ES­TRENO

Hoy de­bu­ta la era de te­le­se­ries bra­si­le­ras en Mega con

La Tercera - - Sociedad -

Uno de los mu­chos acuer­dos al­can­za­dos por Mega en los úl­ti­mos años in­clu­yó ha­cer­se del ca­tá­lo­go del gi­gan­te de las te­le­se­ries bra­si­le­ras, Re­de Glo­bo. Tras años de ser trans­mi­ti­das en Chi­le por Ca­nal 13, aho­ra las te­le­no­ve­las de Bra­sil se pa­sa­rán por Mega, y el es­treno de la pri­me­ra en­tre­ga es hoy, con el de­but de To­tal­men­te Diva. La pro­duc­ción se­rá trans­mi­ti­da des­pués de El se­cre­to de Fe­riha -y an­tes de la na­cio­nal Tran­qui­lo Pa­pá-y es una adap­ta­ción más del clá­si­co de Ber­nard Shaw, Pig­ma­lión. En la te­le­se­rie, Eli­sa, de 18 años, es una ven­de­do­ra de flo­res que es des­cu­bier­ta por un agen­te de mo­de­los pa­ra ser el nue­vo ros­tro de una re­vis­ta.

ndrés Ca­la­ma­ro ha­bla, se pa­sea. Con­ver­sa pa­ra el pú­bli­co que asis­te ma­si­va­men­te al Mo­vis­tar Are­na la no­che del do­min­go. A ve­ces cuen­ta un chis­te, en otros mo­men­tos una his­to­ria. Ha­bla de vie­jas le­yen­das de la mú­si­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na co­mo Héc­tor La­voe, o re­me­mo­ra a Mi­guel Abue­lo, una fi­gu­ra cla­ve en su pro­pia bi­tá­co­ra. Ca­la­ma­ro, a ve­ces, co­mo que con­ver­sa pa­ra sí mis­mo. Vis­te tra­je ne­gro, los eter­nos len­tes de sol, el ca­be­llo en­sor­ti­ja­do. La gi­ra se lla­ma “Con li­cen­cia pa­ra can­tar” y es un for­ma­to de trío acús­ti­co. Unos mú­si­cos ex­tra­or­di­na­rios le acom­pa­ñan. El pia­nis­ta Ger­mán Wie­de­mer al piano, An­to­nio Mi­guel en con­tra­ba­jo, Mar­tín Bruhn en per­cu­sión. Es una de­li­cia ver­los to­car. Las no­tas flu­yen elás­ti­cas. Prís­ti­na, la mú­si­ca se sus­pen­de en la sa­la. La voz del ar­gen­tino ser­pen­tea en­tre me­lo­días que a ra­tos hue­len a Ca­ri­be, otras a jazz, a bo­le­ro, a tan­go. An­drés Ca­la­ma­ro es el des­afi­na­do con más on­da en el mun­do. A ve­ces uno sos­pe­cha que si qui­sie­ra can­tar más pul­cro lo po­dría ha­cer, que esa gar­gan­ta es­tá mu­chos más en­te­ra de lo que pre­ten­de ha­cer­nos creer. Pe­ro el ti­po es así. Es­to es una fan­ta­sía.

Ca­la­ma­ro di­ce que es­te es­pec­tácu­lo se di­vi­de en tres ac­tos. El úl­ti­mo ter­cio lo de­di­ca a sus gran­des éxi­tos, esos que le per­mi­ten se­guir can­tan­do, apun­ta. In­ter­pre­ta­rá ha­cia el fi­nal Fla­ca, Tu­yo siem­pre, ese ti­po de clá­si­cos que la gen­te co­rea es­pon­tá­nea.

Stop. Re­wind. La no­che arran­ca con El Can­tan­te de Ru­bén Blades y lue­go em­pal­ma con La Li­ber­tad, don­de se lu­ce con la ar­mó­ni­ca. Y aun­que no to­ca­rá mu­cho du­ran­te la ci­ta -al­go de per­cu­sio­nes y vien­tos-, ca­da vez que apor­ta con al­go, por sen­ci­llo que pa­rez­ca, lo ha­ce pre­ci­so, con gus­to, sin as­pa­vien­tos, ex­cep­to cuan­do se sen­tó al piano en un seg­men­to de Pa­ra no ol­vi­dar re­co­rrien­do dies­tro el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.