te­ra­tu­ra es a prue­ba de mo­das y Mai­ne si­gue sien­do la es­ce­no­gra­fía fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca más ape­te­ci­da por Holly­wood.

En es­te ca­mino de va­rias de las adap­ta­cio­nes fíl­mi­cas, It tie­ne to­do pa­ra ser uno de los éxi­tos del año: evo­ca­ción de los años 80, pro­ta­go­nis­tas ju­ve­ni­les, te­rror a lo King. Di­ri­gi­da por el ar­gen­tino An­drés Mus­chiet­ti (que an­tes hi­zo el exi­to­so fil­me de ho­rror Ma­má, con Jes­si­ca Chas­tain), la pe­lí­cu­la es pro­ta­go­ni­za­da por Bill Skars­gard co­mo el pa­ya­so y Jae­den Lie­ber­her co­mo Bill Den­brough, el lí­der de los sie­te chi­cos que se ha­cen lla­mar “los per­de­do­res” y quie­nes en­fren­tan por pri­me­ra vez al mons­truo en los años 80.

Ca­da 30 años, se sa­be, Penny­wi­se vuelve a apa­re­cer por el pue­blo pa­ra lle­var­se a quien quie­ra al mun­do de los muer­tos. El cálcu­lo de la pe­lí­cu­la es per­fec­to: la no­ve­la ori­gi­nal es de 1986 y el pri­mer ata­que de Penny­wi­se su­ce­día tres dé­ca­das atrás, en los 50; aho­ra, el lar­go­me­tra­je par­te en el pre­sen­te y via­ja ha­cia los 80. A Chi­le lle­ga el 7 de sep­tiem­bre.

La te­le­vi­sión, un te­rreno con el que el uni­ver­so de King tam­bién tie­ne em­pa­tía, trae es­te año al me­nos dos pro­duc­cio­nes: una es La nie­bla, ba­sa­da en la no­ve­la de 1980, y la otra es la am­bi­cio­sa Castle Rock, pro­du­ci­da por J.J. Abrams. La pri­me­ra ya se es­tá emi­tien­do en EEUU y en ella la víc­ti­ma es Brigh­ton, un pue­blo de Mai­ne que tras una tor­men­ta eléc­tri­ca es ata­ca­do por una es­pe­sa ne­bli­na, es­pe­cie de cas­ti­go bí­bli­co que in­vo­lu­cra mons­truos.

Castle Rock es una su­ma de los tó­pi­cos de King y su nom­bre se re­fie­re al pue­blo fic­ti­cio del noreste es­ta­dou­ni­den­se don­de trans­cu­rren va­rias de las na­rra­cio­nes del au­tor. Con Me­la­nie Lyns­key y Sissy Spa­cek en al­gu­nos de los ro­les prin­ci­pa­les, la mi­ni­se­rie con una pri­me­ra tem­po­ra­da de 10 ca­pí­tu­los desa­rro­lla­rá his­to­rias ori­gi­na­les a par­tir de los per­so­na­jes y na­rra­cio­nes de King, des­de It y El res­plan­dor has­ta Mi­sery y Sa­lem’s Lot, o si se pre­fie­re, des­de pa­ya­sos y es­cri­to­res ase­si­nos has­ta vam­pi­ros mo­der­nos y lec­to­ras si­có­ti­cas.b

FO­TO: ARCHIVO

►► Step­hen King vi­ve en Ban­gor, Mai­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.