He­ri­dos y su­per­vi­vien­tes

Pi­ñe­ra ha si­do la som­bra des­de la de­re­cha en to­dos es­tos años. Na­da po­día cre­cer en sus al­re­de­do­res. Es­tas pri­ma­rias mar­can el fin de esa pre­sen­cia abru­ma­do­ra.

La Tercera - - Temas De Hoy - As­ca­nio Ca­va­llo

FI­NAL­MEN­TE, las pri­ma­rias de Chi­le Va­mos y el Fren­te Am­plio han si­do más exi­to­sas de lo que creían los cálcu­los pe­si­mis­tas. A pe­sar de que no hay sor­pre­sa al­gu­na en los re­sul­ta­dos prin­ci­pa­les, la cues­tión del nú­me­ro de vo­tan­tes tie­ne su im­por­tan­cia. El to­tal de su­fra­gios (1,8 mi­llo­nes) al­can­zó a la mi­tad de las pri­ma­rias de 2013 (la di­fe­ren­cia es la au­sen­cia de la Nueva Ma­yo­ría, o la ex Con­cer­ta­ción) y po­dría re­pre­sen­tar cer­ca de un cuar­to del elec­to­ra­do es­pe­ra­do pa­ra no­viem­bre.

Pe­ro, so­bre to­do, Chi­le Va­mos con­si­guió su­pe­rar su pro­pia re­fe­ren­cia, los 800.000 vo­tos que reunió en el 2013, en la úni­ca pri­ma­ria que ha­bía he­cho, aque­lla dra­má­ti­ca con­fron­ta­ción en­tre An­drés Alla­mand y Pa­blo Lon­guei­ra que tan mal ter­mi­nó pa­ra to­dos. El Fren­te Am­plio con­si­guió su pro­pia me­ta, que era mo­des­ta pe­ro re­sul­tó rea­lis­ta: cer­ca de 300.000 su­fra­gios, más o me­nos lo que ob­tu­vo Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, y un cuar­to de lo que re­cau­dó la de­re­cha. Si la abs­ten­ción lle­ga a los ni­ve­les que ha ve­ni­do re­gis­tran­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes, es­to re­pre­sen­ta­ría al­re­de­dor de un 5% de los vo­tan­tes. No es cla­ro que sus can­di­da­tos ha­yan agre­ga­do vo­ta­ción nueva, que es la for­ma prin­ci­pal que po­dría te­ner pa­ra cre­cer.

El re­sul­ta­do de Chi­le Va­mos no es óp­ti- mo pa­ra el pre­vi­si­ble ga­na­dor, el ex pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra. Su triun­fo ha si­do con­tun­den­te y más que du­pli­ca a los con­ten­do­res; pe­ro es­tá por de­ba­jo del 70% que se con­si­de­ra­ba co­mo la me­di­da per­fec­ta. No tie­ne com­pe­ten­cia en la ca­rre­ra ha­cia no­viem­bre, pe­ro hay se­ña­les de da­ño en lu­ga­res im­por­tan­tes, co­mo San­tia­go. La fuer­za ur­ba­na mos­tra­da por Os­san­dón se ha­bía in­si­nua­do en al­gu­nas en­cues­tas, pe­ro re­sul­tó ma­yor que esos mis­mos in­di­cios.

Os­san­dón se acer­có al 30%, lo que es un re­sul­ta­do apa­ren­te­men­te in­cohe­ren­te con su desem­pe­ño en la úl­ti­ma par­te de la cam­pa­ña. Se­ría un fe­nó­meno por sí mis­mo que el seg­men­to más agre­si­vo del pe­río­do de com­pe­ten­cia hu­bie­se lo­gra­do au­men­tar su vo­ta­ción. De cual­quier mo­do, es cla­ro que ya ano­che co­men­zó su com­pe­ten­cia con Fe­li­pe Kast por la su­ce­sión en la de­re­cha. Siem­pre pue­den en­trar ac­to­res nue­vos, pe­ro am­bos ob­tu­vie­ron vo­ta­cio­nes que les per­mi­ten to­mar po­si­cio­nes emi­nen­tes co­mo fi­gu­ras de re­cam­bio en los tor­neos don­de ya no vol­ve­rá a es­tar Pi­ñe­ra, em­pe­zan­do por el 2022.

Pi­ñe­ra ha si­do la som­bra des­de la de­re­cha en to­dos es­tos años. Na­da po­día cre­cer en sus al­re­de­do­res. Es­tas pri­ma­rias mar­can el fin de esa pre­sen­cia abru­ma­do­ra.

Por aho­ra Kast es exac­ta­men­te la mi­tad de Os­san­dón y qui­zás re­pre­sen­te lo con­tra­rio –una idea li­be­ral con­tra un per­fil con­ser­va­dor-, pe­ro am­bos de­pen­den aho­ra de ha­cia dón­de in­cli­na la he­ge­mo­nía la de­re­cha, có­mo in­ter­pre­tan sus elec­to­res el fu­tu­ro y cuál es la ca­li­dad de la ofer­ta in­te­lec­tual de ca­da uno. La com­pe­ten­cia ha co­men­za­do.

No se pue­de de­cir lo mis­mo del Fren­te Am­plio. Uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de Bea­triz Sán­chez, el dipu­tado Ga­briel Bo­ric, di­jo ano­che que aho­ra se proponen ga­nar­le a Ale­jan­dro Gui­llier el pa­so a la segunda vuel­ta. La ver­dad es que, con los nú­me­ros co­no­ci­dos, es­to só­lo po­dría ocu­rrir a tra­vés de un desas­tre pre­vio y sor­pre­si­vo de la can­di­da­tu­ra de la Nueva Ma­yo­ría y de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, am­bas co­sas al mis­mo tiem­po, por­que, en el im­pro­ba­ble ca­so de que el Fren­te Am­plio ha­ya cre­ci­do con vo­tos nue­vos (jó­ve­nes), ellos han si­do muy in­su­fi­cien­tes co­mo pa­ra ima­gi­nar un pro­yec­to ma­yor. De mo­do que al pro­po­ner­le esa me­ta la can­di­da­ta que­da en la pa­rri­lla: ¿cuál es su fu­tu­ro si no lo lo­gra?

Sán­chez du­pli­có a Ma­yol –co­mo se pre­veíay con­fir­mó, por tan­to, la he­ge­mo­nía que man­tie­nen en el Fren­te Am­plio Bo­ric y Gior­gio Jack­son, in­ven­to­res de ese pro­duc­to. Pe­ro, nue­va­men­te, las ci­fras son tan pe­que­ñas que Sán­chez so­lo su­pera por po­co a Fe­li­pe Kast, y Ma­yol ni si­quie­ra se acer­ca.

En el Fren­te Am­plio que­da pen­dien­te el de­ba­te so­bre la su­ce­sión, aun­que pa­re­ce más ló­gi­co que plan­tee una re­for­ma pa­ra re­du­cir la edad mí­ni­ma de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. En esas con­di­cio­nes se abri­ría el es­pa­cio pa­ra la ver­da­de­ra con­fron­ta­ción, la de Bo­ric ver­sus Jack­son. Si no lo con­si­guen ten­drán que se­guir de­pen­dien­do de can­di­da­tos co­mo los ac­tua­les, con re­sul­ta­dos co­mo los ac­tua­les.

¿Y qué ha sig­ni­fi­ca­do es­to pa­ra el res­to de las can­di­da­tu­ras? La Nueva Ma­yo­ría y la De­mo­cra­cia Cris­tia­na, di­cen al­gu­nos, se per­die­ron la opor­tu­ni­dad de te­ner una fran­ja de te­le­vi­sión por 30 días, lo que es fac­tual­men­te cier­to. Pe­ro ¿sig­ni­fi­ca­ron al­go esas fran­jas, be­ne­fi­cia­ron a al­gún can­di­da­to, le su­ma­ron vo­tos a Ma­yol, que in­sis­te en ha­ber si­do el pos­tu­lan­te más de­pri­va­do del con­jun­to?

Al mis­mo tiem­po, la Nueva Ma­yo­ría y la DC se per­die­ron tam­bién la opor­tu­ni­dad de in­sul­tar­se en los de­ba­tes, co­mo ocu­rrió en Chi­le Va­mos, o de no de­ba­tir en ab­so­lu­to, co­mo hi­zo el Fren­te Am­plio.

In­du­da­ble­men­te, des­de el pun­to de vis­ta de la ar­qui­tec­tu­ra de la par­ti­ci­pa­ción, las pri­ma­rias se han for­ta­le­ci­do des­pués de es­te tor­neo. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta del de­sa­rro­llo de pro­gra­mas y de la in­dem­ni­dad de los com­pe­ti­do­res den­tro de una mis­ma coa­li­ción, no han de­mos­tra­do te­ner nin­gu­na vir­tud ma­yor. A la pri­me­ra vuel­ta, ni Pi­ñe­ra lle­ga­rá sin he­ri­das ni Sán­chez lle­ga­rá en­gran­de­ci­da.

El au­tor es ana­lis­ta po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.