Fi­nal apa­sio­nan­te

La Tercera - - Opinión - Ós­car Gui­ller­mo Ga­rre­tón Eco­no­mis­ta

LAS PRI­MA­RIAS con­fir­ma­ron las pre­vi­sio­nes en cuan­to a sus ga­na­do­res, Sebastián Pi­ñe­ra y Bea­triz Sán­chez, pe­ro sor­pren­die­ron en cuan­to a con­cu­rren­cia y a la mag­ni­tud de la bre­cha en­tre am­bas pri­ma­rias. Es cier­to, en 2013 par­ti­ci­pa­ron en pri­ma­rias 3,1 mi­llo­nes de per­so­nas. 2,3 mi­llo­nes en las de Nueva Ma­yo­ría y 800.000 en las de la de­re­cha. Ayer la ci­fra to­tal fue apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad. Sin em­bar­go, la de­re­cha su­peró con hol­gu­ra la can­ti­dad de vo­tan­tes de 2013 y el mi­llón de vo­tos que pu­so Pi­ñe­ra co­mo me­ta; ade­más, prác­ti­ca­men­te cua­dru­pli­có la can­ti­dad de vo­tan­tes en las pri­ma­rias del Fren­te Am­plio. Pe­ro és­te úl­ti­mo no es­tá fren­te a una de­rro­ta. Por pri­me­ra vez en de­ce­nios, hay una iz­quier­da con fuer­za so­cial más allá de la iz­quier­da tra­di­cio­nal que la ha­bía mo­no­po­li­za­do, aun­que es­té le­jos de ame­na­zar el pre­do­mi­nio so­cial de la iz­quier­da de la Nueva Ma­yo­ría.

Y así co­mo el Fren­te Am­plio es una reali­dad, tam­bién lo es el ti­po de de­re­cha que en­car­na Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón: sa­có más vo­tos que la su­ma de los dos can­di­da­tos del Fren­te Am­plio. Tam­po­co es me­nor que la vo­ta­ción de Fe­li­pe Kast se acer­que a aque­lla de Bea­triz Sán­chez, si pen­sa­mos Chi­le más allá de es­ta elec­ción pre­si­den­cial. Y me­re­ce aten­ción la bre­cha a fa­vor de vo­tan­tes por Chi­le Va­mos en La Arau­ca­nía.

Las ex­pec­ta­ti­vas en es­tas pri­ma­rias eran po­bres. En par­te por del fút­bol. Eran so­lo es­ca­la in­ter­me­dia, pa­ra par­te del elec­to­ra­do, de una elec­ción cu­yo gran día se­rá en 4 me­ses más. Pe­ro tam­bién por la ge­ne­ra­li­za­da eva­lua­ción ne­ga­ti­va del pro­ce­so. Se ex­hi­bie­ron agre­si­vi­da­des cho­can­tes, ig­no­ran­cias y tras­piés inacep­ta­bles, irres­pon­sa­bi­li­da­des iné­di­tas con el pa­tri­mo­nio fis­cal o los aho­rran­tes en las AFP y va­gue­da­des pro­pias de aque­llos que tras de sí tie­nen so­lo acuer­do en lo que re­cha­zan, pe­ro nin­guno en lo que proponen. Ni si­quie­ra fal­tó el des­cri­te­rio de un can­di­da­to no par­ti­ci­pan­te que lla­mó a la ciu­da­da­nía a no ejer­cer su de­re­cho a vo­tar. Se es­pe­cu­ló que los no par­ti­ci­pan­tes, Goic y Gui­llier, ter­mi­na­rían ce­le­bran­do no ha­ber es­ta­do en pri­ma­rias, aho­ra eso es más du­do­so.

Pa­ra la de­re­cha ha si­do una bue­na jor­na­da. Pa­ra el Fren­te Am­plio un na­ci­mien­to elec­to­ral a ni­vel na­cio­nal. Es­te es un gran y nue­vo desafío pa­ra los dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de la Nueva Ma­yo­ría; es­tán obli­ga­dos a sa­lir con vi­gor a la can­cha.

La elec­ción pre­si­den­cial en­tra aho­ra a una lar­ga rec­ta fi­nal y, a di­fe­ren­cia de 2013, de re­sul­ta­do in­cier­to. To­do in­di­ca que Pi­ñe­ra es­ta­rá en la segunda vuel­ta, pe­ro esa cer­te­za no ga­ran­ti­za que la ga­na­rá. De­pen­de­rá de cuan irre­pa­ra­bles sean las grie­tas en­tre los que al­gu­na vez fue­ron uni­dad tan­to en de­re­cha, cen­tro co­mo iz­quier­da. Tam­bién, de cuán­to han cam­bia­do las ads­crip­cio­nes po­lí­ti­cas des­de 2014 por­que, no so­lo es­tas pri­ma­rias, ha­blan de la emer­gen­cia de nue­vas reali­da­des ciu­da­da­nas. Las pre­fe­ren­cias de segunda vuel­ta en­tre Pi­ñe­ra y aquel de la Nueva Ma­yo­ría que lle­gue a ella, no son de fá­cil pre­vi­sión. Ni si­quie­ra sa­be­mos cuán­tos con­cu­rri­rán a vo­tar. Se ha vuel­to apa­sio­nan­te es­te pe­rio­do po­lí­ti­co que cul­mi­na en no­viem­bre.

La pre­si­den­cial en­tra aho­ra a una rec­ta fi­nal y de re­sul­ta­do in­cier­to. Pi­ñe­ra es­ta­rá en la segunda vuel­ta, pe­ro esa cer­te­za no ga­ran­ti­za que ga­na­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.