Pri­ma­rias

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Con el ro­bus­to triun­fo de Sebastián Pi­ñe­ra, te­ne­mos una so­la se­ñal: Chi­le no quie­re ni las re­tro­ex­ca­va­do­ras de la Nueva Ma­yo­ría ni los tre­nes del Fren­te Am­plio.

Ja­vier La­brín Jo­fré

Se­ñor di­rec­tor:

Los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias de­pa­ra­ron sor­pre­sas. Chi­le Va­mos su­pera el mi­llón de vo­tos, Sebastián Pi­ñe­ra ob­tu­vo cer­ca del 60%, por de­ba­jo de lo es­pe­ra­do; mien­tras que Os­san­dón mos­tró su ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción. En el ca­so del Fren­te Am­plio, su vo­ta­ción se ubi­ca en torno a 300 mil vo­tos, ci­fra li­ge­ra­men­te su­pe­rior al mí­ni­mo es­pe­ra­do.

Pi­ñe­ra se con­so­li­da co­mo el can­di­da­to pe­ro en­fren­ta se­rios pro­ble­mas pa­ra cons­truir la uni­dad de su sec­tor y ga­nar la elec­ción de no­viem­bre. Al di­si­den­te Jo­sé An­to­nio Kast, que dispu­ta la re­pre­sen­ta­ción del pi­no­che­tis­mo pu­ro, se su­ma la fi­gu­ra de Os­san­dón, que más allá de los ren­co­res per­so­na­les con Pi­ñe­ra, re­pre­sen­ta el des­con­ten­to con el mo­de­lo eco­nó­mi­co so­cial de vo­tan­tes de de­re­cha de me­nos in­gre­sos. Fe­li­pe Kast re­pre­sen­ta una aper­tu­ra en te­mas va­ló­ri­cos pe­ro un in­ten­to de re­po­ner la ideo­lo­gía más or­to­do­xa del pen­sa­mien­to neo­li­be­ral, lo que com­pli­ca la pro­yec­ción ha­cia el cen­tro.

El FA ha ele­gi­do a Bea­triz Sán­chez co­mo su can­di­da­ta. Sus prin­ci­pa­les desafíos ra­di­can en pro­yec­tar efec­ti­va­men­te los mo­vi­mien­tos so­cia­les en una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca y cons­ti­tuir­se en una can­di­da­ta creí­ble. Fal­ta ade­más un diag­nós­ti­co más fun­da­do y pro­pues­tas que sean acom­pa­ña­das con ideas cla­ras res­pec­to de su im­ple­men­ta­ción. De lo con­tra­rio, no po­drá su­pe­rar la ima­gen de que es sim­ple­men­te el mas­ca­rón de proa de una cam­pa­ña par­la­men­ta­ria.

En la NM con­ti­núa la in­cer­ti­dum­bre res­pec­to de si lle­ga­rán dos can­di­da­tu­ras a la pri­me­ra vuel­ta. Las po­si­bi­li­da­des de éxi­to de Gui­llier ra­di­can en lo­grar unir a la NM en torno a un pro­gra­ma de pro­fun­di­za­ción de las re­for­mas y re­sol­ver la di­fí­cil ecua­ción en­tre pro­fun­di­zar el de­ba­te con la De­mo­cra­cia Cris­tia­na y con el FA y ge­ne­rar los puen­tes pa­ra la con­ver­gen­cia en la segunda vuel­ta y una ne­go­cia­ción ti­po par­la­men­ta­ria con am­bas fuer­zas po­lí­ti­cas.

Eu­ge­nio Ri­ve­ra

Fun­da­ción Chi­le 21

Se­ñor di­rec­tor:

Las elec­cio­nes pri­ma­rias die­ron cuen­ta del an­he­lo de cam­bio exis­ten­te, el cual se vio re­fle­ja­do en la ele­va­da par­ti­ci­pa­ción ex­pre­sa­da en lar­gas fi­las de vo­tan­tes que to­ma­ron con­cien­cia –ma­yor­men­te por los efec­tos del ac­tual go­bierno- de la re­le­van­cia de in­vo­lu­crar­se en es­te ti­po de pro­ce­sos.

Los gran­des de­rro­ta­dos fue­ron las fuer­zas de la iz­quier­da y la Nueva Ma­yo­ría. La es­ca­sa par­ti­ci­pa­ción en la pri­ma­ria del Fren­te Am­plio es el fiel re­fle­jo de que el dis­cur­so ma­xi­ma­lis­ta, ra­di­cal y rup­tu­ris­ta no tie­ne ma­yor pe­ne­tra­ción so­cial, don­de su iden­ti­fi­ca­ción po­lí­ti­ca pa­re­ce ser más bien un fe­nó­meno pa­sa­je­ro. En el ca­so de la NM, su au­sen­cia en la pa­pe­le­ta sim­bo­li­zó la in­ca­pa­ci­dad de al­can­zar un acuer­do pa­ra que fue­ran sus pro­pios ad­he­ren­tes quie­nes di­ri­mie­ran de­mo­crá­ti­ca­men­te al can­di­da­to de sus fi­las y de­jó en­tre­ver el áni­mo de pri­var a la ciu­da­da­nía de un sano ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co, por cul­pa de sus pro­pias pri­va­cio­nes y vi­cios co­mo coa­li­ción.

En re­la­ción a lo que vie­ne, Chi­le Va­mos de­be re­to­mar la uni­dad que ca­rac­te­ri­zó la fa­se ini­cial de su cam­pa­ña, por lo que re­sul­ta cla­ve el res­pe­to del ca­rác­ter vin­cu­lan­te de es­ta elec­ción y el ali­nea­mien­to irres­tric­to de los can­di­da­tos con el ven­ce­dor, con el fin de ra­ti­fi­car el men­sa­je de ex­pec­ta­ti­va y con­fian­za que con­tun­den­te­men­te transmitieron sus elec­to­res.

Jor­ge Ra­mí­rez

Coor­di­na­dor Pro­gra­ma So­cie­dad y Po­lí­ti­ca

Li­ber­tad y De­sa­rro­llo

Se­ñor di­rec­tor:

Ayer se rea­li­za­ron las pri­ma­rias de Chi­le Va­mos y el Fren­te Am­plio. Bea­triz Sán­chez ha ga­na­do. En­ho­ra­bue­na. Nues­tras fe­li­ci­ta­cio­nes pa­ra ella y su equi­po, al igual que al res­to del Fren­te Am­plio por es­ta pri­me­ra in­cur­sión elec­to­ral con­jun­ta, así co­mo a Al­ber­to Ma­yol por el desafío asu­mi­do. Es­te re­sul­ta­do, sin em­bar­go, con­tras­ta con los nú­me­ros de las vo­ta­cio­nes, la cual, en ge­ne­ral, es ba­ja, y la de­re­cha ob­tu­vo un re­sul­ta­do que tri­pli­ca los vo­tan­tes del Fren­te Am­plio. Nues­tro desafío de tras­cen­der las apues­tas elec­to­ra­les y cons­truir una al­ter­na­ti­va que avan­ce en uni­dad si­gue ple­na­men­te vi­gen­te, pa­ra ser una he­rra­mien­ta que le de­vuel­va sen­ti­do y ca­pa­ci­dad trans­for­ma­do­ra a la po­lí­ti­ca.

De ca­ra a lo que vie­ne en lo in­me­dia­to, ur­ge que nues­tros can­di­da­tos lo­gre­mos pro­fun­di­zar el pro­yec­to de país que so­ña­mos y for­ta­le­cer el de­ba­te in­terno pa­ra ge­ne­rar uni­dad po­lí­ti­ca, lo que re­quie­re que se de­je atrás las in­de­fi­ni­cio­nes y to­me­mos pos­tu­ra res­pec­to a las ma­te­rias que Chi­le es­tá de­man­dan­do. La dig­na vo­ta­ción de Al­ber­to Ma­yol así lo mues­tra. Pa­ra ello re­co­no­cer lo avan­za­do por la so­cie­dad or­ga­ni­za­da en ma­te­ria de de­re­chos so­cia­les, re­pro­duc­ti­vos y de­re­chos hu­ma­nos es fun­da­men­tal en con­tras­te a lo que he­mos vis­to del úl­ti­mo go­bierno, que cons­tru­yó su fra­ca­so en la ex­clu­sión de los di­fe­ren­tes ac­to­res que se han mo­vi­li­za­do du­ran­te años por cam­bios.

En de­fi­ni­ti­va, re­to­mar el rum­bo de re­ima­gi­nar la iz­quier­da, lo que sin du­da re­quie­re to­mar dis­tan­cia de las ba­ses del país im­pues­to por las coa­li­cio­nes de los can­di­da­tos Pi­ñe­ra, Gui­llier y Goic.

Fran­cis­co Fi­gue­roa Se­ñor di­rec­tor:

Al lle­gar al Co­le­gio Fran­cés, don­de de­bía vo­tar, no­té en las ca­lles in­me­dia­tas que gran can­ti­dad de mu­je­res iban y ve­nían del re­cin­to elec­to­ral.

Des­de lue­go, las fi­las, pe­se a la ho­ra, eran lar­guí­si­mas, pe­ro las vo­tan­tes es­ta­ban so­por­tan­do las di­fi­cul­ta­des de muy buen hu­mor. No tu­ve pro­ble­ma al­guno en ello, pe­se al gran nú­me­ro de per­so­nas que es­ta­ban cir­cu­lan­do den­tro de la sa­la, por las ra­zo­nes da­das.

Pue­do de­cir que cons­ta­té una gran afluen­cia de pú­bli­co, tan­to en los pa­si­llos de ac­ce­so co­mo en las sa­las de vo­ta­ción, así co­mo un or­den inusual en la cir­cu­la­ción de las elec­to­ras. Esa can­ti­dad su­peró con ex­ce­so lo que ha­bía pen­sa­do en el sen­ti­do de que iba a ha­ber una gran abs­ten­ción, pe­ro to­das las cir­cuns­tan­cias vis­tas de­mos­tra­ron lo con­tra­rio. En efec­to, es­ti­mo que al me­nos en el sec­tor que me co­rres­pon­de, el gru­po fe­me­nino to­mó con gran res­pon­sa­bi­li­dad su de­ber de su­fra­gar.

Vo­ce­ro Iz­quier­da Au­tó­no­ma

Emi­lio So­ria C.

Pre­si­den­te Na­cio­nal

Co­le­gio de Con­ta­do­res Au­di­to­res Uni­ver­si­ta­rios de Chi­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.