Lo que de­ja el go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría

El tar­dío re­co­no­ci­mien­to del mi­nis­tro de Ha­cien­da ha­cia las AFP pue­de ser un pri­mer pa­so pa­ra em­pe­zar a re­ver­tir el da­ño que ha pro­vo­ca­do el cli­ma an­ti­em­pre­sa­rial que se ha ins­ta­la­do du­ran­te es­ta ad­mi­nis­tra­ción.

La Tercera - - Opinión -

SO­LO EN Lon­dres, a ca­si nue­ve me­ses del fin del go­bierno, el mi­nis­tro de Ha­cien­da re­co­no­ce que las AFP han he­cho ra­zo­na­ble­men­te bien su tra­ba­jo, y que la pro­pues­ta ofi­cial -su pro­pues­ta- pa­ra crear una en­ti­dad pre­vi­sio­nal es­ta­tal es una ma­la idea. Tras la cons­tan­te pré­di­ca es­ta­tis­ta que ha impulsado proyectos en educación, en sa­lud, en ma­te­ria de apro­ve­cha­mien­to de aguas, o en con­ce­sio­nes pa­ra in­fra­es­truc­tu­ra, la dé­bil acla­ra­ción del mi­nis­tro ya no “ha­ce me­lla” en un am­plio seg­men­to de la ciu­da­da­nía, que hoy ve to­da par­ti­ci­pa­ción pri­va­da en la ge­ne­ra­ción de bie­nes o ser­vi­cios con con­no­ta­ción so­cial co­mo éti­ca­men­te re­pro­ba­ble, ne­ga­ti­va e in­jus­ti­fi­ca­da.

Dia­ria­men­te se apre­cia en pro­gra­mas pe­rio­dís­ti­cos, de­cla­ra­cio­nes de di­ri­gen­tes es­tu­dian­ti­les, de fun­cio­na­rios ofi­cia­lis­tas, o de par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría, el gra­do en que es­te go­bierno ha con­fun­di­do el en­ten­di­mien­to ciu­da­dano so­bre el rol de la em­pre­sa pri­va­da y el fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos. El con­cep­to que em­pre­sas con fi­nes de lu­cro, en com­pe­ten­cia, pue­den ge­ne­rar bie­nes de me­jor ca­li­dad y a me­nor cos­to pa­ra el Es­ta­do que lo po­si­ble de lo­grar en un ser­vi­cio pú­bli­co, es­tá hoy le­jos del en­ten­di­mien­to de am­plios sec­to­res ciu­da­da­nos. La pro­pues­ta pre­vi­sio­nal del go­bierno, que ex­clu­ye de ma­ne­ra de­li­be­ra­da a las AFP -a pe­sar de los mé­ri­tos que el mi­nis­tro aho­ra les re­co­no­ce-, pro­fun­di­za es­ta no­ción an­ti­em­pre­sa­rial y con­tri­bu­ye a re­for­zar la an­to­ja­di­za creen­cia de que las ba­jas pen­sio­nes en de­ter­mi­na­dos seg­men­tos son pro­duc­to de la exis­ten­cia de ad­mi­nis­tra­do­res pri­va­dos.

El go­bierno y su coa­li­ción fo­men­ta­ron la des­con­fian­za ha­cia la em­pre­sa pri­va­da, pro­ve­yen­do y to­le­ran­do ar­gu­men­tos fa­la­ces pa­ra jus­ti­fi­car ini­cia­ti­vas que tras­pa­san al Es­ta­do fun­cio­nes que de­be­rían per­ma­ne­cer en el ám­bi­to pri­va­do. Si, an­te los ca­sos de co­lu­sión de em­pre­sas u otras for­mas de abu­so ha­cia los con­su­mi­do­res, co­rres­pon­día for­ta­le­cer la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que ve­la por la se­rie­dad em­pre­sa­rial y la com­pe­ti­ti­vi­dad en los mer­ca­dos, y re­do­blar los es­fuer­zos por po­ten­ciar el rol de la em­pre­sa pri­va­da y de los mer­ca­dos pa­ra no pri­var a Chi­le de su pro­ba­do di­na­mis­mo, la Nue­va Ma­yo­ría eli­gió uti­li­zar di­chos epi­so­dios co­mo ar­gu­men­to pa­ra cons­tre­ñir el es­pa­cio de ac­ción pri­va­da y avan­zar ha­cia el es­ta­tis­mo.

A es­tas al­tu­ras del go­bierno, su le­ga­do es un es­pa­cio muy li­mi­ta­do pa­ra diag­nós­ti­cos co­rrec­tos y po­lí­ti­cas ade­cua­das, cier­ta­men­te en áreas co­mo educación o sa­lud, don­de los da­ños se per­ci­bi­rán en el tiem­po, pe­ro in­clu­so en ca­sos tan crí­ti­cos y ur­gen­tes co­mo el Se­na­me, don­de la ca­pa­ci­dad pa­ra de­fi­nir una re­fun­da­ción sig­ni­fi­ca­ti­va ha es­ta­do au­sen­te.

Nu­me­ro­sos téc­ni­cos han su­bor­di­na­do pos­tu­la­dos y orien­ta­cio­nes pro­fe­sio­na­les al dictamen pu­ra­men­te ideo­ló­gi­co de los “vo­tan­tes”, con cos­tos se­ve­ros pa­ra Chi­le. Si bien el da­ño pro­vo­ca­do du­ran­te es­te go­bierno pa­re­ce pro­fun­do, y di­fí­cil de re­ver­tir, el sin­ce­ra­mien­to de es­tos pro­fe­sio­na­les -del go­bierno o en torno a la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta- con el del mi­nis­tro de Ha­cien­da, pue­den aún ha­cer una con­tri­bu­ción al país, cuan­do la de­mo­ni­za­ción del lu­cro y la pro­mo­ción de un Es­ta­do om­ni­pre­sen­te vuel­ven a ca­rac­te­ri­zar las can­di­da­tu­ras que bus­can pro­yec­tar la vi­sión de es­te go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.