Las in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias son la ma­yor cau­sa de en­fer­me­dad y muer­te en ni­ños, so­bre to­do en los más pe­que­ños.

A los clá­si­cos virus del in­vierno aho­ra se su­man otros que se pue­den de­tec­tar con los nue­vos test mo­le­cu­la­res.

La Tercera - - Sociedad -

“Las in­fec­cio­nes vi­ra­les se tra­tan só­lo con me­di­das que con­tra­rres­tan los sín­to­mas: me­di­ca­men­tos pa­ra dis­mi­nuir o con­tro­lar la fie­bre, pa­ra fa­ci­li­tar el dre­na­je de se­cre­cio­nes, bron­co­di­la­ta­do­res o an­ti­tu­si­vos. No se dis­po­nen de an­ti­vi­ra­les pa­ra uso clí­ni­co ha­bi­tual”, re­cal­ca Pin­to, tam­bién pe­dia­tra de Clí­ni­ca Las Con­des.

La prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es­tá con los ni­ños más pe­que­ños y con pa­to­lo­gías que comprometen la in­mu­ni­dad. “En ge­ne­ral, no exis­ten ni­ños asin­to­má­ti­cos cuan­do se en­fer­man por pri­me­ra vez con un virus. La ex­pre­sión de la en­fer­me­dad, de­pen­de­rá de la edad del ni­ño que ad­quie­re la in­fec­ción por pri­me­ra vez. Se sa­be que la in­mu­ni­dad de los re­cién na­ci­dos es muy dé­bil, y eso fa­ci­li­ta que los virus pue­dan re­pli­car­se fá­cil­men­te, has­ta el pun­to de ge­ne­rar un gran da­ño en las cé­lu­las que los al­ber­gan”, di­ce Pin­to. A ma­yor edad, hay más pro­ba­bi­li­da­des de que la in­fec­ción se con­tro­le con más fa­ci­li­dad, pues el ni­ño ya cuen­ta con un sis­te­ma in­mu­ne más ma­du­ro, que pue­de res­pon­der con ma­yor po­der.

“Es di­fí­cil te­ner un tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra los virus. La res­pues­ta in­mu­ne que ge­ne­ra es com­pli­ca­da y ade­más tien­den a cam­biar de un año a otro”, in­di­ca Abar­ca.b

1

Se des­cu­brió en 2001, pe­ro se cree que exis­te ha­ce más de 50 años. Es cau­san­te de un im­por­tan­te nú­me­ro de hos­pi­ta­li­za­cio­nes y con­sul­tas am­bu­la­to­rias en ni­ños me­no­res de 5 años. Se tras­mi­te por se­cre­ción y pro­du­ce ri­ni­tis, tos, do­lor de gar­gan­ta y fie­bre.

2

Fue­ron in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka quie­nes lo des­cri­bie­ron en 2005. Su in­fec­ción pro­du­ce ri­no­rrea, tos y oti­tis me­dia agu­da. Tam­bién se ha aso­cia­do con neu­mo­nía, si­bi­lan­cias, exa­cer­ba­ción as­má­ti­ca y bron­quio­li­tis. Afec­ta so­bre to­do a ni­ños pe­que­ños.

3

Iden­ti­fi­ca­do por pri­me­ra vez en 1956, no es un virus nue­vo, pe­ro se ha apren­di­do mu­cho más de ellos. No só­lo es el tí­pi­co virus del res­frío, sino que es es­pe­cial­men­te pe­li­gro­so en las per­so­nas as­má­ti­cas en quie­nes ge­ne­ra gra­ves cua­dros obs­truc­ti­vos de­bi­do a la res­pues­ta an­ti­in­fla­ma­to­ria del or­ga­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.