Des­pués de la pri­ma­ria

La Tercera - - Opinión - Eu­ge­nio Guz­mán De­cano Fa­cul­tad de Go­bierno UDD

ES OB­VIO que los re­sul­ta­dos de la pri­ma­ria no pa­sa­ron inad­ver­ti­dos. Pe­ro los vér­ti­ces son múl­ti­ples y de­li­nean es­pa­cios de aná­li­sis dis­tin­tos. Por lo pron­to, en lo que res­pec­ta a Chile Va­mos y los acer­ca­mien­tos en­tre Os­san­dón y Pi­ñe­ra y de és­te con Kast. Y asi­mis­mo los mea cul­pa de la Nue­va Ma­yo­ría por la in­ca­pa­ci­dad pa­ra acor­dar una pri­ma­ria.

Pe­ro exis­te un vér­ti­ce cu­yas pro­yec­cio­nes son más com­ple­jas de vi­sua­li­zar y es la eva­lua­ción de los re­sul­ta­dos del Fren­te Am­plio (FA). De he­cho, es­tá claro que en ma­te­ria de par­ti­ci­pa­ción di­chos re­sul­ta­dos no son aus­pi­cio­sos. El que la par­ti­ci­pa­ción en la pri­ma­ria prác­ti­ca­men­te equi­va­le a la vo­ta­ción ob­te­ni­da en la mu­ni­ci­pal 2016, es sus­cep­ti­ble de di­ver­sas in­ter­pre­ta­cio­nes. Por un la­do, que su ba­se de apo­yo no ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Pe­ro tam­bién, que su es­truc- tu­ra par­ti­dis­ta es aún muy dé­bil y más allá de las sim­pa­tías me­diá­ti­cas de las que go­za has­ta aho­ra, no le per­mi­ten a su mi­li­tan­cia mo­vi­li­zar más que 4,8 elec­to­res por mi­li­tan­te ver­sus los 12,9 en el ca­so de Chile Va­mos. Cier­ta­men­te lo an­te­rior pue­de su­frir cam­bios im­por­tan­tes en los pró­xi­mos me­ses y ese es el desafío.

Otro fe­nó­meno es la sig­ni­fi­ca­ti­va di­fe­ren­cia en­tre la po­pu­la­ri­dad del FA y Sán­chez. En efec­to, si pro­yec­tá­ra­mos las en­cues­tas, que tan­to se quie­re re­gu­lar e in­clu­so li­mi­tar, nos en­con­tra­mos con la pa­ra­do­ja que el pú­bli­co elec­tor tiene una gran ad­he­sión ha­cia Sán­chez, pe­ro és­ta no se ex­pre­só en la pri­ma­ria. En efec­to, es­ta­mos ha­blan­do de que las en­cues­tas le asig­nan en­tre 700 mil (CEP, abril-ma­yo) y 1,5 mi­llo­nes de ad­he­ren­tes (Ca­dem Y Adi­mark, ju­nio-ju­lio) pe­ro el FA no su­pera los 350 mil.

Si en lo que si­gue del año la ten­den­cia fue­ra cre­cien­te pa­ra Sán­chez, par­ti­cu­lar­men­te des­pués de agos­to (con la ins­crip­ción de lis­tas par­la­men­ta­rias), no so­lo el FA con­fron­ta un nue­vo es­ce­na­rio sino que to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos. En el ca­so es­pe­cí­fi­co del FA, es qué des­tino tiene una agru­pa­ción po­lí­ti­ca que so­lo es su can­di­da­to pre­si­den­cial, es de­cir, de no te­ner una lis­ta par­la­men­ta­ria com­pe­ti­ti­va y con po­si­bi­li­dad de ga­nar es­ca­ños, ¿qué po­si­bi­li­da­des tiene de sub­sis­tir? Bueno el Par­ti­do Co­mu­nis­ta (PC) lo lo­gró, sin em­bar­go, el FA no es el PC. Otra al­ter­na­ti­va se­ría dre­nar a la Nue­va Ma­yo­ría de aque­llos par­la­men­ta­rios que se en­cuen­tran más pró­xi­mos.

En el ca­so de Gui­llier, una Sán­chez muy com­pe­ti­ti­va cier­ta­men­te le im­po­ne desafíos a su can­di­da­tu­ra y ob­via­men­te a su coa­li­ción. ¿Cómo lle­gar a no­viem­bre con un can­di­da­to de­bi­li­ta­do por la iz­quier­da? Más aún, ¿cuál es el ni­vel de ries­go de des­mo­vi­li­za­ción de sus par­la­men­ta­rios pa­ra con­te­ner una lis­ta del FA apo­ya­da por Sán­chez?

Fi­nal­men­te, aun cuan­do Sán­chez so­lo pue­da tras­pa­sar una frac­ción de vo­ta­ción al FA, exis­te un es­ce­na­rio com­ple­jo pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría, en con­cre­to que con un 8 o 10% de los vo­tos, el FA pue­da ame­na­zar la elec­ción o re­elec­ción no so­lo de uno sino mu­chos par­la­men­ta­rios. Ello im­po­ne un es­trés adi­cio­nal a la elec­ción de no­viem­bre.

Aun cuan­do Sán­chez so­lo pue­da tras­pa­sar una frac­ción de vo­ta­ción al Fren­te Am­plio, exis­te un es­ce­na­rio com­ple­jo pa­ra la NM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.