Pro­yec­to de mo­der­ni­za­ción de la Can­ci­lle­ría La ini­cia­ti­va, en lu­gar de avan­zar ha­cia una Can­ci­lle­ría más efi­cien­te, am­plía su ta­ma­ño y au­men­ta los car­gos de de­sig­na­ción dis­cre­cio­nal.

La Tercera - - Opinión -

LA AC­TUAL le­gis­la­ción que fi­ja la es­truc­tu­ra y el fun­cio­na­mien­to de la Can­ci­lle­ría chi­le­na da­ta de 1978. Es de­cir, tiene cer­ca de 40 años, y res­pon­de a una reali­dad ra­di­cal­men­te dis­tin­ta. Por ello, re­for­mar el mi­nis­te­rio en­car­ga­do de ma­ne­jar las re­la­cio­nes ex­te­rio­res de Chile no so­lo es ne­ce­sa­rio sino in­dis­pen­sa­ble pa­ra ha­cer fren­te a es­ta nue­va reali­dad po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca. Res­pon­dien­do a esa ne­ce­si­dad, el go­bierno en­vió un pro­yec­to de ley sus­ti­tu­ti­vo que, se­gún el can­ci­ller He­ral­do Mu­ñoz, bus­ca “po­ner a la Can­ci­lle­ría a tono con los nue­vos tiem­pos” pa­ra que sea “mo­der­na, efi­cien­te y más fle­xi­ble”. Sin em­bar­go, la ini­cia­ti­va -la úl­ti­ma de 16 pro­yec­tos de mo­der­ni­za­ción pre­sen­ta­dos des­de 1990 a la fe­cha, sin éxi­to- ha en­fren­ta­do fuer­tes cues­tio­na­mien­tos por­que es­tá le­jos de cum­plir con los ob­je­ti­vos enun­cia­dos por el mi­nis­tro.

Exis­te un am­plio con­sen­so de que más allá de los én­fa­sis y prio­ri­da­des que ca­da go­bierno le pue­de dar a su po­lí­ti­ca ex­te­rior, és­ta de­be ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, que si­ga lí­neas ge­ne­ra­les com­par­ti­das por los dis­tin­tos sec­to­res po­lí­ti­cos. Un ob­je­ti­vo que so­lo pue­de lo­grar­se avan­zan­do ha­cia una es­truc­tu­ra que li­mi­te al má­xi­mo las fa­cul­ta­des dis­cre­cio­na­les de la au­to­ri­dad po­lí­ti­ca de turno en la de­sig­na­ción de au­to­ri­da­des y fa­vo­rez­ca un ser­vi­cio ex­te­rior pro­fe­sio­nal que no esté su­je­to a los vai­ve­nes po­lí­ti­cos pro­pios de to­do sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Sin em­bar­go, el pro­yec­to de re­for­ma pre­sen­ta­do por el go­bierno –que cons­ta de 79 ar­tícu­los per­ma­nen­tes y 13 apar­ta­dos tran­si­to­rios- no so­lo no cum­ple con ese ob­je­ti­vo sino que am­plía los es­pa­cios de in­ter­ven­cio­nis­mo po­lí­ti­co al au­men­tar los car­gos de con­fian­za del pre­si­den­te y am­pliar el nú­me­ro de agre­ga­dos.

El pro­yec­to abre la puer­ta a una ma­yor po­li­ti­za­ción de la Can­ci­lle­ría al de­ter­mi­nar, al con­tra­rio de lo que su­ce­de ac­tual­men­te, que los en­car­ga­dos de las dis­tin­tas di­rec­cio­nes -con ex­cep­ción de la Di­rec­ción de Pro­to­co­lo­sean per­so­nas de ex­clu­si­va con­fian­za del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, dan­do es­pa­cio a que ese Mi­nis­te­rio se con­vier­ta en bo­tín po­lí­ti­co de los go­bier­nos de turno. Ade­más, en lu­gar de avan­zar ha­cia una es­truc­tu­ra más sim­ple, efi­cien­te y me­nos bu­ro­crá­ti­ca, el pro­yec­to am­plía la plan­ta y crea nue­vas di­rec­cio­nes de­pen­dien­tes de la fla­man­te Sub­se­cre­ta­ria Eco­nó­mi­ca. Si bien la ac­tual reali­dad de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior exi­ge una ma­yor es­pe­cia­li­za­ción en el ma­ne­jo de nues­tras re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, es­to no pue­de ir de la mano de una es­truc­tu­ra más en­go­rro­sa que ter­mi­na­rá cons­pi­ran­do con­tra la ne­ce­sa­ria efi­cien­cia que re­quie­re la di­plo­ma­cia ac­tual.

Una can­ci­lle­ría mo­der­na exi­ge, co­mo di­ce el mi­nis­tro, ma­yor fle­xi­bi­li­dad, pe­ro és­ta no pa­sa por am­pliar el nú­me­ro de car­gos de­sig­na­dos dis­cre­cio­nal­men­te, sino por una plan­ta más efi­cien­te y un equi­po pro­fe­sio­nal ca­paz de adap­tar­se a las nue­vas reali­da­des, don­de pri­men sus ca­pa­ci­da­des y no su fi­lia­ción po­lí­ti­ca. Por ello, se­ría va­lio­so avan­zar ha­cia un sis­te­ma don­de las de­sig­na­cio­nes de em­ba­ja­do­res, por ejem­plo, sean apro­ba­das por el Se­na­do, ele­van­do así las exi­gen­cias y re­du­cien­do la dis­cre­cio­na­li­dad. Es im­pe­rio­so, tam­bién, con­si­de­rar los cam­bios tec­no­ló­gi­cas que ha en­fren­ta­do el mun­do en los úl­ti­mos 40 años. Es­ta nue­va reali­dad no so­lo fa­ci­li­ta la in­ter­co­ne­xión sino que obli­ga a re­vi­sar la ac­tual dis­tri­bu­ción de las mi­sio­nes chi­le­nas en el ex­te­rior. Por ello, lla­ma la aten­ción que el te­ma no esté con­si­de­ra­do en un pro­yec­to cu­yo fin es la mo­der­ni­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.