Tes­ti­gos re­la­tan cómo se desa­rro­lló la ba­la­ce­ra en la sala de jue­gos

► So­bre­vi­vien­te del he­cho si­mu­ló su muer­te pa­ra que el ve­te­ri­na­rio no le dis­pa­ra­ra. Tra­ba­ja­do­res del ca­sino exi­gen ma­yor se­gu­ri­dad.

La Tercera - - Temas De Hoy - Pao­la Moreno y Fe­li­pe Díaz Ran­ca­gua/ Santiago Ca­mi­la Fer­nán­dez Die­go Ru­fo­lo

Cua­tro fue­ron los he­ri­dos que so­bre­vi­vie­ron a los dis­pa­ros de Os­val­do Cam­pos (42), el ve­te­ri­na­rio que se sui­ci­dó es­te do­min­go en el Ca­sino Sun Mon­ti­ce­llo lue­go de per­der $ 18 mi­llo­nes y ma­tar a dos per­so­nas. Am­bas víc­ti­mas fa­ta­les fue­ron des­pe­di­das ayer por fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo en sus fu­ne­ra­les en Ma­cha­lí y Co­de­gua

VI Re­gión.

Sin em­bar­go, ade­más de los cua­tro tra­ba­ja­do­res he­ri­dos y los dos fa­lle­ci­dos, hu­bo otro tes­ti­go del ti­ro­teo que lo­gró en­ga­ñar a Cam­pos apa­ren­tan­do su muer­te.

Se tra­ta de Die­go Ru­fo­lo, quien tra­ba­ja en Mon­ti­ce­llo ha­ce nue­ve años. Se­gún di­jo, “en un ra­dio de tres me­tros ha­bía sie­te u ocho per­so­nas en el ca­sino. To­dos he­ri­dos, ba­lea­dos, muer­tos y yo me sal­vé. Tu­ve la suer­te de no re­ci­bir nin­gu­na ba­la. Me es­con­dí en un mos­tra­dor pa­ra que no me lle­ga­ra el dis­pa­ro y en un mo­men­to me hi­ce el muer­to, co­mo pa­ra que el ti­po me vie­ra y di­je­ra ya es­tá, a es­te ya lo ma­té”.

Aña­dió que “to­do era un desas­tre, peor que una pe­lí­cu­la de te­rror. Yo veía cómo caía to­da la gen­te al­re­de­dor mío”.

Ru­fo­lo ase­gu­ró que no desea re­gre­sar al tra­ba­jo y pi­dió “que nos den mu­cha se­gu­ri­dad pa­ra vol­ver. Qui­zás ten­ga­mos que tra­ba­jar con gen­te que es­tá un po­co más en­fer­ma, lu­dó­pa­ta, pe­ro no mo­rir así, com­pa­ñe­ros míos a unos me­tros, de ba­la­zos, com­pa­ñe­ras mías ti­ra­das en el sue­lo y el ti­po les se­guía dis­pa­ran­do en el pi­so. Has­ta que vie­ra que no se mo­vie­ran más, les iba a se­guir dis­pa­ran­do”.

El tra­ba­ja­dor de Mon­ti­ce­llo

se­cun­da­ria),

(ver

tam­bién con­tó que el ve­te­ri­na­rio era un clien­te “que se veía tran­qui­lo en su mun­do”, por lo que nun­ca es­pe­ra­ron una tra­ge­dia. Ade­más, in­di­có que siem­pre fue una per­so­na re­ser­va­da.

Otro so­bre­vi­vien­te de la ba­la­ce­ra fue el cru­pier Luis Mora, quien en lu­nes fue tras­la­da­do a un re­cin­to asis­ten­cial en Santiago, lue­go de re­ci­bir un dis­pa­ro del ve­te­ri­na­rio.

Tras lo ocu­rri­do, su es­po­sa, Ca­mi­la Fer­nán­dez, en­tre­gó de­ta­lles de lo vi­vi­do el do­min­go pa­sa­do, día en que tam­bién se en­con­tra­ba en el ca­sino jun­to a su ma­ri­do.

“En la ma­ña­na en­tra­mos los dos al turno, a las 8.00. Co­mo to­dos los días sa­li­mos de la ca­sa, lle­ga­mos al ca­sino co­mo cual­quier día nor­mal. Yo tra­ba­jo con él, soy gar­zo­na, en­ton­ces es­ta­mos ha­bi­tual­men­te en con­tac­to”, di­jo.

Fer­nán­dez ex­pli­có que “mi ma­ri­do es­ta­ba con­ver­san­do con sus ami­gos y, en ese mo­men­to, mi je­fa me fue a bus­car pa­ra que fue­ra a la tien­da del ho­tel. Fui y ella me avi­só que es­ta­ban dis­pa­ran­do en el ca­sino”.

De­ta­lló que fue en­ton­ces cuan­do “su­bí en el as­cen­sor y fui co­rrien­do al sa­lón pri­va­do don­de tra­ba­ja mi ma­ri­do, pe­ro jus­to es­ta­ba afue­ra. Sal­go de ahí y es­cu­ché dis­pa­ros, los gri­tos. Fui co­rrien­do al si­tio don­de es­ta­ba él y me to­ma­ron los guar­dias, quie­nes me di­je­ron que no po­día ir pa­ra allá, por­que es­ta­ban dis­pa­ran­do to­da­vía”.

Aña­dió que “cuan­do lle­gué a la zo­na de des­can­so pre­gun­té por mi ma­ri­do. Es­ta­ban to­dos vuel­tos lo­cos y na­die sa­bía na­da de na­da”. Fi­nal­men­te, mi­nu­tos des­pués, per­so­nal del ca­sino le in­for­mó que su ma­ri­do era uno de los le­sio­na­dos. Res-

“Son ries­gos que uno co­rre. No le echo la cul­pa al ca­sino, aquí na­die tu­vo la cul­pa”.

Es­po­sa de tra­ba­ja­dor he­ri­do

“En un mo­men­to me hi­ce el muer­to co­mo pa­ra que el ti­po me vie­ra y di­je­ra ya es­tá, a es­te ya lo ma­té”.

Tes­ti­go del he­cho

pec­to de su ac­tual es­ta­do de sa­lud, su es­po­sa in­di­có que Mora “es­tá ado­lo­ri­do y des­can­san­do”.

Con­sul­ta­da en re­la­ción a cómo to­ma es­te ti­po de ac­tos y si el ca­sino ten­dría res­pon­sa­bi­li­dad en es­te he­cho, Fer­nán­dez se­ña­ló que “uno ve clien­tes que se enojan y trans­mi­ten su frus­tra­ción ha­cia uno, pe­ro uno no se lo to­ma en se­rio. Son ries­gos que uno co­rre en cual­quier la­do. No le echo la cul­pa al ca­sino, por­que aquí na­die tu­vo la cul­pa”.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.