Vo­cal que no sa­lu­dó a Pi­ñe­ra de­nun­cia an­te la PDI ame­na­zas de muer­te

► Es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría acu­só ame­dren­ta­mien­tos a tra­vés de las re­des so­cia­les. ► An­te­ce­den­tes fue­ron re­mi­ti­dos al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, que eva­lua­rá me­di­das de pro­tec­ción.

La Tercera - - Nacional - Lu­ciano De­brott Cris­tián Cruz

Fe­li­pe Díaz

“No vas a pa­sar de fin de año. Le pu­si­mos pre­cio a tu ca­be­za”. Es­te fue el men­sa­je que, a las 20.40 del do­min­go, re­ci­bió en su cuen­ta de Fa­ce­book Lu­ciano De­brott Ri­quel­me, es­tu­dian­te de quin­to año de In­ge­nie­ría Ci­vil de la Uni­ver­si­dad de Santiago. A raíz de es­to, el jo­ven acu­dió has­ta las de­pen­den­cias de la Bri­ga­da de De­re­chos Hu­ma­nos de la PDI pa­ra in­ter­po­ner una de­nun­cia por ame­na­zas de muer­te.

De­brott fue el jo­ven que, en el mar­co de las pri­ma­rias 2017, ocu­pó el car­go de vo­cal de me­sa en la Es­cue­la Re­pú­bli­ca de Alemania y se ne­gó a sa­lu­dar al can­di­da­to de Chile Va­mos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra. En esa opor­tu­ni­dad, in­di­có que el ex man­da­ta­rio “pa­ra mí re­pre­sen­ta el mo­de­lo neo­li­be­ral y no es­toy dis­pues­to a sa­lu­dar a una per­so­na de ese sec­tor. Es una op­ción per­so­nal. Yo igual le di­je hola”.

Ayer, a la sa­li­da del cuar­tel, a las 18.00, in­di­có que “des­pués de lo ocu­rri­do el do­min­go pa­sa­do re­ci­bí va­rios men­sa­jes a mi cuen­ta per­so­nal de Fa­ce­book con in­sul­tos, res­pec­to de es­ta si­tua­ción. En par­ti­cu­lar, un men­sa­je en que se me ha­cía una ame­na­za de muer­te. Vi­ni­mos a ha­cer una de­nun­cia pa­ra que se in­ves­ti­gue eso”.

De­brott in­di­có que en los úl­ti­mos días “mi cuen­ta ha re­ci- bi­do ca­si 100 men­sa­jes de dis­tin­tas per­so­nas in­sul­tán­do­me. Tam­bién he re­ci­bi­do men­sa­jes de otra ín­do­le. He vis­to que, ade­más, hay per­so­nas que han comentado los vi­deos que mues­tran lo que pa­só. Son co­men­ta­rios de gen­te con odio”.

Res­pec­to de si re­pe­ti­ría su mis­ma ac­ción nue­va­men­te, se­ña­ló que “no me arre­pien­to de lo que hi­ce. El pro­ble­ma es­tá en la gen­te que in­sul­ta, que só­lo lle­gan con odio y sin ar­gu­men­tos”.

Se­gún el es­tu­dian­te, los men­sa­jes ha­brían lle­ga­do a su cuen­ta ya que en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se dio a co­no­cer su iden­ti­dad.

De­brott in­ter­pu­so la de­nun­cia en la PDI acom­pa­ña­do del abo­ga­do Cris­tián Cruz, es­pe­cia­lis­ta en cau­sas de de­re­chos hu­ma­nos. El pro­fe­sio­nal in­di­có que si bien “las de­nun­cias se pue­den rea­li­zar en cual­quier uni­dad”, eli­gie­ron es­ta de la po­li­cía ci­vil “por la con­no­ta­ción que tiene. No se pue­de ame­na­zar la vi­da y la in­te­gri­dad de las per­so­nas”.

Cruz aña­dió que “no se tra­ta so­la­men­te de un even­tual de­li­to in­for­má­ti­co, sino que di­rec­ta­men­te es una ame­na­za di­rec­ta, inequí­vo­ca de muer­te. Lo que es­tá en jue­go es la vi­da. Por lo tan­to, en­ten­de­mos que es la Bri­ga­da de De­re­chos Hu­ma­nos la que de­be­ría ver es­to, pe­ro pu­do ser cual­quie­ra, sin lu­gar a du­das”.

El abo­ga­do tam­bién in­di­có que en­tre­ga­ron una se­rie de an­te­ce­den­tes a los detectives. En­tre es­tos, la iden­ti­dad del per­fil de Fa­ce­book des­de el cual se rea­li­za­ron las ame­na­zas, así co­mo las imá­ge­nes que apa­re­cen en es­ta cuen­ta.

“Lo que co­rres­pon­de aho­ra, y que en­ten­de­mos que ya se hi­zo, es re­mi­tir es­to al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y es és­te el que tiene que or­de­nar las di­li­gen­cias in­ves­ti­ga­ti­vas y, even­tual­men­te, las me­di­das de pro­tec­ción”, aña­dió Cruz

En 2015, De­brott re­ci­bió el im­pac­to de una bom­ba la­cri­mó­ge­na dis­pa­ra­da por Ca­ra­bi­ne­ros en una mar­cha. Tras es­te in­ci­den­te, se anun­ció que ha­bía per­di­do la vi­sión del ojo de­re­cho.b

“Re­ci­bí va­rios men­sa­jes en mi cuen­ta per­so­nal de Fa­ce­book con in­sul­tos”.

Es­tu­dian­te de la Usach

“En­tre­ga­mos an­te­ce­den­tes. Hay un nom­bre (del pre­sun­to au­tor), hay fo­to­gra­fías”.

Abo­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.