Fa­ná­ti­co del mo­to­cross, con de­nun­cias y po­lé­mi­co pa­so por la TV

► “El de­cía que era mi ami­go, lo que es fal­so y me tra­jo mu­chos pro­ble­mas”, di­jo ve­te­ri­na­rio y con­duc­tor de te­le­vi­sión Sebastián Ji­mé­nez.

La Tercera - - Nacional - S. Ro­drí­guez y V. Ri­ve­ra Per­fil de Os­val­do Cam­pos Sebastián Ji­mé­nez Juan Pa­blo Cu­bi­llos

Con­tro­ver­ti­da. Así pa­re­ce ser la hue­lla del mé­di­co ve­te­ri­na­rio Os­val­do Cam­pos. Sol­te­ro, san­tia­guino y ac­tual­men­te due­ño de la Clí­ni­ca Ve­te­ri­na­ria Mai­pú, ubi­ca­da en esa co­mu­na.

En la web del cen­tro, que él creó ha­ce 17 años, se pre­sen­ta­ba co­mo “ve­te­ri­na­rio in­de­pen­dien­te” y ex “pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de Ve­te­ri­na­rios del Sec­tor Po­nien­te du­ran­te tres años”. Tam­bién sub­ra­ya­ba que fue “el pri­mer ve­te­ri­na­rio en Chi­le en de­nun­ciar a fal­sos es­pe­cia­lis­tas en pro­gra­mas co­mo Aquí En Vi­vo o en pren­sa de Me­ga­vi­sión”.

La clí­ni­ca que­da cer­ca del Tem­plo Vo­ti­vo y en sus pa­re­des col­ga­ban, al me­nos has­ta ha­ce po­cos me­ses, fo­to­gra­fías su­yas con per­so­na­jes de mun­do te­le­vi­si­vo, co­mo el ve­te­ri­na­rio y con­duc­tor Sebastián Ji­mé­nez, y Jean­net­te Moen­ne-Loc­coz.

“Eso me con­ta­ron va­rias per­so­nas. El de­cía que era mi ami­go, lo que es fal­so y me tra­jo mu­chos pro­ble­mas”, re­co­no­ce Ji­mé­nez.

El ani­ma­dor cuen­ta que nun­ca fue cer­cano a Cam­pos y que su pre­sen­cia en el des­apa­re­ci­do pro­gra­ma de TV La ley de la sel­va fue so­la­men­te oca­sio­nal.

“De­ben ha­ber si­do unos dos o tres ca­pí­tu­los, cuan­do mu­cho, y de for­ma alea­to­ria. Re­cuer­do que lla­ma­mos a va­rios ve­te­ri­na­rios, de di­fe­ren­tes clí­ni­cas de San­tia­go, y en­tre ellos lle­gó él, a quien yo no co­no­cía. Ocu­rrió ha­ce años. Tu­vo apa­ri­cio­nes fu­ga­ces y ja­más vol­ví a ver­lo. Des­pués, mu­cha gen­te que iba a su clí­ni­ca me con­tac­ta­ba enoja­da, di­cien­do que tra­ba­ja­ba mal con los ani­ma­les y co­bra­ba pre­cios de­ma­sia­do ele­va­dos”, cuen­ta.

Tam­bién re­cuer­da que des­pués de esos co­men­ta­rios, lo lla­mó va­rias ve­ces: “Yo le di­je que, por fa­vor, no pu­sie­ra fo­tos con­mi­go, por­que no éra­mos ami­gos y es­ta­ba usan­do mi ima­gen, mien­tras que en si­tios web ha­bía

“Des­pués de es­tos 17 años lo lo­gré, cum­plí, aho­ra quie­ro re­cu­pe­rar mi vi­da”.

re­cla­mos con­tra su tra­ba­jo”.

“Es­cri­tor crazy”

Tras­cen­dió que el fa­lle­ci­mien­to de miem­bros cer­ca­nos de su fa­mi­lia le cau­só una de­pre­sión y que ha­bría es­ta­do en un tra­ta­mien­to.

En el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal, don­de es­tu­dió, uno de sus ex com­pa­ñe­ros -quien pi­dió re­ser­va de su nom­bre- lo re­cuer­da co­mo al­guien “muy im­po­si­ti­vo, de per­so­na­li­dad fuer­te, fa­ná­ti­co del mo­tro­cross y los de­por­tes tuerca”.

En su per­fil pro­fe­sio­nal, que Cam­pos pu­bli­có en una web la­bo­ral, él mis­mo de­fi­nió que “mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal se re­su­me en tra­ba­jar 24 ho­ras al día, los 365 días, pa­ra de­jar una vi­da de la­do, por creer en to­dos esos años que era lo co­rrec­to; de esa ma­ne­ra, des­pués de 17 años, asu­mien­do lo que yo en­ten­día co­mo ‘con­se­cuen­cias per­so­na­les’”.

Allí tam­bién de­cía que su “es­pe­cia­li­dad es emer­gen­tó­lo­go ve­te­ri­na­rio. Di­rec­tor clí­ni­co de las Urgencias Ve­te­ri­na­rias de La ley de la sel­va de Me­ga, tres años”. Y apun­tó que “des­pués de es­tos lar­gos 17 años lo lo­gré ... Ya cum­plí... Aho­ra quie­ro re­cu­pe­rar mi vi­da per­so­nal, que ja­más tu­ve, por de­di­car­le tan­tos años a mi pro­fe­sión, y re­to­mar mi ca­mino de­por­tis­ta y es­cri­tor crazy”.

Juan Pa­blo Cu­bi­llos (32) fue uno de sus clien­tes en la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria. “La ex­pe­rien­cia fue ex­tra­ña. Ha­ce co­mo 10 me­ses lle­vé a mi pe­rro y cuan­do él nos re­ci­bió te­nía una pis­to­la con una car­tu­che­ra en un cos­ta­do. Di­jo que era de la PDI. Mi mas­co­ta tu­vo pro­ble­mas y cuan­do le fui a re­cla­mar, por­que nos co­bró más de $ 1 mi­llón, reac­cio­nó muy mal”.

Ayer, Ca­ra­bi­ne­ros tam­bién in­for­mó que Cam­pos te­nía an­te­ce­den­tes: unos de 2009, cuan­do se re­gis­tró una de­nun­cia en su con­tra por re­te­ner a dos me­no­res, por no pa­go, en su con­sul­ta ve­te­ri­na­ria; otros eran por le­sio­nes y ri­ña, tam­bién vin­cu­la­dos a clien­tes de aquel ne­go­cio.b

Web la­bo­ral - pro­fe­sio­nal

“Yo le di­je que por fa­vor no pu­sie­ra fo­tos con­mi­go, por­que no éra­mos ami­gos y usa­ba mi ima­gen”.

Mé­di­co ve­te­ri­na­rio

“Lle­vé a mi pe­rro y él nos re­ci­bió con una pis­to­la en un cos­ta­do. Di­jo que era de la PDI”.

Clien­te clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria

►► El fa­lle­ci­do mé­di­co ve­te­ri­na­rio Os­val­do Cam­pos Azó­car, en su clí­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.