“Me pe­ga­ron con pie­dras, tu­bos y pa­los y me ti­ra­ron los len­tes”

Dipu­tado opo­si­tor ve­ne­zo­lano: ► El miér­co­les su­pues­tos se­gui­do­res de Ma­du­ro irrum­pie­ron en el Con­gre­so. ► Uno de los con­gre­sis­tas he­ri­dos re­la­tó a La Tercera los mi­nu­tos de ten­sión en la Asam­blea Na­cio­nal.

La Tercera - - Mundo - Ma­ría Paz Sa­las

La ma­ña­na del miér­co­les, los dipu­tados de la Asam­blea Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la, de ma­yo­ría opo­si­to­ra, con­me­mo­ra­ban los 206 años de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia cuan­do un gru­po de su­pues­tos par­ti­da­rios cha­vis­tas irrum­pie­ron en el Par­la­men­to, pro­vo­can­do un caos to­tal. Los cer­ca de 200 se­gui­do­res del Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro ata­ca­ron con pa­los, tu­bos y pie­dras a los con­gre­sis­tas, que acu­die­ron a la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na -de la cual no tu­vie­ron res­pues­ta- pa­ra de­te­ner el ata­que.

El in­ci­den­te de­jó 12 he­ri­dos , en­tre ellos cin­co dipu­tados, y pro­fun­di­zó aún más la es­ca­la­da de la violencia que su­fre el país, su­mi­do en pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les y una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial.

Uno de los prin­ci­pa­les he­ri­dos, el dipu­tado opo­si­tor Leonardo Reg­nault, re­la­tó a des­de Caracas los mo­men­tos de al­ta ten­sión que se vi­vie­ron al in­te­rior de la Asam­blea Na­cio­nal y su vi­sión

La Tercera

so­bre có­mo la si­tua­ción po­lí­ti­ca to­ma nue­vos tin­tes.

¿Có­mo se en­cuen­tra tras el ata­que en la Asam­blea Na­cio­nal?

Es­toy ado­lo­ri­do, pe­ro com­pues­to, con la con­vic­ción in­tac­ta de se­guir apor­tan­do lo que uno pue­da apor­tar pa­ra tra­tar de cam­biar la si­tua­ción tan ne­fas­ta que es­ta­mos vi­vien­do en es­tos mo­men­tos.

¿Có­mo fue la irrup­ción en la Asam­blea Na­cio­nal?

Ve­ne­zue­la ce­le­bra­ba 206 años de la fir­ma del Ac­ta de In­de­pen­den­cia, la fe­cha tal vez más im­por­tan­te que te­ne­mos co­mo na­ción. Mien­tras es­tá­ba­mos en la se­sión so­lem­ne, em­pe­za­mos a es­cu­char de­to­na­cio­nes, gri­tos, im­pro­pe­rios des­de afue­ra. Y la ame­na­za de que nos iban a de­jar en­ce­rra­dos allí. Al ter­mi­nar la se­sión, íba­mos a te­ner una se­sión or­di­na­ria don­de apro­ba­ría­mos el lla­ma­do a un re­fe­rén­dum el 16 de julio en don­de el pue­blo ex­pre­sa­rá si quie­re o no la Cons­ti­tu­yen­te frau­du­len­ta que es­tá pro­po­nien­do el go­bierno. Ellos ne­ga­ron la po­si­bi­li­dad de que el pue­blo se ex­pre­sa­ra si que­ría esa me­di­da

LOS ATA­CAN­TES

“Ellos no son gru­pos po­lí­ti­cos, son gru­pos de­lic­tua­les. Si­guen el pa­trón que les han in­cul­ca­do el Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro y el Vi­ce­pre­si­den­te Ta­reck El Ais­sa­mi”.

TENSION POLITICA

“Yo creo que hay su­fi­cien­tes ele­men­tos pa­ra pen­sar que es­to no ha ter­mi­na­do. Es­to va a se­guir es­ca­lan­do en violencia a me­di­da que se acer­que el 30 de julio”.

GOL­PI­ZA

“Me gol­pea­ron con una pie­dra. Yo soy mio­pe, me ti­ra­ron mis len­tes y des­pués me pe­ga­ron con tu­bos y pa­los. Pe­ro de­fen­di­mos la Asam­blea.

o no, por lo que la Asam­blea Na­cio­nal asu­mió esa ta­rea. Con esas ac­cio­nes ellos in­ten­ta­ban im­pe­dir que esas ac­cio­nes se rea­li­za­ran.

¿Có­mo reac­cio­nó la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na?

Lo que hi­zo fue apar­tar­se de la puer­ta y abrir­la pa­ra que en­tra­ran de for­ma vio­len­ta. En ese mo­men­to cuan­do en­tra­ron, un gru­po de dipu­tados nos pu­si­mos al fren­te pa­ra que no en­tra­ran al re­cin­to, pa­ra que no en­tra­ran al he­mi­ci­clo. Lo­gra­mos re­te­ner­los por un tiem­po pe­ro des­pués nos des­bor­da­ron por­que éra­mos co­mo 10 per­so­nas na­da más. Ahí em­pe­zó la gol­pi­za, la violencia. Me gol­pea­ron con una pie­dra. Yo soy mio­pe, me ti­ra­ron mis len­tes y des­pués me pe­ga­ron con tu­bos y pa­los. Pe­ro de­fen­di­mos la Asam­blea y tu­vie­ron que re­ti­rar­se por­que no clau­di­ca­mos, pe­ro tam­po­co caí­mos en la violencia, que es lo que pre­ten­de el go­bierno. Nues­tra con­vic­ción es pa­cí­fi­ca. Me des­po­ja­ron de to­das mis per­te­nen­cias al igual que mu­chos em­plea­dos de la Asam­blea.

¿Quié­nes eran los ata­can­tes?

Ellos no son gru­pos po­lí­ti­cos, son gru­pos de­lic­tua­les. Si­guen el pa­trón que les han in­cul­ca­do Ni­co­lás Ma­du­ro, el Vi­ce­pre­si­den­te Ta­reck El Ais­sa­mi y Diosdado Cabello, que ven la po­lí­ti­ca des­de el ro­bo, des­de el ase­si­na­to. He­mos vis­to co­mo en es­tos 97 días han ase­si­na­do a cer­ca de 90 per­so­nas, la ma­yo­ría mu­cha­chos que es­tán lu­chan­do por­que ven que su fu­tu­ro se lo es­tán arre­ba­tan­do. Si al mun­do le que­da­ba al­gu­na du­da de que Ni­co­lás Ma­du­ro es un dic­ta­dor, yo creo que ayer se ter­mi­nó de des­po­jar del ro­pa­je de­mo­crá­ti­co pa­ra pre­sen­tar la ca­ra fi­de­dig­na de la dic­ta­du­ra.

¿Cree que el dis­cur­so del Vi­ce­pre­si­den­te in­flu­yó en es­te ata­que?

Unos días an­tes Ma­du­ro ha­bía di­cho que “lo que no lo­gre­mos por los vo­tos, lo va­mos a lo­grar con las ar­mas”. Es­tán in­ten­tan­do im­po­ner­nos a tra­vés de las ar­mas su vi­sión. Lue­go Diosdado di­ce que nos van a cer­car, que nos van a te­ner días en­ce­rra­dos en la Asam­blea Na­cio­nal. Sa­be­mos que esos lla­ma­dos los ha­cen pa­ra ge­ne­rar violencia. Ahí es­tá la violencia, aquí es­tá la ci­vi­li­dad.

El Pre­si­den­te Ma­du­ro con­de­nó los he­chos de violencia...

El lo con­de­nó, pe­ro di­jo lo si­guien­te: “Los he­chos son muy ex­tra­ños”, co­mo que pu­di­mos ser no­so­tros los que ge­ne­ra­mos esa si­tua­ción. Ese ros­tro mío en­san­gren­ta­do que se ve en al­gu­nas por­ta­das de los dia­rios del mun­do me lo hi­ce yo en­ton­ces. El de­jó la du­da, con­de­nó la violencia, pe­ro di­jo que los he­chos fue­ron muy ex­tra­ños. Siem­pre tra­tan de dar­le el ses­go de que no­so­tros so­mos los vio­len­tos.

¿Has­ta qué pun­to pue­de se­guir es­ca­lan­do es­ta ten­sión po­lí­ti­ca?

Yo creo que hay su­fi­cien­tes ele­men­tos pa­ra pen­sar que es­to no ha ter­mi­na­do. Es­to va a se­guir es­ca­lan­do en la violencia a me­di­da que se acer­que el 30 de julio. Hoy la re­pre­sión fue feroz, hu­bo una mar­cha que in­ten­ta­mos rea­li­zar y nos re­pri­mie­ron fe­roz­men­te.

¿Cree que pue­dan rea­li­zar el ple­bis­ci­to nor­mal­men­te el 16 de julio?

El ple­bis­ci­to va, a me­nos que nos me­tan a to­dos pre­sos. Pe­ro si no es­ta­mos los di­ri­gen­tes, el pue­blo se va a en­car­gar de es­ta si­tua­ción. Tie­nen una con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca, pa­cí­fi­ca y cons­ti­tu­cio­nal. Se va a ha­cer res­pe­tar. Ayer fue un día de in­fle­xión in­clu­so den­tro del cha­vis­mo.

¿Có­mo ve la si­tua­ción al in­te­rior del cha­vis­mo?

Hay per­so­nas que creen en la de­mo­cra­cia y que to­da­vía tie­nen una re­ser­va mo­ral im­por­tan­te y esas per­so­nas no pue­den es­tar de acuer­do con esas ac­ti­tu­des an­ti de­mo­crá­ti­cas. He­mos vis­to de­cla­ra­cio­nes de ex mi­nis­tros de Chá­vez y otras per­so­nas que no es­tán de acuer­do con es­to. Es cier­to que mu­cha de esas per­so­nas fue­ron nues­tros ad­ver­sa­rios, pe­ro fue­ron nues­tros ad­ver­sa­rios con opi­nio­nes po­lí­ti­cas de­mo­crá­ti­cas.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.