Bo­chor­no­sa ac­tua­ción de dipu­tados en ca­so Se­na­me Los dipu­tados que aho­ra re­cha­zan el in­for­me de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra de­ben ex­pli­car al país el por­qué de su im­pre­vis­to cam­bio de cri­te­rio.

La Tercera - - Opinión -

LA CÁ­MA­RA de Dipu­tados re­cha­zó por 47 vo­tos en con­tra -ade­más de 13 abs­ten­cio­ne­sel in­for­me de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del Se­na­me -tam­bién co­no­ci­da co­mo “Se­na­me II”, pa­ra di­fe­ren­ciar­lo de un an­te­rior in­for­me de la pro­pia Cá­ma­ra-, en el cual se es­ta­ble­ce una ca­te­gó­ri­ca res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do en el mal­tra­to y de­gra­da­ción de me­no­res en ho­ga­res ba­jo de­pen­den­cia es­ta­tal, y don­de por primera vez se bus­có iden­ti­fi­car a res­pon­sa­bles con­cre­tos, en­tre ellos la ex­mi­nis­tra de Jus­ti­cia Ja­vie­ra Blan­co, a quien el in­for­me atri­bu­yó “ne­gli­gen­cia inex­cu­sa­ble”. De es­ta for­ma, un do­cu­men­to que to­mó ocho me­ses de ela­bo­ra­ción y que vol­vía a re­le­var las in­hu­ma­nas con­di­cio­nes de me­no­res en si­tua­ción vul­ne­ra­ble, ha que­da­do en na­da.

Se­gún tras­cen­dió, el ar­tí­fi­ce de es­te re­cha­zo fue el pro­pio go­bierno, que pa­ra es­tos efec­tos des­ple­gó un in­ten­so lobby a car­go de cua­tro mi­nis­tros -ex­tra­ña­men­te, en­tre ellos fi­gu­ra­ba el ti­tu­lar de Ha­cien­da, cu­yo rol es­tra­té­gi­co co­mo je­fe de las fi­nan­zas pú­bli­cas ha­ce ne­ce­sa­rio acla­rar qué pa­pel desem­pe­ñó en es­tas ne­go­cia­cio­nes-, pa­ra cu­yos efec­tos se ela­bo­ró una com­ple­ta mi­nu­ta que se dis­tri­bu­yó en­tre los par­la­men­ta­rios del ofi­cia­lis­mo. En­tre otros pun­tos, allí se ha­cía ver que era un ex­ce­so pre­ten­der ra­di­car to­da la res­pon­sa­bi­li­dad en una so­la per­so­na -co­sa que el in­for­me de la Cá­ma­ra de he­cho no ha­ce-, y que al ata­car a una ex co­la­bo­ra­do­ra del go­bierno tam­bién se es­ta­ba in­fli­gien­do un da­ño a la pro­pia Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca.

Pues­to que des­de ha­ce tiem­po el go­bierno ya ha­bía blin­da­do a la ex­mi­nis­tra Blan­co -el co­ro­la­rio de aque­llo fue ha­ber­la nom­bra­do co­mo con­se­je­ra del Con­se­jo de De­fen­sa del Es­ta­do, un co­di­cia­do car­go vir­tual­men­te vi­ta­li­cio-, no era es­pe­ra­ble que es­ta vez el Eje­cu­ti­vo to­ma­ra una ac­ti­tud di­fe­ren­te. Aun­que tal pro­ce­der es la­men­ta­ble, pues con ello se mi­ni­mi­za la gra­ve­dad de lo ocu­rri­do en el Se­na­me, en cam­bio re­sul­ta pro­fun­da­men­te con­tra­dic­to­rio el gi­ro de va­rios dipu­tados, en par­ti­cu­lar de al­gu­nos que fue­ron par­tí­ci­pes de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, que ha­bien­do con­sen­sua­do di­cho in­for­me ha­ce ape­nas se­ma­nas con­sin­tien­do en in­di­vi­dua­li­zar a los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos-, aho­ra en sa­la lo re­cha­zan. En re­des so­cia­les, por ejem­plo, se han he­cho no­tar, en­tre otros, los ca­sos del dipu­tado in­de­pen­dien­te Re­né Saf­fi­rio, quien fue uno de los más du­ros cues­tio­na­do­res del rol ju­ga­do por el Es­ta­do -y que in­clu­so ha­bía pre­sio­na­do pa­ra in­cluir en es­te in­for­me a la ex­mi­nis­tra Blan­co-, y de la dipu­tada PC Ca­mi­la Vallejo, quien an­te­rior­men­te ha­bía he­cho una sen­ti­da de­fen­sa de los ni­ños mal­tra­ta­dos por el Se­na­me.

Es des­con­cer­tan­te que los mis­mos dipu­tados que ha­bían apro­ba­do el in­for­me en ge­ne­ral, aho­ra se­ña­len que és­te es “va­go”, “es­tá mal he­cho” o es de­ma­sia­do “ge­né­ri­co”. Sin du­da al país se le de­be una ex­pli­ca­ción me­jor, que con es­tu­por ob­ser­va có­mo la pro­pia Cá­ma­ra pa­re­ce es­tar vul­ne­ran­do su pro­pio de­ber cons­ti­tu­cio­nal de fis­ca­li­zar los ac­tos de go­bierno e iden­ti­fi­car las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas del ca­so. Que­da en evi­den­cia un do­ble es­tán­dar que des­pres­ti­gia el rol de los par­la­men­ta­rios, pues no se ob­ser­va el mis­mo ce­lo pa­ra de­nun­ciar los abu­sos y ha­cer efec­ti­vas las res­pon­sa­bi­li­da­des cuan­do se tra­ta de or­ga­nis­mos del Es­ta­do que han fa­lla­do, lo que de se­gu­ro no hu­bie­se ocu­rri­do si las cul­pa­bles fue­sen en­ti­da­des pri­va­das, a las que ya se les ha­bría de­man­da­do un com­ple­to plan de so­lu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.