Los sor­pre­sas de Pu­tin con sus in­vi­ta­dos

La Tercera - - Temas De Hoy -

Bild, Pu­tin ex­pli­có que no que­ría in­ti­mi­dar a Mer­kel, sino que que­ría “ha­cer al­go lin­do por ella”. “Cuan­do des­cu­brí que a ella no le gus­ta­ban los pe­rros, cla­ro que me dis­cul­pé”, agre­gó.

Otro ejem­plo de la pre­pa­ra­ción de Pu­tin ocu­rrió en 2001. El en­ton­ces Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Geor­ge W. Bush, se reunió por pri­me­ra vez con él en Es­lo­ve­nia. Du­ran­te el en­cuen­tro, el man­da­ta­rio ru­so le re­cor­dó a Bush un par­ti­do de rugby que és­te ha­bía te­ni­do en la uni­ver­si­dad, un dato que po­cos co­no­cían. Pa­ra los ana­lis­tas es la for­ma que tie­ne Pu­tin de de­mos­trar­les a sus con­tra­par­tes que es­tá bien in­for­ma­do.

►► Co­mo buen ex agen­te del KGB, el Pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin no de­ja na­da al azar y ca­da vez que se reúne con un je­fe de go­bierno es­tu­dia com­ple­ta­men­te a su con­tra­par­te. Cuan­do se reunió con la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel en 2007 en su re­si­den­cia de verano en So­chi, el man­da­ta­rio ru­so es­tu­vo acom­pa­ña­do de su pe­rro la­bra­dor Ko­ni. Mer­kel, de quien se ha re­por­ta­do que le te­me a los pe­rros des­de que uno la ata­có en 1995, fue cap­ta­da por las cá­ma­ras mi­ran­do a Ko­ni cla­ra­men­te in­có­mo­da. El lí­der ru­so pa­re­cía son­reír mien­tras veía a su pe­rro acer­car­se a su invitada. El año pa­sa­do, en una en­tre­vis­ta con el dia­rio ale­mán

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.