Ga­nó Chi­le

La Tercera - - Opinión - Cris­tián La­rrou­let

APE­SAR DE la tris­te­za por la de­rro­ta de Chi­le fren­te a Ale­ma­nia en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, los chi­le­nos de­be­mos es­tar con­ten­tos ya que las pri­ma­rias -cu­ya con­vo­ca­to­ria su­peró el mi­llón y me­dio de vo­tos- fue­ron to­do un éxi­to.

Y ello, sin du­da, for­ta­le­ce a la de­mo­cra­cia y em­po­de­ra a la so­cie­dad ci­vil, por eso con las pri­ma­rias, ga­nó Chi­le. Ade­más se con­so­li­dó una pro­fun­da vo­lun­tad de cam­bio de­mo­crá­ti­co con el ca­te­gó­ri­co triun­fo de Sebastián Pi­ñe­ra.

La­men­ta­ble­men­te, ni el go­bierno de la Nueva Ma­yo­ría, ni su can­di­da­to pre­si­den­cial co­la­bo­ra­ron pa­ra in­for­mar e in­cen­ti­var a la ciu­da­da­nía a par­ti­ci­par en es­te im­por­tan­te pro­ce­so de­mo­crá­ti­co.

Con su omi­sión, el Eje­cu­ti­vo per­dió una gran opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer un apor­te con­cre­to a la re­cu­pe­ra­ción de las con­fian­zas en las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas.

Asi­mis­mo, re­sul­ta la­men­ta­ble que los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas ha­yan pre­fe­ri­do de­sig­nar cu­pu­lar­men­te a sus can­di­da­tos pre­si­den­cia­les en lu­gar de per­mi­tir que la ciu­da­da­nía los eli­gie­ra li­bre­men­te con su vo­to.

Los re­sul­ta­dos de ayer tam­bién nos mues­tran que la ma­yo­ría de los chi­le­nos que par­ti­ci­pa­ron con su vo­to, op­ta­ron por re­to­mar el ca­mino ha­cia el de­sa­rro­llo so­cial a tra­vés de po­lí­ti­cas pú­bli­cas res­pon­sa­bles que pro­mue­van la jus­ti­cia, la so­li­da­ri­dad y el cre­ci­mien­to, es de­cir, la pro­pues­ta que en­car­na Pi­ñe­ra.

Y a su vez, re­cha­za­ron el pro­yec­to de Bea­triz Sán­chez y del Fren­te Am­plio que re­pre­sen­tan la reivin­di­ca­ción de la

La al­ta con­vo­ca­to­ria de ayer for­ta­le­ce la de­mo­cra­cia y em­po­de­ra a la so­cie­dad ci­vil, por eso, con las pri­ma­rias ga­nó Chi­le.

“re­tro­ex­ca­va­do­ra”, en otras pa­la­bras, la pro­fun­di­za­ción de los erro­res y fra­ca­sos del ac­tual go­bierno.

La gran vo­ta­ción ob­te­ni­da por Sebastián Pi­ñe­ra, cu­ya su­ma es ma­yor a la de to­dos los can­di­da­tos en com­pe­ten­cia, re­pre­sen­ta ní­ti­da­men­te el pro­fun­do de­seo de cam­bio de la gran ma­yo­ría de los chi­le­nos que es­pe­ran un go­bierno que mul­ti­pli­que las opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo pa­ra to­dos, sin ex­clu­sio­nes. Pe­ro eso no bas­ta.

Se re­quie­re tam­bién una me­jor po­lí­ti­ca, un Es­ta­do mo­derno, más y me­jor ca­li­dad de vi­da, y un real com­pro­mi­so con la cla­se me­dia y los más vul­ne­ra­bles.

Con el triun­fo de Sebastián Pi­ñe­ra co­mien­za una nueva eta­pa pa­ra Chi­le Va­mos, cu­yo eje de­be ser la uni­dad de to­dos sus miem­bros, in­clu­yen­do es­pe­cial­men­te a Fe­li­pe Kast y a Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón, quie­nes ob­tu­vie­ron una vo­ta­ción sig­ni­fi­ca­ti­va.

Pe­ro no so­lo a ellos, tam­bién a los mi­llo­nes de chi­le­nos que al vo­tar por la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let pen­sa­ron que ella con­ti­nua­ría con el es­ti­lo de go­bierno de acuer­dos y con­sen­sos que re­pre­sen­tó la Con­cer­ta­ción.

A ellos tam­bién hay que con­vo­car­los y de es­ta for­ma, de­jar atrás el pa­rén­te­sis de es­tos úl­ti­mos cua­tro años, don­de se ha de­te­rio­ra­do tan pro­fun­da­men­te las op­cio­nes pa­ra que Chi­le ten­ga una me­jor de­mo­cra­cia y un ma­yor de­sa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.