En 16 años ta­sa de mor­ta­li­dad de alz­héi­mer se du­pli­ca y la de pár­kin­son se quin­tu­pli­ca

► En 1997, 9,9 de ca­da 100 mil chi­le­nos mo­ría de alz­héi­mer. En 2013, la ci­fra se ele­vó a 20,4. ► En­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y ma­yor es­pe­ran­za de vi­da de las mu­je­res ex­pli­can el al­za.

La Tercera - - Sociedad - Ce­ci­lia Yá­ñez Ni­bal­do Ines­tro­sa Clau­dio Hetz Víc­tor Zá­ra­te

En 1997, 78.472 per­so­nas mu­rie­ron en el país. De ellas, 1.462 lo hi­cie­ron a cau­sa del alz­héi­mer y otras de­men­cias, en­fer­me­da­des que re­pre­sen­ta­ron el 1,8% del to­tal de muer­tes. Die­ci­séis años más tar­de, en 2013, esa en­fer­me­dad co­bró la vi­da de 3.595 per­so­nas, el 3,6% del to­tal de fa­lle­ci­dos en el país. En otras pa­la­bras, en 1997 por ca­da 100 mil per­so­nas, 9,9 mo­rían de alz­héi­mer mien­tras que en 2013, por ca­da cien mil, fa­lle­cían 20,4.

La en­fer­me­dad de pár­kin­son, con me­nos muer­tes to­ta­les, tu­vo un in­cre­men­to ma­yor en las ta­sas de mor­ta­li­dad (can­ti­dad de fa­lle­ci­dos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes). Si el alz­héi­mer du­pli­có su ta­sa de mor­ta­li­dad en es­te tiem­po, el pár­kin­son se quin­tu­pli­có: de 118 fa­lle­ci­dos se pa­só a 759 en 2013 lo que re­pre­sen­ta un au­men­to en la ta­sa de 0,8 por ca­da cien mil ha­bi­tan­tes a 4,3.

Con to­do es­te pa­no­ra­ma, di­cen los es­pe­cia­lis­tas, la si­tua­ción es preo­cu­pan­te, so­bre to­do si se con­si­de­ra que am­bas en­fer­me­da­des tie­nen re­la­ción con la edad y que ca­da año la ex­pec­ta­ti­va de vi­da cre­ce. En 2011, se­gún Es­ta­dís­ti­cas Vi­ta­les, los hom­bres vi­vían en pro­me­dio 74,4 años, mien­tras que las mu­je­res lle­ga­ban a los 80,4 años. De he­cho, Chile es el país que ha au­men­ta­do más rá­pi­da­men­te la ex­pec­ta­ti­va de vi­da

Se bus­can adul­tos ma­yo­res

A par­tir del 15 de ju­lio, neu­ro­psi­có­lo­gos del Cen­tro de Ge­ro­cien­cia, Sa­lud Men­tal y Me­ta­bo­lis­mo (Ge­ro) co­men­za­rán a re­clu­tar 300 ma­yo­res de 70 años de las co­mu­nas de Pro­vi­den­cia, Ma­cul y La Rei­na pa­ra par­ti­ci­par en un es­tu­dio pio­ne­ro. La idea es eva­luar fac­to­res cog­ni­ti­vos, so­cia­les, bio­ló­gi­cos, ge­né­ti­cos y me­dioam­bien­ta­les que lle­van al de­te­rio­ro del ce­re­bro y al de­sa­rro­llo de pa­to­lo­gías co­mo alz­héi­mer y otras de­men­cias. mil per­so­nas se es­ti­ma que su­fren pár­kin­son en Chile. 759 de ellos mu­rie­ron en 2013. per­so­nas fa­lle­cie­ron a cau­sa del alz­héi­mer du­ran­te el año 2013. al na­cer. Otro in­for­me de la ONU es­ti­mó que pa­ra el pe­río­do 2025- 2030, el país es­ta­rá en­tre las seis na­cio­nes del mun­do con ma­yor ex­pec­ta­ti­va de vi­da.

Pa­ra Clau­dio Hetz, in­ves­ti­ga­dor de Ge­ro y di­rec­tor al­terno de Ins­ti­tu­to Mi­le­nio de Neu­ro­cien­cia Bio­mé­di­ca de la U. de Chile, la prin­ci­pal ra­zón de es­te au­men­to es el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción. “El ín­di­ce de mor­ta­li­dad se­gui­rá au­men­ta­do. En 2050, se es­ti­ma que un cuar­to de la po­bla­ción ten­drá 60 años. Ha­brá una ta­sa más al­ta de mor­ta­li­dad y de en­fer­me­dad. Esas per­so­nas ya na­cie­ron y hoy tie­nen ca­si 30 años. Se­rá un gran pro­ble­ma de sa­lud. Se de­be ha­cer al­go hoy, de­fi­nir las va­ria­bles que in­flu­yen en es­tas en­fer­me­da­des que van a su­po­ner un mon­tón de re­cur­sos en el fu­tu­ro. Es­tas ci­fras son una alar­ma”, in­di­ca.

Si no se ac­túa pron­to, agre­ga, “ten­dre­mos una ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca en sa­lud pú­bli­ca por­que el país no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra asu­mir el cos­to”.

La mis­ma vi­sión tiene Ni­bal­do Ines­tro­sa, di­rec­tor del Cen­tro de En­ve­je­ci­mien­to y Re­ge­ne­ra­ción de la U. Ca­tó­li­ca. “La mor­ta­li­dad cre­ce por­que el prin­ci­pal fac­tor de ries­go pa­ra el alz­héi­mer es la edad y to­das las co­sas que ocu­rren con ella, la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, la obe­si­dad son to­dos fac­to­res de ries­go pa­ra el alz­héi­mer y otras en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas tam­bién”, di­ce.

Víc­tor Zá­ra­te, di­rec­tor de Me­di­ci­na de la U. San Se­bas­tián, se­ña­la que se de­be pro­yec­tar el fu­tu­ro de la sa­lud del país con es­tos dos ma­les que res­tan años de vi­da y su­man muer­tes pre­ma­tu­ras. Son di­fí­ci­les de diag­nos­ti­car, por lo que va­rios pa­cien­tes ac­ce­den tar­de a al­gún tratamiento. “El pár­kin­son, por ejem­plo, es­tá en GES por­que es una pa­to­lo­gía con gran car­ga. Has­ta el año pa­sa­do, se es­ti­ma­ba que unos 28 mil pa­cien­tes te­nían co­ber­tu­ra pe­ro son cer­ca de 100 mil los en­fer­mos. Las dos en­fer­me­da­des tie­nen un im­pac­to en la fa­mi­lia y se de­be con­si­de­rar en el fu­tu­ro. Re­quie­ren apo­yo de si­quia­tras, neu­ró­lo­gos y aten­ción en la sa­lud pri­ma­ria y de hos­pi­ta­les. To­das es­tas va­ria­bles se de­ben pen­sar en las pro­yec­cio­nes de sa­lud pú­bli­ca”, sin­te­ti­za Zá­ra­te.

Hor­mo­nas

Res­pec­to del in­cre­men­to en la ta­sa de mor­ta­li­dad fe­me­ni­na de alz­héi­mer, que au­men­tó 15 pun­tos por­cen­tua­les fren­te a po­co más de 5 pun­tos por­cen­tua­les de los va­ro­nes, Ines­tro­sa ex­pli­ca que los es­tró­ge­nos, la hor­mo­na fe­me­ni­na que de­cae con la me­no­pau­sia es un fac­tor pro­tec­tor. “An­tes de la me­no­pau­sia hom­bres y mu­je­res tie­nen el mis­mo ries­go de en­fer­mar, pe­ro des­pués de es­te pe­río­do, el ries­go en la mu­jer sube cin­co ve­ces”, di­ce. Es una ra­zón por la que es im­por­tan­te con­tar con te­ra­pia de re­em­pla­zo hor­mo­nal en las mu­je­res.

En tér­mi­nos sen­ci­llos, im­pi­de la acu­mu­la­ción de pla­cas ami­loi­des en el ce­re­bro. En cam­bio, ex­pli­ca, “los hom­bres no tie­nen es­tró­ge­nos pe­ro sí una en­zi­ma que trans­for­ma la tes­tos­te­ro­na en es­tró­geno pe­ro so­lo en el ce­re­bro. Esa es una de la ra­zón por la que en ellos no au­men­ta tan­to”.

A es­to se agre­ga, que en ge­ne­ral, las mu­je­res vi­ven más años que los hom­bres.

Pár­kin­son

Hetz re­cal­ca que tam­bién es ne­ce­sa­rio ha­cer es­tu­dios am­bien­ta­les pa­ra sa­ber qué tan­to in­flu­ye la con­ta­mi­na­ción y los me­ta­les pe­sa­dos y el es­trés de las gran­des ciu­da­des en es­tas dos en­fer­me­da­des. “En ciu­da­des co­mo Santiago, o en la zo­na nor­te don­de hay zo­nas mi­ne­ras, se de­be re­vi­sar si hay más muer­te por pár­kin­son. Las neu­ro­nas do­pa­mi­nér­gi­cas son muy sen­si­bles a los fac­to­res am­bien­ta­les”.

Lo que sí es se­gu­ro es que las ci­fras de mor­ta­li­dad y de pre­va­len­cia de la en­fer­me­dad cre­ce­rán. En el ca­so del pár­kin­son, Hetz in­di­ca que son po­cas las per­so­nas que mue­ren fi­nal­men­te por es­ta cau­sa, pe­ro mu­chas las que vi­ven mu­chos años con ella y con una ma­la ca­li­dad de vi­da.b

“La edad y los cam­bios que ocu­rren con ella, son fac­tor de ries­go pa­ra am­bas en­fer­me­da­des”.

U. Ca­tó­li­ca.

“So­bre los 80 años, una de ca­da dos per­so­nas desa­rro­lla­rá alz­héi­mer”.

U. de Chile

“Am­bas tie­nen un im­pac­to en la ca­li­dad de vi­da del pa­cien­te y tam­bién de su fa­mi­lia”

U. San Se­bas­tián

54

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.