La dispu­ta del cen­tro

La Tercera - - Opinión - Ser­gio Mu­ñoz Ri­ve­ros Ana­lis­ta po­lí­ti­co

SEBASTIÁN Pi­ñe­ra re­ci­bió el res­pal­do de 827.347 elec­to­res en la pri­ma­ria de la de­re­cha, lo que constituye un ca­pi­tal muy es­ti­ma­ble con vis­tas a no­viem­bre. Tie­ne sin du­da una gran po­si­bi­li­dad de ga­nar la Pre­si­den­cia. Por cier­to que su fuer­za es­tá co­rre­la­cio­na­da con la al­ta des­apro­ba­ción al go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let y el re­cha­zo que des­pier­ta la Nue­va Ma­yo­ría (o lo que res­ta de ella). El da­to du­ro es que la ma­yo­ría de los chi­le­nos no quie­re la con­ti­nui­dad del ex­pe­ri­men­to de es­tos años, ni tam­po­co al­go que se le pa­rez­ca.

El ros­tro de la con­ti­nui­dad, Ale­jan­dro Gui­llier, ba­jó de 12% a 9% en la en­cues­ta se­ma­nal Ca­dem, y de 21% a 15% en la men­sual de Adi­mark. Su de­cli­ve es­tá a la vis­ta, y el fac­tor de­ter­mi­nan­te han si­do sus fa­len­cias, con­fu­sio­nes y zig­za­gueos en un rol pa­ra el cual ca­re­ce de atri­bu­tos. Es ilus- tra­ti­vo leer su pro­gra­ma pa­ra ha­cer­se una idea de adón­de iría a pa­rar el país en un hi­po­té­ti­co go­bierno su­yo.

En to­do ca­so, te­ne­mos la obli­ga­ción de re­cor­dar que las elec­cio­nes no de­ben dar­se por ga­na­das ni por per­di­das an­tes del con­teo de los vo­tos. Fal­tan cua­tro me­ses y to­da­vía pue­den pa­sar mu­chas co­sas, por ejem­plo que un can­di­da­to ex­pe­ri­men­te una cri­sis vo­ca­cio­nal, o que crez­ca el in­te­rés por vo­tar en­tre aque­llas per­so­nas que has­ta hoy no mar­can pre­fe­ren­cia o in­clu­so du­dan de la uti­li­dad del su­fra­gio. Si au­men­ta sus­tan­cial­men­te el nú­me­ro de vo­tan­tes, el pai­sa­je pue­de va­riar.

La en­cues­ta CEP de abril/ma­yo pi­dió a los con­sul­ta­dos que se ubi­ca­ran en una lí­nea en la que 1 es la ex­tre­ma iz­quier­da y 10 la ex­tre­ma de­re­cha. El 16% se ubi­có en­tre 1 y 4 (iz­quier­da); el 32% en­tre 5 y 6 (cen­tro); y el 12% en­tre 7 y 10 (de­re­cha). Otros son­deos han des­cri­to un cua­dro si­mi­lar. En con­se­cuen­cia, no es aven­tu­ra­do afir­mar que la elec­ción pre­si­den­cial se de­fi­ni­rá en el es­pa­cio del cen­tro, que se aso­cia con equi­li­brio, mo­de­ra­ción y re­ce­lo ha­cia las pos­tu­ras ex­tre­mas. Abun­dan los in­di­cios de que la ma­yo­ría del país no quie­re cam­bios es­pas­mó­di­cos y de efec­tos du­do­sos, sino gra­dua­les y bien pen­sa­dos.

Hoy no exis­te una cla­ra al­ter­na­ti­va de cen­tro. Es­to ofre­ce una opor­tu­ni­dad a Ca­ro­li­na Goic, pe­ro la con­di­ción es que la DC se jue­gue a fon­do por esa pers­pec­ti­va. En otras pa­la­bras, que sus di­ri­gen­tes y par­la­men­ta­rios se con­ven­zan de que el futuro no pa­sa por la reunión de los lu­nes en La Mo­ne­da. Ello im­pli­ca es­ta­ble­cer otro eje de re­fe­ren­cia y ar­ti­cu­lar un dis­cur­so di­fe­ren­cia­dor, que apues­te fuer­te por la go­ber­na­bi­li­dad, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la in­clu­sión so­cial y las re­for­mas de an­cha ba­se. Si la can­di­da­ta DC en­car­na eso, pue­de in­ter­pre­tar a mu­cha gen­te que, lue­go de la ex­pe­rien­cia de es­tos años, sien­te fas­ti­dio por los pro­yec­tos des­me­su­ra­dos y va­lo­ra en cam­bio las pro­pues­tas rea­lis­tas, que me­jo­ren efec­ti­va­men­te las con­di­cio­nes de vi­da. Se tra­ta de los chi­le­nos que de­man­dan pro­gre­so real, no castillos en el ai­re. So­lo la can­di­da­ta DC pue­de dispu­tar­le a Pi­ñe­ra el es­pa­cio del cen­tro. Por su­pues­to que ello no se re­la­cio­na úni­ca­men­te con la elec­ción, sino con la siem­bra pa­ra el futuro.

Hoy no hay una cla­ra al­ter­na­ti­va de cen­tro. Es una opor­tu­ni­dad pa­ra Ca­ro­li­na Goic. La con­di­ción es que la DC se jue­gue a fon­do por esa pers­pec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.