Es­cri­bir o aho­gar­se

La Tercera - - Opinión - Álvaro Ma­tus Pe­rio­dis­ta

EN UNA en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en es­tas pá­gi­nas, el his­to­ria­dor Ga­briel Sa­la­zar la­men­ta­ba que no exis­tie­ra un think tank de iz­quier­da. Cuan­do se­ña­la­ba que se ha per­di­do el es­pí­ri­tu que te­nían las ONG, in­me­dia­ta­men­te uno re­cuer­da que so­lo en la Flac­so tra­ba­ja­ban Brun­ner, Ga­rre­tón y Mou­lian. Es­te úl­ti­mo, re­cor­de­mos, es­cri­bió el li­bro más in­flu­yen­te de la tran­si­ción: Chi­le ac­tual, anato­mía de un mi­to. Hoy los in­te­lec­tua­les, aun­que es­tén en una uni­ver­si­dad del Cruch, de­ja­ron de ser pú­bli­cos. Es­tán con­su­mi­dos en una ca­rre­ra per­so­na­lí­si­ma, cu­yo cam­po de ba­ta­lla es el de las re­vis­tas in­de­xa­das.

En la de­re­cha han apa­re­ci­do un par de cen­tros de pen­sa­mien­to en los úl­ti­mos años, pe­ro bas­ta es­cu­char a su can­di­da­to pre­si­den­cial pa­ra sa­ber el pe­so que las ideas tie­nen en el sec­tor. Pa­ra Pi­ñe­ra to­do se re­du­ce a la di­men­sión eco­nó­mi­ca, co­mo si los te- mo­res y sue­ños que ca­da uno anida en lo más ín­ti­mo fue­ran siem­pre una cues­tión de cre­ci­mien­to o pro­duc­ti­vi­dad. La po­lí­ti­ca vis­ta co­mo la en­car­ga­da de dar­le for­ma a las ex­pec­ta­ti­vas y de­seos de la gen­te es al­go por com­ple­to ajeno a su dis­cur­so.

Le­yen­do En el ca­fé de los exis­ten­cia­lis­tas, un li­bro ex­cep­cio­nal de Sarah Ba­ke­well so­bre el mo­vi­mien­to fi­lo­só­fi­co más in­flu­yen­te del si­glo XX, es im­po­si­ble no ma­ra­vi­llar­se con la pa­sión con que Ca­mus, Sar­tre, Si­mo­ne De Beau­voir, Art­hur Koestler, Han­nah Arendt o Ray­mond Aron dis­cu­tían en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y en co­lo­quios uni­ver­si­ta­rios so­bre con­cep­tos co­mo li­ber­tad y com­pro­mi­so.

Sar­tre, el más ra­di­cal de to­dos, lle­gó a de­cir que ha­bía que “es­cri­bir o aho­gar­se”, ex­pre­sión que cris­ta­li­za bue­na par­te de sus en­sa­yos con­tin­gen­tes. La re­vis­ta Les Temps Mo­der­nes fue el es­ce­na­rio de un de­ba­te ál­gi­do pro­du­ci­do des­de me­dia­dos de los años 40, cuan­do Eu­ro­pa es­ta­ba en el sue­lo y, por lo mis­mo, es­ta­ba to­do por ha­cer­se (y pen­sar­se). Pe­ro las po­lé­mi­cas se su­ce­die­ron en el tiem­po, a pro­pó­si­to de la gue­rra de Co­rea, de la in­de­pen­den­cia de Ar­ge­lia o de las in­va­sio­nes so­vié­ti­cas a Hun­gría y Che­cos­lo­va­quia.

Lo que que­da, más allá de lo erra­das que hoy se ven al­gu­nas pos­tu­ras, es la pa­sión por cap­tar la den­si­dad de la vi­da y la vo­lun­tad de for­mu­lar las pre­gun­tas que in­co­mo­da­ban al po­der y que, sin du­da, in­quie­ta­ban a los ciu­da­da­nos en lo más pro­fun­do de su ser. In­te­rro­gar­se, por ejem­plo, qué so­mos y qué de­be­ría­mos ha­cer. O pre­gun­tar­se qué efec­to tie­ne una de­ter­mi­na­da po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra los me­nos fa­vo­re­ci­dos. O si es jus­ti­fi­ca­ble una gue­rra en nom­bre de un ideal (llá­me­se co­mu­nis­mo o de­mo­cra­cia).

Son pre­gun­tas que es­tán a la ba­se de la li­ber­tad in­di­vi­dual y que tras­cien­den el con­tex­to his­tó­ri­co en que se des­ple­gó el de­ba­te de los exis­ten­cia­lis­tas. La no­ción de pri­va­ci­dad, por ejem­plo, nun­ca ha­bía si­do tan vul­ne­ra­ble co­mo aho­ra. Lo mis­mo ocu­rre con la ne­ce­si­dad de te­ner el con­trol de la pro­pia vi­da más allá de las al­ter­na­ti­vas de con­su­mo. Se­ría bueno es­cu­char a nues­tros in­te­lec­tua­les re­fe­rir­se a fe­nó­me­nos a los que nos ve­mos en­fren­ta­dos día a día y que, des­de lue­go, tam­bién de­bie­ran for­mar par­te del gran re­la­to po­lí­ti­co de las fuer­zas en pug­na.

En la de­re­cha han apa­re­ci­do nue­vos

pe­ro bas­ta es­cu­char a su can­di­da­to pa­ra sa­ber el pe­so que las ideas tie­nen en el sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.