No te­nía­mos na­da

La Tercera - - Opinión - So­le­dad Al­vear Abo­ga­da

UNA SE­RIE te­le­vi­si­va so­bre la his­to­ria del Mun­dial de 1962 ha sor­pren­di­do gra­ta­men­te a la crí­ti­ca y con­mue­ve a los chi­le­nos de to­das las eda­des. A mí me lle­ga es­pe­cial­men­te, por­que uno de los “Tres Mos­que­te­ros”, ese trío que sa­có la idea ade­lan­te con­tra vien­to y ma­rea, fue mi pa­dre, Er­nes­to Al­vear Re­ta­mal. Eran los tiem­pos he­roi­cos, don­de el fútbol se ju­ga­ba por amor a la ca­mi­se­ta. Es­to va­lía no so­lo en el ca­so de los 11 ju­ga­do­res que es­ta­ban en la can­cha, sino tam­bién res­pec­to de los di­ri­gen­tes, que se de­di­ca­ban a esa ta­rea a cos­ta de gran­des sa­cri­fi­cios eco­nó­mi­cos.

¿Cómo na­ció el Mun­dial ha­ce 55 años atrás? Al prin­ci­pio fue una idea en la men­te de mi pa­dre, al asis­tir a una reunión de la FIFA en Hel­sin­ki, en 1952: no es im­po­si­ble que Chile or­ga­ni­ce un Mun­dial. Al lle­gar a Chile, esa fan­ta­sía se trans­for­mó en una ver­da­de­ra ob­se­sión pa­ra ese trío inol­vi­da­ble, for­ma­do por Car­los Ditt­born, Juan Pin­to Du­rán y él mis­mo.

A na­die se le ocul­ta­ba que el pro­yec­to era im­po­si­ble: Chile era un país po­bre; sus ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas, más que mo­des­tas, pre­sen­ta­ban un as­pec­to la­men­ta­ble, y pa­ra col­mo que­da­ba muy le­jos de to­do, en una épo­ca en que las co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­na­cio­na­les eran to­da­vía pre­ca­rias. Pe­ro pre­ci­sa­men­te “por­que no te­ne­mos na­da, que­re­mos ha­cer­lo to­do”, di­jo Car­los Ditt­born. Ni si­quie­ra ha­bía pla­ta pa­ra ins­cri­bir la pos­tu­la­ción: la pu­sie­ron los tres “lo­cos” a los que mu­chos mi­ra­ban con una mez­cla de des­pre­cio y con­mi­se­ra­ción. Al fren­te, te­nían a Ar­gen­ti­na, la otra can­di­da­ta pa­ra or­ga­ni­zar el tor­neo. La de­cla­ra­ción de su re­pre­sen­tan­te al pre­sen­tar la pos­tu­la­ción era elo­cuen­te: “Po­de­mos ha­cer el Mun­dial ma­ña­na mis­mo. Lo te­ne­mos to­do”.

Pe­ro la gran idea de los “Tres Mos­que­te­ros” no se de­ja­ba de­rro­tar ni por las con­di­cio­nes in­ter­na­cio­na­les ad­ver­sas ni por las di­fi­cul­ta­des in­ter­nas. Se con­si­guió un am­plio triun­fo en la de­ci­sión de la FIFA. Ob­te­ni­do lo más di­fí­cil, no era el mo­men­to pa­ra de­jar­se ven­cer por los pe­si­mis­tas de siem­pre (“rea­lis­tas”, se lla­man a sí mis­mo). Se cons­tru­ye­ron es­ta­dios y se pre­pa­ró la Vi­lla Olím­pi­ca. Fer­nan­do Rie­ra, por su par­te, ha­cía lo su­yo, pa­ra dar­le un ni­vel pro­fe­sio­nal a unos de­por­tis­tas que te­nían mu­cho en­tu­sias­mo y co­ra­zón, pe­ro que de­bie­ron tra­ba­jar muy du­ro pa­ra que­dar en con­di­cio­nes de en­fren­tar a los gran­des de en­ton­ces. “Dis­ci­pli­na”, era la pa­la­bra que más se oía por en­ton­ces.

Hu­bo que su­pe­rar el in­di­vi­dua­lis­mo, la desconfianza, el pe­si­mis­mo, y el te­rri­ble te­rre­mo­to de 1960. Pe­ro la prue­ba más du­ra fue la muer­te de Juan Pin­to Du­rán, pri­me­ro, en 1957, y de Car­los Ditt­born po­cos días an­tes de co­men­zar el Mun­dial. Fue­ron gol­pes du­rí­si­mos. Pe­ro el ejem­plo de esos hom­bres ya es­ta­ba gra­ba­do en las men­tes de to­dos los chi­le­nos, y el país en­te­ro se mo­vi­li­zó pa­ra su­plir con em­pe­ño y ca­ri­ño la fal­ta de me­dios. Por­que el nues­tro fue un Mun­dial so­brio, don­de na­die pre­ten­dió mos­trar lo que no éra­mos. So­brie­dad, pa­trio­tis­mo, per­se­ve­ran­cia, tra­ba­jo en equi­po: así triun­fa una gran idea.

En nues­tro Mun­dial de 1962 na­die mos­tró lo que no éra­mos. Pa­trio­tis­mo, per­se­ve­ran­cia, tra­ba­jo en equi­po: así triun­fa una gran idea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.