31% de los ma­yo­res de 60 años vi­ve en sec­to­res con mal sis­te­ma de trans­por­te

►Por­cent●je co­rres­pon­de a los adul­tos ma­yo­res que ha­bi­tan en el Gran San­tia­go.

La Tercera - - Sociedad - Car­los Gon­zá­lez Isla

jan­do es por ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca. No obs­tan­te, en la mis­ma en­cues­ta el 65% res­pon­dió que se­gui­rían tra­ba­jan­do aun­que no tu­vie­ra la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo.

“El tra­ba­jo no es só­lo una fuen­te de in­gre­sos, sino tam­bién un me­dio de rea­li­za­ción per­so­nal y por eso es im­por­tan­te ver no só­lo el tra­ba­jo des­de la pers­pec­ti­va eco­nó­mi­ca, sino que tam­bién del apor­te que pue­den ha­cer a la so­cie­dad (los adul­tos)”, se­ña­la Te­llo.

Cae el suel­do

Sin em­bar­go, el in­te­rés por se­guir tra­ba­jan­do con­tras­ta con los in­gre­sos. El aná­li­sis di­ce que en com­pa­ra­ción con los in­gre­sos pro­me­dio pa­ra el to­tal de los ocu­pa­dos, se ob­ser­va una bre­cha de 28,7% en con­tra del seg­men­to de ma­yo­res de 65 años. La caí­da no es por­que tra­ba­jen me­nos ho­ras que los tra­ba­ja­do­res de me­nor edad, ya que la En­cues­ta Na­cio­nal de Em­pleo se­ña­la que el 67% de los ocu­pa­dos de 65 años y más tie­ne jor­na­da la­bo­ral com­ple­ta.

Las bre­chas so­bre es­te gru­po eta­rio tam­bién es­tán a ni­vel de gé­ne­ro. La in­ves­ti­ga­ción de­ta­lla los da­tos de la Nueva En­cues­ta Su­ple­men­ta­ria de In­gre­sos (2014), que re­ve­la que las mu­je­res ocu­pa­das tie­nen un in­gre­so 46% in­fe­rior en com­pa­ra­ción con los hom­bres. A 2014, su in­gre­so men­sual pro­me­dio equi­va­lía a $215.758, mien­tras que el de los hom­bres ocu­pa­dos co­rres­pon­día a $399.617.

“La ba­ja pro­me­dio de in­gre­sos en adul­tos ma­yo­res res­pon­de a que efec­ti­va­men­te sus po­si­bi­li­da­des de em­pleo dis­mi­nu­yen mu­chí­si­mo y en reali­dad las gran­des fuen­tes de em­pleo a par­tir de los 65 años es tra­ba­jo in­de­pen­dien­te, muy po­co tra­ba­jo asa­la­ria­do. Ahí hay un desafío des­de el mer­ca­do la­bo­ral”, se­ña­la Te­llo. De he­cho, so­bre los 65 años só­lo el 38% tie­ne un con­tra­to.

La­rraín agre­ga que es una de las ra­zo­nes por la que aho­rrar pa­ra la pen­sión es obli­ga­to­rio. “Es na­tu­ral que una per­so­na que lle­ga a los 65 ó 70 años no pue­da ge­ne­rar los mis­mos ni­ve­les de in­gre­so que cuan­do te­nía 40 ó 50 años. Esa es la ló­gi­ca de por­qué los sis­te­mas de pen­sio­nes son obli­ga­to­rios en to­do el mun­do in­de­pen­dien­te del sis­te­ma de pen­sio­nes que uno ten­ga”, se­ña­la.b El es­tu­dio UC de­di­có un ca­pí­tu­lo es­pe­cial al te­ma Ciu­dad, don­de se abor­dó la con­di­ción ur­ba­na en que vi­ven los adul­tos ma­yo­res. Exis­te una preo­cu­pa­ción des­de Na­cio­nes Uni­das, don­de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud pro­mue­ve la Red Glo­bal de Ciu­da­des Ami­ga­bles con los Ma­yo­res.

“Hay mu­chos adul­tos ma­yo­res que no sa­len a tra­ba­jar o a pa­sear, por­que las ve­re­das tie­nen ho­yos o por co­sas tan sim­ples co­mo que cuan­do van a cru­zar la ca­lle el se­má­fo­ro no les da su­fi­cien­te tiem­po pa­ra po­der ca­mi­nar”, ex­pli­ca La­rraín, quien es­pe­ra que los mu­ni­ci­pios lo­ca­les pue­dan adap­tar al­gu­nos de los pro­yec­tos que hoy se desa­rro­llan en el mun­do, en el con­tex­to de la ini­cia­ti­va de la OMS y de otras en el pla­ne­ta.

En Curitiba, Bra­sil, por ejem­plo, se im­ple­men­tó un sis­te­ma en los se­má­fo­ros que da más tiem­po pa­ra cru­zar a per­so­nas ma­yo­res en 31 cru­ces de la ciu­dad, a tra­vés de una tar­je­ta que ac­ti­va un dis­po­si­ti­vo ins­ta­la­do en ca­da se­má­fo­ro y en­tre­ga se­gun­dos adi­cio­na­les pa­ra que al­can­cen a cru­zar la ca­lle.

Jun­to con ex­po­ner pro­yec­tos mun­dia­les, el ca­pí­tu­lo de Ciu­dad tam­bién con­clu­ye que en el ca­so del Gran San­tia­go, el 31% de las per­so­nas ma­yo­res de 60 años vi­ve en sec­to­res de muy ma­la o ma­la ac­ce­si­bi­li­dad al trans­por­te, ana­li­za­da a par­tir de la can­ti­dad de pa­ra­de­ros a 640 me­tros, la can­ti­dad de re­co­rri­dos dis­po­ni­bles, su fre­cuen­cia, los tiem­pos de es­pe­ra co­rres­pon­dien­tes y el mar­gen de error con el que pa­sa ca­da bus.

Luis Eduar­do Bres­cia­ni, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y pre­si­den­te del Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano, se­ña­la que hay tres fac­to­res cla­ve pa­ra fa­ci­li­tar el uso de la ciu­dad pa­ra los adul­tos ma­yo­res: mo­vi­li­dad a ni­vel de trans­por­te, in­fra­es­truc­tu­ra pea­to­nal y la adap­ta­ción de las vi­vien­das.

“Esos tres te­mas crí­ti­cos re­quie­ren una in­ver­sión im­por­tan­te de apo­yo por par­te del Es­ta­do”, di­ce Bres­cia­ni.

A su jui­cio, pa­ra que es­to sea po­si­ble es fun­da­men­tal que la eje­cu­ción de las po­lí­ti­cas so­cia­les es­tén lo más cer­ca de la po­bla­ción, es­to sig­ni­fi­ca tras­pa­sar mu­cho más po­der des­de los mi­nis­te­rios a las au­to­ri­da­des me­tro­po­li­ta­nas y a los al­cal­des.

“El éxi­to de po­lí­ti­cas más di­fe­ren­cia­das y más sen­si­bles a ne­ce­si­da­des dis­tin­tas re­quie­re un pro­ce­so más ra­di­cal de des­cen­tra­li­za­ción de la pla­ni­fi­ca­ción y eje­cu­ción de las po­lí­ti­cas ur­ba­nas”, se­ña­la el aca­dé­mi­co.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.