¿EL GOL?

La Tercera - - Deportes - Ro­dri­go Se­púl­ve­da

vi­le­gia­dos que, sin asom­bro, mi­ra­ban de fren­te al cam­peón de Eu­ro­pa y lue­go,en la fi­nal, al cam­peón del mun­do. Cómo he­mos cam­bia­do. Cómo he­mos cre­ci­do. Cómo nos res­pe­tan. Or­gu­llo y emo­ción sen­tí ca­da vez que Chile en­tra­ba a la can­cha con una per­so­na­li­dad des­bor­dan­te, sin te­mor a na­da y con una con­fian­za ad­mi­ra­ble en una fi­lo­so­fía de jue­go me­mo­ri­za­da.

Aho­ra ce­rre­mos la Co­pa y mi­re­mos al fu­tu­ro, pe­ro con una lec­ción del pa­sa­do.¿Qué nos fal­tó pa­ra ser cam­peón? Hu­bo dos claves que sue­nan muy sim­ples, pe­ro que ter­mi­nan de­ci­dien­do to­do fren­te a los me­jo­res: el error y el gol. Cuan­do Án­ge­lo Sa­gal pa­teó el ba­lón al cie­lo se me apa­re­ció nue­va­men­te la ima­gen de Es­te­ban Pa­re­des. Des­de la

en­tre­ga de la nó­mi­na fi­nal que su ausencia me so­na­ba una equi­vo­ca­ción.Tal vez fui el úni­co que lo pen­sa­ba y que aún lo sos­ten­go, por ex­pe­rien­cia y efec­ti­vi­dad. Pa­re­des de­bía es­tar.

Chile de­be sin­ce­rar­se pa­ra com­ba­tir a las su­per­po­ten­cias y asu­mir que el gol es un fan­tas­ma que se ex­hi­be y des­apa­re­ce. Cuan­do se con­vier­te, se ol­vi­da to­do. Pe­ro cuan­do no ano­tas la alar­ma de­be so­nar fuer­te. Pre­fie­ro cu­brir­me an­tes de ca­len­tar la prue­ba. Sien­to que es bueno gri­tar si pre­ten­de­mos dar un gran sal­to en el mun­dial. Hoy te­nien­do a Sán­chez co­mo go­lea­dor his­tó­ri­co y a Var­gas co­mo su lu­gar­te­nien­te pa­re­cie­ra que es­ta­mos cu­bier­tos, sin em­bar­go, cuan­do el za­pa­to no tiene ti­za no ce­rra­mos los par­ti­dos.

Lo que ha­ce más no­to­rio es­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.