127 mil de­li­tos de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar ocu­rrie­ron en 2016

► Las sen­ten­cias con­de­na­to­rias lle­gan en pro­me­dio a 9,3%. ► Ex­per­tos lla­man a cam­biar ley pa­ra in­cluir vio­len­cia en po­lo­leo. De la ca­te­go­ría de Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar

La Tercera - - Sociedad Tendencias - Pau­li­na Se­púl­ve­da Ga­rri­do Luis To­rres Ca­mi­la Ma­tu­ra­na Kes­ten

En 2016 se re­gis­tra­ron 127.682 de­li­tos por Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar (VIF). Así lo de­ta­lla el Bo­le­tín Es­ta­dís­ti­co 2016 de la Fis­ca­lía Na­cio­nal, que di­ce ade­más que el 47,18% de ellos co­rres­pon­dió a le­sio­nes, las ame­na­zas fue­ron el 37,13%, el mal­tra­to ha­bi­tual fue un 9,73%; en tan­to y el fe­mi­ci­dio el 0,07% (96 ca­sos).

En cuan­to al nú­me­ro de ca­sos in­gre­sa­dos, el do­cu­men­to in­di­ca que fue­ron 120.491. Pe­ro esos ca­sos son só­lo una par­te de un pro­ble­ma ma­yor, acla­ra Ca­mi­la Ma­tu­ra­na Kes­ten abo­ga­da de Cor­po­ra­ción Hu­ma­nas. “En Chi­le hay un al­tí­si­mo nú­me­ro de de­nun­cias, más de 100 mil mu­je­res al año de­nun­cian su­frir vio­len­cia. Pe­ro es un por­cen­ta­je muy me­nor, por­que mu­chas no de­nun­cian. Tar­dan años en re­co­no­cer que es­tán en una si­tua­ción de vio­len­cia”.

Pa­ra de­nun­ciar ne­ce­si­tan apo­yo. Pe­ro en los pa­sos si­guien­tes del pro­ce­so no siem­pre en­cuen­tran apo­yo, acla­ra Ma­tu­ra­na. “En esa primera de­nun­cia no ob­tie­nen la pro­tec­ción que re­quie­ren, por­que no exis­te un me­ca­nis­mo que ase­gu­re que se cum­plan las me­di­das cau­te­la­res que se es­ta­ble­cen. Te­ne­mos un dé­fi­cit de pro­tec­ción muy gran­de”.

Los de­li­tos de VIF re­pre­sen­tan mu­chas com­ple­ji­da­des pa­ra in­ves­ti­gar, in­di­ca Luis To­rres, di­rec­tor de la Uni­dad Es­pe­cia­li­za­da en De­li­tos Se­xua­les y Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar de la Fis­ca­lía Na­cio­nal. Por ejem­plo, si en mu­chos de­li­tos un pro­ble­ma pa­ra in­ves­ti­gar es que el im- pu­tado sea des­co­no­ci­do, eso no ocu­rre en es­tos ca­sos. “Pe­ro pe­se a ello, no se al­can­za el mis­mo por­cen­ta­je de sen­ten­cias con­de­na­to­rias. In­clu­so hay ma­yor can­ti­dad de ab­so­lu­cio­nes y los por­cen­ta­jes de tér­mi­nos de ar­chi­vo pro­vi­sio­nal y de­ci­sión de no per­se­ve­rar son más al­tos que el pro­me­dio ge­ne­ral”.

Si en los de­li­tos ge­ne­ra­les cuan­do el impu­tado es co­no­ci­do, el 26,44% lle­ga a sen­ten­cia con­de­na­to­ria, en los de VIF, esa cifra es de só­lo 9,3%. Tam­bién es más al­ta las cifras de de­ci­sión de no per­se­ve­rar, con un 10,2% a un 5,6% de los de­li­tos ge­ne­ra­les.

Y eso se de­be, di­ce To­rres, en gran me­di­da a la al­ta re­trac­ta­ción, que es­ti­ma es­tá en el or­den del 50%. “En uno de ca­da dos ca­sos la víc­ti­ma se re­trac­ta. Los ma­los re­sul­ta­dos van de la mano de ese fe­nó­meno. Los fis­ca­les lle­gan a jui­cio, pe­ro no lle­ga la víc­ti­ma”.

En ese con­tex­to, se­ña­la To­rres, son preo­cu­pan­tes las ba­jas cifras que del mal­tra­to ha­bi­tual (9,73%), don­de mu­chos ca­sos no lle­gan a jui­cio y la ta­sa de ar­chi­vo es al­tí­si­ma: 47,8% ver­sus un 15,81% en de­li­tos ge­ne­ra­les. “Tan­to en el mal­tra­to ha­bi- El Bo­le­tín Es­ta­dís­ti­co 2016 de la Fis­ca­lía de Chi­le, in­di­ca que du­ran­te ese pe­río­do se co­me­tie­ron 127.682 de­li­tos que es­tán den­tro de la ca­te­go­ría de Vio­len­cia In­tra­fa­mi­liar (VIF).

“En uno de ca­da dos ca­sos la víc­ti­ma se re­trac­ta. Los fis­ca­les lle­gan a jui­cio, pe­ro no lle­ga la víc­ti­ma”.

Fis­ca­lía Na­cio­nal

“Lo que se de­man­da hoy es mo­di­fi­car la ley pa­ra dar res­pues­ta a la vio­len­cia con­tra la mu­jer”

tual co­mo en el de­li­to de ame­na­zas su prue­ba de­pen­de en un 100% del re­la­to de la víc­ti­ma”, re­sal­ta To­rres.

Ley in­te­gral

La le­gis­la­ción so­bre vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar par­tió en Chi­le con la primera ley que se dic­tó so­bre esa ma­te­ria en 1994. Ahí se es­ta­ble­ció los pa­rá­me­tros pa­ra con­de­nar la vio­len­cia con­tra cual­quier miem­bro de la fa­mi­lia, con es­pe­cial én­fa­sis en la mu­jer.

Pe­ro la ley de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar no es lo mis­mo que vio­len­cia de gé­ne­ro, acla­ra Fa­bio­la Lath­rop, aca­dé­mi­ca de De­re­cho Ci­vil de la U. de Chi­le. “Las cifras mez­clan vio­len­cia de gé­ne­ro y vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar. No hay una re­gu­la­ción ci­vil que re­gu­le la vio­len­cia de gé­ne­ro”.

Por ello, me­jo­rar la ley es in­dis­pen­sa­ble, agre­ga To­rres. “Una nue­va ley de­be­ría te­ner los re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra to­das las me­di­das pro­tec­cio­nal y cau­te­lar en es­te ti­po de ca­sos, des­de la asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca a la fa­mi­lia, a que en las ca­sas de aco­gi­da pa­ra los ca­sos de vio­len­cia ex­tre­ma las mu­je­res sean re­ci­bi­das con sus hi­jos, al­go que hoy no ocu­rre, y ellas no los de­jan aun­que sean muy gol­pea­das”.

En ese pro­yec­to de ley, ex­pli­ca Lath­rop, bus­ca in­cluir ju­rí­di­ca­men­te la vio­len­cia en el po­lo­leo, “que eso no es vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, por­que no hay fa­mi­lia”.

Clau­dia Pas­cual Mi­nis­tra de la Mu­jer y la Equi­dad de Gé­ne­ro, se­ña­la que con res­pec­to a la ac­tual ley hay in­su­fi­cien­cias.

“La le­gis­la­ción ac­tual es­ta­ble­ce una pro­tec­ción que se li­mi­ta a las re­la­cio­nes in­tra­fa­mi­lia­res de­jan­do fue­ra por ejem­plo, las re­la­cio­nes de po­lo­leo”, re­sal­ta la mi­nis­tra.

En­tre los pa­sos a se­guir in­di­ca que han en­via­do un pro­yec­to de ley so­bre el de­re­cho de las mu­je­res a vi­vir una vi­da li­bre de vio­len­cia. “Que par­te re­co­no­cien­do que la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res no se li­mi­ta al es­pa­cio do­més­ti­co, sino que tam­bién se da en el es­pa­cio pú­bli­co, en los cen­tros la­bo­ra­les, edu­ca­cio­na­les y que va más allá de las re­la­cio­nes de pa­re­ja”, ex­pli­ca Pas­cual.b

Cor­po­ra­ción Hu­ma­nas

FO­TO: AGEN­CIA UNO

►► Mar­cha en con­tra de la vio­len­cia ha­cia la mu­jer en San­tia­go, año 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.