Kim Jong Un cam­bia su ru­ti­na por te­mor a ser ase­si­na­do

► Ya no uti­li­za su Mer­ce­des-Benz, se­gún la In­te­li­gen­cia sur­co­rea­na. ► El lí­der nor­co­reano so­lo via­ja al ama­ne­cer y re­du­jo sus ac­tos pú­bli­cos.

La Tercera - - Mundo - Fer­nan­do Fuentes Kim Jong Un Do­nald Trump

A pe­sar de sus au­da­ces prue­bas de mi­si­les ba­lís­ti­cos prohi­bi­dos (co­mo la úl­ti­ma rea­li­za­da ayer) y su cre­cien­te ame­na­za de una even­tual guerra nu­clear, el lí­der nor­co­reano Kim Jong Un pa­re­ce sen­tir­se “ex­tre­ma­da­men­te ner­vio­so” an­te una po­si­ble ope­ra­ción clan­des­ti­na de Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur pa­ra eli­mi­nar­lo.

Así lo re­ve­ló un re­cien­te in­for­me da­do por el Ser­vi­cio Na­cio­nal de In­te­li­gen­cia sur­co­reano (NIS) en una se­sión par­la­men­ta­ria a puer­tas ce­rra­das, se­gún el tes­ti­mo­nio del le­gis­la­dor Lee Cheol Eoo, del opo­si­tor Par­ti­do de la Li­ber­tad de Co­rea.

De­bi­do a las preo­cu­pa­cio­nes por los po­si­bles ata­ques aé­reos y los in­ten­tos de ase­si­na­to, Kim ha cam­bia­do sus ru­ti­nas de via­je y pre­fie­re mo­ver­se al ama­ne­cer y usar los au­tos de sus su­bor­di­na­dos, co­mo Le­xus, y no su pro­pio Mer­ce­des-Benz 600, de­ta­lló el in­for­me.

La pa­ra­noia an­te un su­pues­to in­ten­to de ase­si­na­to lo ha lle­va­do, asi­mis­mo, a re­du­cir sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. “Des­de el 2013, he­mos vis­to una tra­yec­to­ria des­cen­den­te de las ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas de Kim”, di­jo un miem­bro del NIS ci­ta­do por Lee. Kim hi­zo 51 apa­ri­cio­nes pú­bli­cas en­tre el 1 de enero y el 15 de ju­nio de es­te año, 32% me­nos que en el mis­mo pe­río­do de 2016.

Su te­mor se ba­sa en ru­mo­res de que EEUU y Co­rea del Sur han su­ma­do un ata­que pre­ven­ti­vo con­tra Pyong­yang -in­clui­da la muer­te de Kim- en su plan de res­pues­ta a la po­si­ble agre­sión nor­co­rea­na, el “Plan de Ope­ra­ción 5015” de 2015. Se­gún la Broo­kings Ins­ti­tu­tion, el plan “pre­vé una guerra li­mi­ta­da con én­fa­sis en ata­ques pre­ven­ti­vos con­tra ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos en Co­rea del Nor­te y ‘ope­ra­cio­nes de de­ca­pi­ta­ción’ pa­ra ex­ter­mi­nar a los lí­de­res nor­co­rea­nos”.

Con es­te ob­je­ti­vo, ase­gu­ró el dia­rio The Ko­rea He­rald, Seúl y Was­hing­ton es­tán tra­tan­do de es­ta­ble­cer un

“Los bas­tar­dos es­ta­dou­ni­den­ses no van a es­tar muy con­ten­tos con ese re­ga­lo en­via­do por el aniver­sa­rio del 4 de Ju­lio”.

equi­po de fuer­zas es­pe­cia­les pa­ra de­rro­car al ac­tual li­de­raz­go de Pyong­yang en ca­so de una con­tin­gen­cia. Pro­gra­ma­da pa­ra ser crea­da a fi­nes de es­te año, la uni­dad “ten­drá la ta­rea de eli­mi­nar a Kim y pa­ra­li­zar el sis­te­ma de man­do y con­trol del Nor­te”, se­ña­ló el pe­rió­di­co.

Kim reúne in­for­ma­ción

El año pa­sa­do, sin em­bar­go, el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa Na­cio­nal de Co­rea del Sur ne­gó los in­for­mes. “El tér­mino ‘ata­que de de­ca­pi­ta­ción’ no exis­te en los con­cep­tos ope­ra­ti­vos del Mi­nis­te­rio”, se­ña­ló un fun­cio­na­rio de De­fen­sa, se­gún el dia­rio sur­co­reano The Hank­yo­reh.

Con to­do, “Kim es­tá muy con­cen­tra­do en re­unir in­for­ma­ción so­bre la ‘ope­ra­ción de de­ca­pi­ta­ción’ a tra­vés de su agen­cia de in­te­li­gen­cia”, di­jo Lee, en alu­sión a la su­pues­ta ope­ra­ción clan­des­ti­na di­ri­gi­da con­tra el lí­der nor­co­reano.

Y el te­mor de Kim pa­re­ce in­cre­men­tar­se cuan­do EEUU y Co­rea del Sur rea­li­zan ejer­ci­cios mi­li­ta­res en la pe­nín­su­la co­rea­na. Y no es pa­ra me­nos. Se­gún Fox News, du­ran­te los ejer­ci­cios Foal Ea­gle y Key Re­sol­ve de es­te año, uno de los ma­yo­res ejer­ci­cios mi­li­ta­res anua­les en el mun­do, miem­bros de los equi­pos de Navy SEAL nor­te­ame­ri­ca­nos par­ti­ci­pa­ron en si­mu­la­cros de ata­ques con­tra el po­der nor­co­reano con sus co­le­gas sur­co­rea­nos por pri­me­ra vez. Sin em­bar­go, fun­cio­na­rios na­va­les ne­ga­ron los in­for­mes de que par­ti­ci­pa­ron miem­bros del SEAL Team 6, el gru­po que eli­mi­nó a Osa­ma Bin La­den.

“Un ata­que de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Kim en las con­di­cio­nes ac­tua­les ha­ría que el asal­to a Bin La­den pa­rez­ca fá­cil”, di­jo Mark Sau­ter, ex ofi­cial de las fuer­zas es­pe­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses que ope­ró en la zo­na des­mi­li­ta­ri­za­da co­rea­na du­ran­te la Guerra Fría.

“Pyong­yang es­tá ro­dea­da de ar­mas an­ti­aé­reas, y pe­se a que el cor­pu­len­to Kim re­pre­sen­ta un blan­co gran­de y len­to, él se man­tie­ne en mo­vi­mien­to, siem­pre ro­dea­do de guar­dias fa­ná­ti­cos y a me­nu­do en o cer­ca de com­ple­jos sub­te­rrá­neos”, afir­mó Sau­ter so­bre el par­ti­cu­lar.

Se­gún fuentes de in­te­li­gen­cia en Co­rea del Sur ci­ta­das por el dia­rio bri­tá­ni­co The Te­le­graph, la se­gu­ri­dad per­so­nal en torno a Kim Jong Un se in­ten­si­fi­có en mar­zo de 2013 con blin­da­dos des­ple­ga­dos cer­ca de su re­si­den­cia per­so­nal, tro­pas ar­ma­das con ri­fles au­to­má­ti­cos en las ca­lles de la ciu­dad e in­ter­fe­ren­cias a las se­ña­les de teléfonos mó­vi­les en even­tos pú­bli­cos a los que asis­tió el lí­der.

Desafío a Was­hing­ton

Tras su­per­vi­sar el lan­za­mien­to del mi­sil, ase­gu­ró ayer la agen­cia ofi­cial KCNA, Kim Jong Un de­cla­ró que “los bas­tar­dos es­ta­dou­ni­den­ses no van a es­tar muy con­ten­tos con ese re­ga­lo en­via­do por el aniver­sa­rio del 4 de Ju­lio”. Rien­do a car­ca­ja­das, el Pre­si­den­te de Co­rea del Nor­te agre­gó que “de­be­ría­mos en­viar­les re­ga­los de vez en cuan­do pa­ra ayu­dar­los a sa­lir de su abu­rri­mien­to”.b

Lí­der de Co­rea del Nor­te

“Nor­co­rea lan­zó otro mi­sil. ¿Es­te ti­po tiene al­go me­jor que ha­cer con su vi­da?”.

Pre­si­den­te de EE.UU.

FO­TO: EFE

►► El Pre­si­den­te de Nor­co­rea, Kim Jong Un, su­per­vi­só per­so­nal­men­te du­ran­te la vís­pe­ra el lan­za­mien­to del mi­sil ba­lís­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.