¡Ojo Os­val­do!

La Tercera - - Opinión - Ma­nuel Mar­fán

NO, POR­QUE pa­ra eso se ne­ce­si­ta con­fian­za y yo a Gui­llier no lo co­noz­co, y es muy com­pli­ca­do cuan­do los pre­si­den­tes des­au­to­ri­zan a los mi­nis­tros de Ha­cien­da.” Así res­pon­dí a la con­sul­ta de un pe­rio­dis­ta es­ta se­ma­na. Apro­ve­cho es­ta tribuna pa­ra ahon­dar en el te­ma.

Me car­ga ci­tar­me a mí mis­mo y a la vez me car­ga re­pe­tir­me. ¿Có­mo lo ha­go si ya al­go es­cri­bí so­bre es­te te­ma? Me­jor me re­pi­to, pe­ro re­su­mi­do: Ca­da vez que la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca le pa­sa la apla­na­do­ra a la ló­gi­ca po­lí­ti­ca, tar­de o tem­prano la po­lí­ti­ca se to­ma­rá la re­van­cha. Asi­mis­mo, ca­da vez que la ló­gi­ca po­lí­ti­ca le pa­sa la apla­na­do­ra a la ló­gi­ca eco­nó­mi­ca, la economía, so­li­ta, se en­car­ga­rá de cas­ti­gar a la po­lí­ti­ca. Los bue­nos go­bier­nos son aque­llos que se mue­ven den­tro de un área sin apla­na­do­ras en­tre esas dos ló­gi­cas. Por el con­tra­rio, és­tas de­ben con­ver­sar en­tre sí has­ta que due­la. El po­der que tu­vie­ron los mi­nis­tros de Ha­cien­da pos­tran­si­ción no era la cau­sa sino la con­se­cuen­cia de ho­ras y ho­ras de diá­lo­go. El trío Boe­nin­ger-Co­rrea-Fox­ley fue le­gen­da­rio, co­mo tam­bién lo fue el de In­sul­zaEy­za­gui­rre-Ot­to­ne. Mi pro­pio pe­río­do co­mo mi­nis­tro de Ha­cien­da fue cor­ti­to pe­ro con­tun­den­te. Con la pri­me­ra vuel­ta pre­si­den­cial de 1999 más el ba­lo­ta­je La­gos-La­vín, con pa­ro de ca­mio­ne­ros, ne­go­cia­ción de re­mu­ne­ra­cio­nes pú­bli­cas, mo­vi­li­za­ción del Co­le­gio Mé­di­co, re­ce­sión eco­nó­mi­ca, shock pe­tro­le­ro y un pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral que fue un em­ble­ma de la apla­na­do­ra po­lí­ti­ca. Mi prin­ci­pal es­fuer­zo fue bus­car el diá­lo­go con el mi­nis­tro político más fuer­te (In­sul­za). Dis­cu­ti­mos a ve­ces con aci­dez, a ve­ces cor­dial­men­te. ¿Quién ga­nó? Pre­gun­ta equi­vo­ca­da. Lo­gra­mos al­go que pa­re­cía di­fí­cil: po­ner­nos de acuer­do, cons­truir una com­pli­ci­dad de la economía y la po­lí­ti­ca, ac­tuar co­mo

¿Si se­ría mi­nis­tro de Ha­cien­da de Gui­llier? La res­pues­ta re­quie­re de cons­truc­ción de con­fian­zas, las que pro­ba­ble­men­te no exis­ti­rán.

equi­po fren­te al Con­gre­so, a los par­ti­dos, a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y, cuan­do fue el ca­so, fren­te a nues­tras con­tra­par­tes ne­go­cia­do­ras (ca­mio­ne­ros, fun­cio­na­rios pú­bli­cos, Co­le­gio Mé­di­co, y así). De pa­so, ese ac­tuar coor­di­na­do per­mi­tió que al Pre­si­den­te Frei le lle­vá­ra­mos so­lu­cio­nes en vez de pro­ble­mas. Pe­ro esos ca­sos ha­brían si­do im­po­si­bles sin el res­pal­do ex­plí­ci­to del Pre­si­den­te. Y no siem­pre ha si­do así. Ha ha­bi­do go­bier­nos don­de el Pre­si­den­te(a) cree que sa­be más que sus mi­nis­tros, los que vi­ven asus­ta­dos de no apa­re­cer más ca­pa­ces que su je­fe o de con­tra­de­cir­lo (y en una de es­tas re­pe­ti­mos ese go­bierno). Hay otros don­de el Pre­si­den­te(a) des­can­sa en la opi­nión uná­ni­me de su con­se­jo político. Así, si el mi­nis­tro de Ha­cien­da no lo­gra la una­ni­mi­dad en el con­se­jo político –in­clu­so cuan­do las po­si­cio­nes es­tán 3 a 1 a su fa­vor–, di­ri­me el Pre­si­den­te(a), nor­mal­men­te en con­tra de la opi­nión de Ha­cien­da. Ma­la co­sa.

En­ton­ces vol­va­mos a la con­sul­ta del pe­rio­dis­ta: “¿Es­ta­ría dis­pues­to a ser el mi­nis­tro de Ha­cien­da de Gui­llier?” Pre­gun­ta in­co­rrec­ta en el mo­men­to in­co­rrec­to. La res­pues­ta re­quie­re ho­ras y ho­ras de tra­ba­jo con­jun­to pre­vio, de cons­truc­ción de con­fian­zas y com­pli­ci­dad, las que no han exis­ti­do y pro­ba­ble­men­te no exis­ti­rán. Mal que mal, el tra­ba­jo eco­nó­mi­co de esa can­di­da­tu­ra ya lo en­ca­be­za Os­val­do Ro­sa­les, gran eco­no­mis­ta y muy in­te­li­gen­te. ¿Pa­ra qué Gui­llier quie­re pan si ya tie­ne tor­ta? Pe­ro, ¡ojo Os­val­do!, que no te pa­sen la apla­na­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.