Mue­re Na­va­rro Valls, “la voz” del Pa­pa Juan Pablo II

► Du­ran­te 22 años fue por­ta­voz pa­pal. Te­nía 80 años y fue clave en la mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma de in­for­ma­ción del Va­ti­cano.

La Tercera - - Mundo - Ale­jan­dro Ta­pia

“¿Có­mo se ha­ce pa­ra de­cir­le “no” a un Pa­pa?”. Eso fue lo que Joa­quín Na­va­rro Valls res­pon­dió cuan­do le pre­gun­ta­ron por la for­ma en la que ac­ce­dió al car­go que mu­chos desean en Roma: por­ta­voz del Va­ti­cano. A fi­nes de 1984, Na­va­rro Valls, quien fa­lle­ció ayer, ejer­cía co­mo co­rres­pon­sal en Ita­lia del dia­rio es­pa­ñol ABC cuan­do re­ci­bió una ofer­ta que no pu­do re­cha­zar. Su nue­va la­bor no só­lo lo acer­ca­ba a una fi­gu­ra que ad­mi­ra­ba (Juan Pablo II), sino que tam­bién de al­gu­na ma­ne­ra le per­mi­tía se­guir ejer­cien­do las la­bo­res pe­rio­dís­ti­cas que tan­to le gus­ta­ban, a pe­sar de ha­ber­se gra­dua­do de mé­di­co y psi­quía­tra.

Afi­cio­na­do al tenis, a la mú­si­ca clá­si­ca, a las bio­gra­fías de gran­des per­so­na­jes, a la fi­lo­so­fía y a la pes­ca sub­ma­ri­na, tras años de­di­ca­do a la me­di­ci­na, a fi­nes de los 60 Na­va­rro Valls se de­can­tó fi­nal­men­te por el pe­rio­dis­mo. Su ma­ne­jo de idio­mas lo ayu­dó y en 1977 se con­vir­tió en co­rres­pon­sal de ABC en la zo­na del Me­di­te­rrá­neo Orien­tal. Así, cu­brió even­tos en Ar­ge­lia, Egip­to, Gre­cia, Me­dio Orien­te y Tur­quía. Es­ta­ba en eso cuan­do re­ci­bió el lla­ma­do del Pa­pa.

Miem­bro del Opus Dei, des­de la di­rec­ción de la Ofi­ci­na de Pren­sa del Va­ti­cano y lue­go co­mo vo­ce­ro del Pa­pa, Na­va­rro Valls mo­der­ni­zó el sis­te­ma de in­for­ma­ción pa­pal, ge­ne­ran­do una ma­yor trans­pa­ren­cia y cer­ca­nía.

Na­va­rro Valls fue más que un vo­ce­ro. Fue él quien ne­go­ció con Fidel Cas­tro la vi­si­ta que hi­zo Juan Pablo II a Cu­ba en 1998.

Con el Pa­pa po­la­co for­jó una re­la­ción muy cer­ca­na y en su mo­men­to fue con­si­de­ra­do co­mo el lai­co con más po­der en el Va­ti­cano. De he­cho, acom­pa­ñó tan­to a Juan Pablo II y tam­bién a su su­ce­sor Be­ne­dic­to XVI, en to­dos sus via­jes por el pla­ne­ta.

Tal era la cer­ca­nía que man­tu­vo con Juan Pablo II que in­clu­so lo acom­pa­ña­ba en sus va­ca­cio­nes. Tras de­jar su car­go, se trans­for­mó en pa­ne­lis­ta en la te­le­vi­sión pú­bli­ca ita­lia­na RAI y en enero de 2007 asu­mió la pre­si­den­cia del Con­se­jo Ase­sor de la Uni­ver­si­dad Cam­pus Bio-Me­di­co de Roma, de­pen­dien­te del Opus Dei, co­mo cons­ta­ta la agen­cia EFE.

Lue­go, en 2010, pu­bli­có sus me­mo­rias Re­cuer­dos y Re­fle­xio­nes y pa­ra gra­fi­car su cer­ca­nía con Juan Pablo II con­tó en 2014: “Cuan­do fa­lle­ció mi pa­dre, vol­vía yo de la clí­ni­ca, con mi ma­dre y, al en­trar en ca­sa, so­nó el te­lé­fono. Lo des­cuel­go: “Come sta la mam­ma?” ¡Era el mis­mí­si­mo Pa­pa!”.b

FO­TO: AP

►► Joa­quín Na­va­rro Valls, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en el Va­ti­cano, en abril de 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.