Pri­ma­rias: Con­tun­den­tes men­sa­jes del elec­to­ra­do

La Tercera - - Opinión -

Los re­sul­ta­dos ayu­dan a de­can­tar el es­ce­na­rio pre­si­den­cial y reavi­van el

in­te­rés ciu­da­dano por par­ti­ci­par en los pro­ce­sos po­lí­ti­cos.

LAS PRI­MA­RIAS pre­si­den­cias y par­la­men­ta­rias ce­le­bra­das ayer a ni­vel na­cio­nal -en don­de la gran au­sen­te fue la Nueva Ma­yo­ría, qui­zás tam­bién la gran de­rro­ta­da- lo­gra­ron cum­plir a ca­ba­li­dad con sus ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les, pues per­mi­tie­ron de­can­tar par­te del es­ce­na­rio pre­si­den­cial -po­si­cio­nan­do con só­li­das ma­yo­rías a los res­pec­ti­vos can­di­da­tos de Chi­le Va­mos y el Fren­te Am­plioy mo­vi­li­za­ron a más vo­tan­tes de los que se ha­bían pre­vis­to (en el pri­me­ro de los ca­sos), con­si­de­ran­do que es­tas elec­cio­nes coin­ci­die­ron con la fi­nal de Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes y los elec­to­res de­bie­ron so­bre­po­ner­se a una se­rie de in­con­ve­nien­tes en la or­ga­ni­za­ción de los co­mi­cios. Es evi­den­te que el as­pec­to más des­ta­ca­ble de es­ta jor­na­da ha si­do la par­ti­ci­pa­ción de los pro­pios ciu­da­da­nos, que si bien co­mo por­cen­ta­je to­tal del pa­drón elec­to­ral si­gue re­pre­sen­tan­do una pro­por­ción re­du­ci­da, el nú­me­ro de per­so­nas mo­vi­li­za­da fue su­fi­cien­te pa­ra dar se­ña­les cla­ras res­pec­to de sus pre­fe­ren­cias y así per­fi­lar lo que se­rá la con­tien­da pre­si­den­cial de no­viem­bre. Un as­pec­to que de­be­rá ser ana­li­za­do en pro­fun­di­dad es la for­ma en que el Ser­vel con­du­jo es­te pro­ce­so, pues las ines­pe­ra­das fu­sio­nes de me­sas -sin du­da se sub­es­ti­mó el flu­jo de vo­tan­tes- y las nu­me­ro­sas de­nun­cias de per­so­nas que no pu­die­ron vo­tar por apa­re­cer ins­cri­tas en par­ti­dos, em­pa­ña­ron en par­te la jor­na­da.

El cla­ro triun­fa­dor ha si­do el con­glo­me­ra­do Chi­le Va­mos, que lo­gró atraer a más de 1,4 mi­llo­nes de vo­tan­tes, su­peran­do su pro­pio re­gis­tro de 800 mil vo­tan­tes en las pri­ma­rias de 2013, y ex­ce­dien­do el te­cho del mi­llón de vo­tos que el con­glo­me­ra­do se ha­bía fi­ja­do pa­ra es­te pro­ce­so. El ex­pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra se im­pu­so por un hol­ga­do 58% -do­blan­do a su más cer­cano com­pe­ti­dor, el se­na­dor Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón-, mien­tras que el dipu­tado Fe­li­pe Kast con­si­guió el 15%, un ca­pi­tal po­lí­ti­co des­ta­ca­ble pa­ra un can­di­da­to de­bu­tan­te y que lo­gró re­no­var el de­ba­te gra­cias a la se­rie­dad de sus pro­pues­tas.

La cen­tro­de­re­cha, al ser ca­paz de mo­vi­li­zar a más vo­tan­tes res­pec­to de la pri­ma­ria an­te­rior, que­da cier­ta­men­te en un pie más com­pe­ti­ti­vo pa­ra en­fren­tar las elec­cio­nes de no­viem­bre, ra­ti­fi­can­do lo que ya han an­ti­ci­pa­do dis­tin­tos son­deos de opi­nión, en cuan­to a que es la fuer­za que apa­re­ce li­de­ran­do las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les. De­be ser alec­cio­na­dor, sin em­bar­go, que en aten­ción a es­ta res­pon­sa­bi­li­dad no pue­de per­mi­tir­se nue­vos tras­piés co­mo el ocu­rri­do con el re­cien­te de­ba­te pre­si­den­cial, don­de las des­ca­li­fi­ca­cio­nes y la ren­ci­lla per­so­nal de­ja­ron una im­pre­sión muy in­có­mo­da. Aun­que es di­fí­cil es­ti­mar cuán­to le afec­tó un epi­so­dio co­mo és­te, las ci­fras son de­ci­do­ras en cuan­to a que su elec­to­ra­do pa­re­ce ha­ber­le re­no­va­do su con­fian­za, y don­de pro­ba­ble­men­te tam­bién lo­gró cap­tu­rar a vo­tan­tes de cen­tro o de­frau­da­dos de la Nueva Ma­yo­ría.

En el ca­so del Fren­te Am­plio, la can­di­da­ta Bea­triz Sán­chez lo­gró el 67% fren­te a su con­ten­dor, Al­ber­to Ma­yol, lo que si bien no de­ja du­das en cuan­to al triun­fo de la can­di­da­ta, en cam­bio plan­tea in­te­rro­gan­tes res­pec­to de la ver­da­de­ra fuer­za elec­to­ral que re­pre­sen­ta di­cho con­glo­me­ra­do, que su­mó unos 327 mil vo­tos, por de­ba­jo de los 500 mil que ha­bían ci­fra­do sus di­ri­gen­tes. Con­si­de­ran­do que se tra­ta de una agru­pa­ción a la iz­quier­da del ofi­cia­lis­mo, la vo­ta­ción ob­te­ni­da en es­ta pri­ma­ria re­sul­ta más bien dis­cre­ta -po­nien­do en en­tre­di­cho que sea la fuer­za que dis­pu­te la segunda vuel­ta-, y es sin du­da un re­vés pa­ra quie­nes in­sis­ten en que la ciu­da­da­nía es­tá has­tia­da del mo­de­lo, de­seo­sa de cam­bios aún más agre­si­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.