Fal­ta la cam­pa­ña

La Tercera - - Opinión - Car­los Omi­na­mi Eco­no­mis­ta

LOS BUE­NOS re­sul­ta­dos en las pri­ma­rias del 2 de ju­lio de Chi­le Va­mos en ge­ne­ral y de Se­bas­tián Pi­ñe­ra en par­ti­cu­lar son in­ne­ga­bles. La de­re­cha dio mues­tra de una ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción y de una or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial de las que no dis­po­nía. Ob­je­ti­va­men­te, el ex­pre­si­den­te ha con­so­li­da­do su con­di­ción de gran fa­vo­ri­to.

Pe­ro, el mun­do es­tá lleno de fa­vo­ri­tos que a la pos­tre han ter­mi­na­do de­rro­ta­dos o con­se­gui­do muy exi­guas vic­to­rias. Lo vi­ví muy de cer­ca en las pri­ma­rias de 1999. En ma­yo de ese año, La­gos se im­pu­so por 70% a 30% a An­drés Zal­dí­var en una vo­ta­ción en la que par­ti­ci­pó un nú­me­ro se­me­jan­te de vo­tan­tes (1,2 mi­llo­nes) al de la pri­ma­rias de Chi­le Va­mos. En ese mo­men­to, na­die du­da­ba de que con ese re­sul­ta­do Ri­car­do La­gos era ya el fu­tu­ro Pre­si­den­te de Chi­le. Joa­quín La­vín, el re­ta­dor, apa­re­cía sin la más mí­ni­ma chan­ce. En po­cos me­ses las cur­vas se in­vir­tie­ron y fi­nal­men­te ter­mi­na­mos ga­nan­do por muy po­co.

Otro ejem­plo in­tere­san­te. La Pri­me­ra Mi­nis­tra de In­gla­te­rra, The­re­sa May, con­vo­có a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, se­gu­ra de po­der tra­du­cir en vo­tos y es­ca­ños los 20 pun­tos de di­fe­ren­cia que la se­pa­ra­ban en las en­cues­tas de Je­remy Corbyn, el his­tó­ri­co lí­der la­bo­ris­ta. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­si­de­ra­ban a es­te úl­ti­mo un lí­der re­tró­gra­do que con­du­ci­ría al la­bo­ris­mo al pre­ci­pi­cio. En tres se­ma­nas de cam­pa­ña to­do se dio vuel­ta. Los con­ser­va­do­res per­die­ron en las elec­cio­nes del 8 de ju­nio la ma­yo­ría ab­so­lu­ta de la que go­za­ban y los la­bo­ris­tas al­can­za­ron su me­jor re­sul­ta­do de los úl­ti­mos 20 años.

Los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias, y más aún de las en­cues­tas, se pue­den desafiar y mo­di­fi­car. Pa­ra eso es­tá la po­lí­ti­ca y pa­ra eso jus­ta­men­te son las cam­pa­ñas.

Aquí ra­di­ca el pro­ble­ma. La de­re­cha lle­va años en cam­pa­ña, des­ple­gan­do una du­ra opo­si­ción. Pe­ro del la­do de la cen­troiz­quier­da no hay prác­ti­ca­men­te na­da. Es ca­si co­mo un con­jun­to va­cío. Gui­llier no es­tá to­da­vía ins­cri­to co­mo candidato y sus pro­pues­tas son di­fu­sas, Ca­ro­li­na Goic lu­cha de­ses­pe­ra­da­men­te pa­ra con­ven­cer que pue­de lle­gar a no­viem­bre, MEO se man­tie­ne in­vi­si­bi­li­za­do. Lo más di­ná­mi­co en es­te cua­dro es el Fren­te Am­plio, que ha con­se­gui­do cons­ti­tuir­se en un nue­vo ac­tor pe­ro que ob­je­ti­va­men­te con su vo­ta­ción del do­min­go pa­sa­do es­tá to­da­vía le­jos de re­pre­sen­tar una op­ción real.

Si es­to si­gue así, la de­rro­ta de la cen­troiz­quier­da es inevi­ta­ble y pue­de ad­qui­rir ca­rac­te­res de ca­tás­tro­fe. Es­te es el pe­li­gro que nos ame­na­za. Cua­tro me­ses son po­co tiem­po pa­ra gran­des arre­glos elec­to­ra­les, pe­ro su­fi­cien­tes pa­ra ge­ne­rar un de­ba­te que mues­tre que hay en jue­go en es­tas elec­cio­nes cues­tio­nes muy re­le­van­tes pa­ra la vi­da de las per­so­nas. En el fon­do se tra­ta de dos proyectos de so­cie­dad: uno fun­da­men­ta­do en los ne­go­cios y la mer­can­ti­li­za­ción de to­dos los ám­bi­tos de la vi­da so­cial. Otro, ba­sa­do en de­re­chos so­cia­les. La pre­vi­sión, la sa­lud (ge­ne­ral y re­pro­duc­ti­va) o la educación de las gran­des ma­yo­rías se­rán sus­tan­cial­men­te dis­tin­tas se­gún se im­pon­ga uno u otro pro­yec­to.

Una cam­pa­ña con­sis­te jus­ta­men­te en ex­pli­car las cues­tio­nes cen­tra­les que se jue­gan. Exis­ten di­fe­ren­cias im­por­tan­tes al in­te­rior de la cen­troiz­quier­da, pe­ro es po­si­ble ex­pli­ci­tar un con­sen­so fun­da­men­tal: los ciu­da­da­nos so­mos ti­tu­la­res de de­re­chos y no sim­ples opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. En es­to de­bie­ran es­tar de acuer­do Sán­chez, Goic, Gui­llier y MEO. Con un con­jun­to de ideas claras es po­si­ble to­da­vía ga­nar y por úl­ti­mo, en la even­tua­li­dad de que to­que per­der, evi­tar que la de­rro­ta elec­to­ral se trans­for­me en ban­ca­rro­ta po­lí­ti­co-cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.