Im­pli­can­cias del cam­bio de Mer­kel en cuan­to a ma­tri­mo­nio gay

La Tercera - - Opinión -

En el es­ce­na­rio de la pre­cam­pa­ña elec­to­ral, si bien An­ge­la Mer­kel cam­bió su ro­tun­do no al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual con adop­ción, abrién­do­se a que los par­la­men­ta­rios de CDU “vo­ta­ran en conciencia”, la ini­cia­ti­va fi­nal­men­te fue apro­ba­da la se­ma­na pa­sa­da.

●No hay du­das que las tác­ti­cas elec­to­ra­les ju­ga­ron un pa­pel, tam­po­co hay ra­zo­nes pa­ra acu­sar a Mer­kel de hi­po­cre­sía por se­guir su conciencia al vo­tar no. De eso se tra­ta la po­lí­ti­ca; de es­cu­char a los vo­tan­tes, re­co­no­cer cam­bios en los pa­tro­nes so­cia­les y acep­tar que un pun­to de vis­ta ya no es la creen­cia pre­do­mi­nan­te.

New York Times. EE.UU. I 02.07.2017

●P●r● sus se­gui­do­res Mer­kel es una de­mó­cra­ta ejem­plar (...) Pa­ra sus crí­ti­cos, ella sim­ple­men­te si­gue a la opi­nión pú­bli­ca y es de­ma­sia­do hi­per­cau­ta. Su cam­bio en el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual es una ilus­tra­ción bien­ve­ni­da de sus for­ta­le­zas. Que lle­gue tan tar­de re­cuer­da a los vo­tan­tes sus li­mi­ta­cio­nes.

The Eco­no­mist. Reino Uni­do I 01.07.2017

●Pe­ro la de­ci­sión de Mer­kel tam­bién fue con­sis­ten­te con su pro­pio es­ti­lo (...). Esa po­si­ción am­bi­gua im­pli­ca que, mien­tras ga­na­ba aplau­sos por per­mi­tir que su­ce­die­ra, con­ser­vó al­go de cré­di­to en la ba­se con­ser­va­do­ra de su par­ti­do.

Irish Times. Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da I 04.07.2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.