En el día de la in­de­pen­den­cia el cha­vis­mo irrum­pe en el Parlamento

► Ma­ni­fes­tan­tes a fa­vor del go­bierno en­tra­ron y agre­die­ron a los dipu­tados opo­si­to­res. ► Ho­ras an­tes, el Vi­ce­pre­si­den­te del país ha­bía rea­li­za­do un ac­to en la Asam­blea Na­cio­nal.

La Tercera - - Mundo - Pe­dro Sch­war­ze Ta­reck El Ais­sa­mi Ni­co­lás Ma­du­ro To­más Bor­ges

La se­de de la Asam­blea Na­cio­nal, el Parlamento ve­ne­zo­lano, se con­vir­tió ayer en el es­ce­na­rio del con­flic­to en­tre el go­bierno y la opo­si­ción, du­ran­te el 206° aniver­sa­rio de la fir­ma del ac­ta de in­de­pen­den­cia del país. Eso, cuan­do unos 200 se­gui­do­res del Eje­cu­ti­vo cha­vis­ta de Ni­co­lás Ma­du­ro irrum­pie­ron en la se­de del Le­gis­la­ti­vo –don­de es ma­yo­ría la opo­si­ción- ata­ca­ron a al­gu­nos dipu­tados y fun­cio­na­rios, lan­za­ron ga­ses la­cri­mó­ge­nos y po­ten­tes fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

El in­ci­den­te de­jó 12 he­ri­dos, cin­co de ellos con­gre­sis­tas, y lle­vó in­clu­so a Ma­du­ro a con­de­nar los he­chos que se pro­du­je­ron cuan­do él par­ti­ci­pa­ba en el fi­nal de un des­fi­le mi­li­tar. El go­ber­nan­te di­jo que “no acep­to la vio­len­cia de na­die” y pi­dió que sea in­da­ga­do el in­gre­so por la fuer­za a la Asam­blea Na­cio­nal, que de­fi­nió co­mo un su­ce­so “ex­tra­ño”.

Más tar­de, el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia, Mai­kel Moreno, re­cha­zó los sucesos y ad­vir­tió que se cas­ti­ga­rá es­ta “bar­ba­rie”.

Esa ver­da­de­ra ba­ta­lla cam­pal fue la ter­ce­ra si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria que se re­gis­tró ayer en la se­de del Le­gis­la­ti­vo. Eso por­que a primera ho­ra fun­cio­na­rios chavistas se hi­cie­ron pre­sen­tes en ese re­cin­to pa­ra rea­li­zar una ce­re­mo­nia, que no es­ta­ba pro­gra­ma­da, con mo­ti­vo del aniver­sa­rio de la in­de­pen­den­cia. El Vi­ce­pre­si­den­te Ta­reck El Ais­sa­mi, el mi­nis­tro de De­fen­sa y je­fe de la Fuer­za Ar­ma­da, Vla­di­mir Pa­drino Ló­pez, miem­bros del ga­bi­ne­te y par­ti­da­rios del go­bierno ves­ti­dos de ro­jo, lle­va­ron a ca­bo un ac­to, con el apo­yo de la Guar­dia Na­cio­nal, que cus­to­dió el edi­fi­cio.

Du­ran­te la ce­re­mo­nia –al­go que fue de­fi­ni­do co­mo un “asal­to” por par­te de la opo­si­ción­fue ex­pues­ta el ac­ta de

Con­duc­tor de TV cha­vis­ta

Os­wal­do Ri­ve­ro, con­duc­tor de un pro­gra­ma de la te­le­vi­so­ra es­ta­tal, di­jo en un vi­deo que di­fun­dió por Twit­ter que él es­tu­vo en los al­re­de­do­res de la Asam­blea Na­cio­nal y que la ac­ción fue una pro­tes­ta en con­tra de “los que nos han es­con­di­do la co­mi­da, los que es­tán ha­cien­do ac­tos te­rro­ris­tas”.

in­de­pen­den­cia y El Ais­sa­mi pro­nun­ció un dis­cur­so de unos 15 mi­nu­tos en el que acu­só a la opo­si­ción de te­ner “se­cues­tra­do” el Le­gis­la­ti­vo, des­de que ga­nó am­plia­men­te las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de di­ciem­bre de 2015. “Es­ta­mos pre­ci­sa­men­te en las ins­ta­la­cio­nes de un po­der del Es­ta­do que ha si­do se­cues­tra­do por la mis­ma oli­gar­quía que trai­cio­nó a Bo­lí­var y su cau­sa”, di­jo el Vi­ce­pre­si­den­te.

En­ton­ces El Ais­sa­mi -so­bre quien pe­sa una san­ción del De­par­ta­men­to del Tesoro de Es­ta­dos Uni­dos, por acu­sa­cio­nes de par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des de nar­co­trá­fi­co- pro­nun­ció las pa­la­bras que al­gu­nos han se­ña­la­do co­mo la ins­ti­ga­ción de lo que vino des­pués. “Al pue­blo de a pie (lo lla­mo) a que ven­ga a es­te sa­lón a to­mar ju­ra­men­to de nue­vo y asu­mir es­ta pro­cla­ma pa­ra con­du­cir en los tiem­pos fu­tu­ros nues­tro país ha­cia una gran vic­to­ria. Es la ho­ra de los pue­blos. Es la ho­ra de los re­vo­lu­cio­na­rios”, di­jo.

Ho­ras des­pués, cuan­do los fun­cio­na­rios y par­ti­da­rios del go­bierno ya se ha­bían re­ti­ra­do y mu­chos de ellos se ha­bía di­ri­gi­do al des­fi­le mi­li­tar que era en­ca­be­za­do por Ma­du­ro, se lle­vó a ca­bo la ce­re­mo­nia de la Asam­blea Na­cio­nal por el día de la in­de­pen­den­cia. Ahí, el ti­tu­lar del Le­gis­la­ti­vo, Ju­lio Bor­ges, di­jo que la jor­na­da de ayer es “un día es­pe­cial pa­ra quie­nes lu­cha­mos por la in­de­pen­den­cia y la li­ber­tad”.

Bor­ges des­ta­có que Ma­du­ro “cons­pi­ra pa­ra des­truir la for­mu­la re­pu­bli­ca­na de la na­ción” e in­ten­ta “im­po­ner un frau­de cons­ti­tu­yen­te”, en re­fe­ren­cia a la con­vo­ca­to­ria del 30 de ju­lio, a elec­ción pa­ra ele­gir la asam­blea que re­dac­ta­rá una nue­va Cons­ti­tu­ción.

Cerca del me­dio­día, sin em­bar­go, un gru­po de per­so­nas que des­de tem­prano se ma­ni­fes­ta­ban en los al­re­de­do­res, se acer­có a la Asam­blea Na­cio­nal e in­gre­só a sus pa­tios des­pués de que el des­ta­ca­men­to de la Guar­dia Na­cio­nal le abrió el pa­so. Al­gu­nos de los su­pues­tos par­ti­da­rios del go­bierno, con sus ca­ras cu­bier­tas, lle­va­ban tu­bos, ban­de­ras ve­ne­zo­la­nas e in­clu­so bom­bas la­cri­mó­ge­nas y fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Ver­sio­nes ase­gu­ra­ron que al­gu­nos de ellos te­nían ar­mas de fue­go.

Des­pués de va­rios in­ten­tos

“Al pue­blo de a pie a que ven­ga a es­te sa­lón a to­mar ju­ra­men­to de nue­vo”.

Vi­ce­pre­si­den­te de Venezuela

“Con­deno esos he­chos. He or­de­na­do una in­ves­ti­ga­ción pa­ra que se ha­ga jus­ti­cia. No acep­to vio­len­cia de na­die”.

Pre­si­den­te de Venezuela

“Un go­bierno que ha­ce lo que hi­zo hoy con su Parlamento es un go­bierno dé­bil”.

Pre­si­den­te del Parlamento

por im­pe­dir­les el pa­so, los ma­ni­fes­tan­tes lo­gra­ron in­gre­sar al edi­fi­cio pro­du­cién­do­se una gran ba­taho­la. Se­gún Bor­ges, al me­nos cin­co dipu­tados, co­mo Amé­ri­co de Gra­zia y Ar­man­do de Ar­mas, y sie­te fun­cio­na­rios re­sul­ta­ron he­ri­dos, en un “epi­so­dio de ver­güen­za e in­fa­mia”. Fue so­lo tras una in­ten­sa gol­pi­za, que los miem­bros de la Guar­dia Na­cio­nal sa­ca­ron a los ma­ni­fes­tan­tes.

Me­dios lo­ca­les mos­tra­ron imá­ge­nes del mo­men­to en que De Gra­zia era sa­ca­do en bra­zos in­cons­cien­te, tras ser gol­pea­do en la ca­be­za con un tu­bo pa­ra ser lle­va­do a un cen­tro de sa­lud. “Un go­bierno que ha­ce lo que hi­zo hoy con su Parlamento es un go­bierno dé­bil, es un go­bierno caí­do, es un go­bierno co­bar­de”, de­cla­ró Bor­ges.

Pe­se a que los ma­ni­fes­tan­tes fue­ron sa­ca­dos del edi­fi­cio de la Asam­blea Na­cio­nal, mu­chos de ellos per­ma­ne­cie­ron en los al­re­de­do­res e im­pi­die­ron a los dipu­tados, em­plea­dos y pe­rio­dis­tas sa­lir del lu­gar. En las cer­ca­nías de la Asam­blea se es­cu­cha­ron va­rias bom­bas de rui­do, de­to­na­das su­pues­ta­men­te por los sim­pa­ti­zan­tes de Ma­du­ro. Só­lo des­pués de nue­ve ho­ras, la Guar­dia Na­cio­nal dio luz ver­de a los que es­ta­ban al in­te­rior del edi­fi­cio pa­ra re­ti­rar­se. ●

FO­TO: EFE

►► Los dipu­tados Luis Ste­fa­ne­lli (iz­quier­da) y Jo­se Reg­nault (d) en un pa­si­llo de la Asam­blea Na­cio­nal, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.