Prohi­bi­cio­nes anacró­ni­cas

La Tercera - - Opinión - Co­men­te en

LA RE­CIEN­TE jor­na­da elec­to­ral re­gis­tró una par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na que su­peró las pre­vi­sio­nes de las au­to­ri­da­des y los pro­nós­ti­cos de mu­chos ana­lis­tas, quie­nes con­si­de­ra­ban que el vo­to vo­lun­ta­rio, la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes y el desem­pe­ño de los can­di­da­tos en los de­ba­tes se­rían un fuer­te di­sua­si­vo. Si bien la res­pues­ta ciu­da­da­na en es­ta oca­sión fue po­si­ti­va, las au­to­ri­da­des ha­rían bien en eva­luar re­for­mas que fa­ci­li­ten las con­di­cio­nes en que es­te pro­ce­so se rea­li­za, de mo­do que las jor­na­das elec­to­ra­les sean par­te de la nor­ma­li­dad y no se trans­for­men en una al­te­ra­ción de las ac­ti­vi­da­des que se rea­li­zan en el país.

La cir­cuns­tan­cia de que el país ha­ya op­ta­do ha­ce cin­co años por un mo­de­lo de vo­to vo­lun­ta­rio, con­di­cio­na que la ex­cep­ción no es­tá den­tro de la ex­pec­ta­ti­va de los ciu­da­da­nos en es­ta ma­te­ria, y que prohi­bi­cio­nes co­mo la del fun­cio­na­mien­to de cen­tros co­mer­cia­les -no así de otro ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos, co­mo por ejem­plo los ca­si­nos- o la ven­ta de al­cohol -cu­yo con­su­mo so­lo de­be­ría es­tar res­trin­gi­do al in­te­rior de los lo­ca­les de vo­ta­ción- re­sul­tan a es­tas al­tu­ras anacró­ni­cas, pues no se ve có­mo ello pue­de lle­gar a afec­tar el or­den pú­bli­co. La pre­sen­cia de uni­for­ma­dos en los re­cin­tos de vo­ta­ción es una me­di­da su­fi­cien­te pa­ra ase­gu­rar el co­rrec­to desa­rro­llo del pro­ce­so, y la obli­ga­ción le­gal de los em­plea­do­res de dar tiem­po a sus tra­ba­ja­do­res pa­ra con­cu­rrir a vo­tar ga­ran­ti­za el ejer­ci­cio de es­te de­re­cho.

La ex­pe­rien­cia en otros paí­ses de­mues­tra que res­tric­cio­nes de es­ta na­tu­ra­le­za no son ne­ce­sa­rias. Los es­fuer­zos de la au­to­ri­dad de­ben con­cen­trar­se en aque­llos as­pec­tos que ob­je­ti­va­men­te pue­dan po­ner en ries­go el pro­ce­so elec­cio­na­rio, pro­cu­ran­do in­ter­fe­rir lo me­nos po­si­ble en las ac­ti­vi­da­des nor­ma­les de la ciu­da­da­nía, lo que va en con­so­nan­cia con una ma­yor ma­du­rez cí­vi­ca.

Ten­go que ir per­so­na por per­so­na, ¡ten­go que lle­var 34 mil per­so­nas an­te un no­ta­rio en pue­blos que no hay no­ta­rio! (…) El pro­ble­ma son los no­ta­rios, hay que mo­vi­li­zar no­ta­rios”.

Ale­jan­dro Gui­llier

La Se­gun­da | 05 | 07 | 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.