Ca­la­ma­ro es el des­afi­na­do con más on­da en el mun­do. A ve­ces uno sos­pe­cha que si qui­sie­ra can­tar más pul­cro lo po­dría ha­cer.

La Tercera - - Sociedad - Http://www.la­ter­ce­ra.com/no­ti­cia/car­te­le­ra-de-cine/

te­cla­do y lue­go le­van­tar­se y mos­trar las ma­nos con una son­ri­sa de chi­co travieso, co­mo di­cien­do mi­ren mi gra­cia.

Al­gu­nos le gri­tan co­sas con un acen­to más por­te­ño que el de un bo­nae­ren­se au­tén­ti­co. Ca­la­ma­ro no pes­ca. Si­gue in­fa­ti­ga­ble. Des­pa­cha Bohe­mio, lue­go Al­go con­ti­go.A es­ta úl­ti­ma la gen­te res­pon­de con ví­to­res y sil­bi­dos. Ca­la­ma­ro reac­cio­na bai­lan­do con mo­vi­mien­tos li­ge­ra­men­te pen­den­cie­ros, co­mo mar­can­do el te­rri­to­rio de es­ta sa­la con­ver­ti­da en un bar don­de so­lo fal­ta el hu­mo y al­go pa­ra la sed.

Cu­rio­sa­men­te ca­si no hay ce­lu­la­res en­cen­di­dos. Es­ta vez la gen­te ha de­ci­di­do que­dar­se con la ci­ta en sí, no con esa cap­tu­ra de ima­gen bo­rro­sa y so­ni­do re­ven­ta­do re­gis­tra­do por las mi­nús­cu­las pan­ta­llas. La gen­te quie­re dis­fru­tar lo que es­te hom­bre ha­ce, pa­sar del clá­si­co universal El día que me quie­ras a An­sia en pla­za Fran­cia. “Aho­ra soy un to­re­ro re­ti­ra­do”, en­to­na en es­ta úl­ti­ma, pe­ro es el úni­co mo­men­to de la no­che en que es po­si­ble di­sen­tir del ar­gen­tino. Ca­la­ma­ro aún sa­le al rue­do a ma­tar con sus can­cio­nes pa­ra el de­lei­te de una au­dien­cia que ve en él un ti­po de fi­gu­ra que se va des­va­ne­cien­do inexo­ra­ble­men­te. Aquel que se ha em­pe­ña­do en vi­vir lo que es­cri­be y es­cri­be pa­ra vi­vir en me­lo­días y co­ros im­bo­rra­bles, con una au­ten­ti­ci­dad po­cas ve­ces vis­ta.

Crí­ti­co de mú­si­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.