“Por lo me­nos aho­ra es­toy de pie; ese día su­frí mu­cho ”

Vo­lan­te de la se­lec­ción chi­le­na ► El to­da­vía ju­ga­dor del Cel­ta da vuel­ta la ho­ja, lue­go de vi­vir uno los mo­men­tos más amar­gos de su ca­rre­ra. ► El vo­lan­te de la Ro­ja acu­sa “co­sas ra­ras” en con­tra de Chile, que bus­can de­jar­lo fue­ra del pró­xi­mo Mun­dial.

La Tercera - - Deportes - Gon­za­lo Contreras O.

Ape­nas ter­mi­nó la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes, y en la tran­qui­li­dad del ves­tua­rio de la Ro­ja, Mar­ce­lo Díaz no en­con­tra­ba con­sue­lo, se sen­tía co­mo el úni­co res­pon­sa­ble de la de­rro­ta an­te Alemania. Los ger­ma­nos ha­bían ven­ci­do mi­nu­tos an­tes a Chile con un gol que na­ció de un error su­yo.

El apo­yo ha­cia el mo­tor de la se­lec­ción chi­le­na lle­gó por par­te de sus com­pa­ñe­ros y tam­bién del cuer­po téc­ni­co, pe­ro fal­ta­ba al­go. Qui­zás lo más im­por­tan­te. Fal­ta­ba el men­sa­je de su fa­mi­lia. La res­pues­ta la en­con­tró en su te­lé­fono: ahí es­ta­ban las pa­la­bras de su es­po­sa Ka­ren y la de sus ami­gos más cer­ca­nos. Ahí, en la so­le­dad del ca­ma­rín, se dio un tiem­po pa­ra oír­los. “Lo ne­ce­si­ta­ba”, con­fie­sa.

Ayer, Mar­ce­lo Díaz lle­gó a Chile y ce­rró el círcu­lo. Ca­re­pa­to se fue a su ca­sa tras re­ci­bir el apo­yo de unos po­cos hin­chas que desafia­ron el frío y la llu­via en el Ae­ro­puer­to de Santiago. Ya en su ho­gar co­men­zó a dar vuel­ta la pá­gi­na de la de­rro­ta, y lue­go del abra­zo con su hi­jo Ma­xi­mi­li­ano, de la pe­que­ña Co­lom­ba y de Ka­ren, Mar­ce­lo Díaz se sa­cu­día de la pe­na y de la ra­bia de la fi­nal.

El vo­lan­te de la Ro­ja dia­lo­gó con La Ter­ce­ra, ad­vir­tien­do que tiene po­co tiem­po. De­bía rea­li­zar trá­mi­tes ban­ca­rios y afi­nar de­ta­lles de su via­je a Mé­xi­co, don­de ya es­tá jun­to a su fa­mi­lia.

¿Qué sin­tió con la re­cep­ción de los hin­chas en el ae­ro­puer­to?

Es co­mo ra­ro lo que ha pa­sa­do. Si bien es cier­to que el do­min­go co­me­tí un error, pe­ro in­me­dia­ta­men­te la gen­te co­men­zó a ma­ni­fes­tar su ca­ri­ño, su apo­yo.

¿Es­pe­ra­ba es­ta reac­ción de los

hin­chas?

Han si­do mi­les y mi­les de per­so­nas las que me han es­cri­to. Me han he­cho sen­tir im­por­tan­te, es­pe­cial y eso de ver­dad no lo es­pe­ra­ba.

¿Qué le pro­vo­ca con­ver­tir­se de pron­to en uno de los ju­ga­do­res más que­ri­dos de la Se­lec­ción?

Me lle­na de or­gu­llo y de sa­tis­fac­ción, por­que sig­ni­fi­ca que al­go es­toy ha­cien­do bien y so­la­men­te que­da se­guir en la mis­ma. Se­guir tra­ba­jan­do y se­guir su­perán­do­me día a día.

Pri­me­ra vez que le to­ca co­mo se­lec­cio­na­do na­cio­nal re­ci­bir el apo­yo ma­si­vo. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted?

De­sa­for­tu­na­da­men­te me to­có re­ci­bir el re­co­no­ci­mien­to de la gen­te en un mo­men­to en que lo es­ta­ba pa­san­do mal y es cuan­do más lo ne­ce­si­té.

¿Cómo es­tá hoy?

Ya por lo me­nos es­toy de pie. Me to­có su­frir ese día y se­rá al­go que voy a te­ner guar­da­do pa­ra to­da la vi­da. No me pue­do se­guir la­men­tan­do, por­que es­to con­ti­núa.

¿Que ha­rá aho­ra?

Me to­ma­ré unos días de va­ca­cio­nes y lue­go ten­dré que em­pe­zar a en­tre­nar y se­guir tra­ba­jan­do por­que no que­da otra.

¿Lo di­ce por­que vie­nen cua­tro par­ti­dos de­ci­si­vos pa­ra la Ro­ja en las cla­si­fi­ca­to­rias?

Si. Por lo mis­mo no me pue­do que­dar en los la­men­tos. El pró­xi­mo mes te­ne­mos dos par­ti­dos que son muy im­por­tan­tes y pa­ra los cua­les me ten­go que pre­pa­rar y nos te­ne­mos que pre­pa­rar por­que nos ju­ga­mos el Mun­dial. Se­rá dos par­ti­dos com­ple­jos y de­be­mos es­tar to­dos en un cien por cien­to.

Vi­mos su abra­zo con Ro­nal­do y Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na en la en­tre­ga de las me­da­llas. ¿Cómo re­cuer­da ese mo­men­to?

Fue un mo­men­to muy lin­do, so­bre to­do con Ro­nal­do. A él yo lo vi ju­gar y fue un ído­lo. A Ma­ra­do­na la­men­ta­ble­men­te no lo vi ju­gar, só­lo en vi­deos. Pe­ro me lle­na más el he­cho de ha­ber­los co­no­ci­do a am­bos, por­que fue­ron ju­ga­do­res increíbles, ído­los en to­do el mun­do, así que fe­liz de ha­ber­los co­no­ci­do.

¿Es­tá al tan­to la ape­la­ción de Bo­li­via an­te el TAS (Tri­bu­nal de Ar­bi­tra­je De­por­ti­vo) don­de re­cla­ma la de­vo­lu­ción de los pun­tos por el em­pa­te an­te Chile y el triun­fo so­bre Pe­rú?

Sí. Es­ta­mos pen­dien­tes de eso.

¿Le preocupa lo que pue­da su­ce­der con esos pun­tos que re­cla­ma Bo­li­via y las otras cin­co fe­de­ra­cio­nes que los apo­yan?

La ver­dad es que no nos preo­cu­pa­mos de eso, pe­ro ya nos he­mos da­do cuen­ta que hay co­sas que es­tán pa­san­do en con­tra nues­tra que no tie­nen ex­pli­ca­ción.

¿Qué co­sas?

Yo por lo me­nos creo que esa ape­la­ción va a ju­gar en con­tra nues­tra. Es­pe­ro que no sea así, pe­ro se es­tá ha­cien­do to­do pa­ra de­jar a Chile en el ca­mino. Pe­ro no lo van a lo­grar.

¿Cómo evi­ta­rán eso que di­ce?

No­so­tros va­mos a ga­nar en la can­cha, va­mos a ju­gar y va­mos a de­mos­trar que es­ta Se­lec­ción tiene mu­cho por en­tre­gar y que es­ta Se­lec­ción va a ir al Mun­dial igual­men­te.

Son só­lo cua­tro par­ti­dos don­de se jue­gan la op­ción de cla­si­fi­car.

Sí. Sa­be­mos que nos ju­ga­mos la cla­si­fi­ca­ción en es­tos par­ti­dos que vie­nen y por lo mis­mo nos va­mos a pre­pa­rar de muy bue­na for­ma. Pe­lea­rán un cu­po con la Ar­gen­ti­na de Jor­ge Sam­pao­li. ¿Cree us­ted que la pre­sen­cia de su ex en­tre­na­dor le da­rá un va­lor agre­ga­do a la se­lec­ción al­bi­ce­les­te? Lo di­je des­de un prin­ci­pio, cuan­do Sam­pao­li aga­rró la se­lec­ción ar­gen­ti­na, que iban a cla­si­fi­car igual­men­te.

¿Por qué es­tá tan se­gu­ro que Ar­gen­ti­na cla­si­fi­ca?

Es im­po­si­ble que un Mun­dial se jue­gue sin Mes­si. En­ton­ces ahí uno se da cuen­ta que Ar­gen­ti­na tiene que cla­si­fi­car sí o sí, y los de­más te­ne­mos que pe­lear. Bra­sil ya es­tá cla­si­fi­ca­do y los otros tres cu­pos los ten­dre­mos que de­fi­nir los que es­ta­mos pe­lean­do.

¿Qué sien­te que a la se­lec­ción chi­le­na se le con­si­de­re una de las me­jo­res del mun­do?

Nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos que to­dos nos ala­ben y ten­gan pa­la­bras de elo­gio ha­cia es­ta Se­lec­ción.

En va­rios me­dios im­por­tan­tes del mun­do des­ta­ca­ron el tra­ba­jo de es­ta Se­lec­ción. ¿Cree que us­te­des le cam­bia­ron el es­ta­tus al fútbol chi­leno?

Es lo que siem­pre qui­si­mos y es por lo que va­mos a se­guir lu­chan­do. No nos va­mos a que­dar so­la­men­te en lo que he­mos he­cho.

¿Cual es el te­cho de es­ta Se­lec­ción?

Creo que to­da­vía nos que­dan mu­chas co­sas por ha­cer y lo pró­xi­mo es cla­si­fi­car al Mun­dial de Ru­sia.

¿Qué vie­ne pa­ra us­ted en lo in­me­dia­to? ¿Vol­ve­rá al Cel­ta de Vi­go o cam­bia­rá de club?

Por aho­ra ten­go que vol­ver al Cel­ta. No he te­ni­do no­ti­cias de al­gún cam­bio, pe­ro siem­pre es­tá la op­ción de sa­lir. Ya ve­re­mos. ●

RE­CO­NO­CI­MIEN­TO PO­PU­LAR “Me han he­cho sen­tir im­por­tan­te, es­pe­cial y eso de ver­dad no lo es­pe­ra­ba...Me lle­na de or­gu­llo y de sa­tis­fac­ción”.

DE­JÓ ATRÁS LA TRIS­TE­ZA

“No me pue­do que­dar en los la­men­tos. El pró­xi­mo mes te­ne­mos dos par­ti­dos que son muy im­por­tan­tes y pa­ra los cua­les me de­bo pre­pa­rar. Nos ju­ga­mos el Mun­dial”.

APE­LA­CIÓN DE BO­LI­VIA EN EL TAS “No­so­tros va­mos a ga­nar en la can­cha. Va­mos a de­mos­trar que es­ta Se­lec­ción tiene mu­cho por en­tre­gar y que va­mos a ir igual al Mun­dial”.

FO­TO: GON­ZA­LO CONTRERAS

►► Mar­ce­lo Díaz po­sa pa­ra La Ter­ce­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.