“Reac­cio­nar bien fren­te a desas­tres for­ta­le­ce el po­si­cio­na­mien­to de Chi­le”

► Ubi­car al país co­mo el nue­vo lí­der en so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas e in­no­va­ción es la es­tra­te­gia pa­ra con­so­li­dar el ca­pi­tal hu­mano chi­leno en el mun­do. ► Ade­más, Gó­mez des­ta­ca que la ca­pa­ci­dad de so­bre­po­ner­se an­te las ca­tás­tro­fes, sin afec­tar el desa­rro­llo e

La Tercera - - Nacional - Xi­me­na Ber­tin

Un nue­vo gi­ro pre­pa­ran en la Fun­da­ción Ima­gen de Chi­le, el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de pro­mo­cio­nar a nues­tro país en el ex­tran­je­ro y con­ven­cer al res­to del mun­do de que so­mos un te­rri­to­rio se­rio y con­fia­ble pa­ra co­no­cer, in­ver­tir, es­tu­diar y dis­fru­tar de sus pro­duc­tos lo­ca­les.

Si el vino es por an­to­no­ma­sia la pri­me­ra aso­cia­ción que en el ex­te­rior se ge­ne­ra al ha­blar de Chi­le, aho­ra la en­ti­dad tra­ba­ja a to­da má­qui­na pa­ra que el país sea tam­bién re­co­no­ci­do co­mo lí­der en in­no­va­ción y en la ge­ne­ra­ción de ser­vi­cios y so­lu­cio­nes de to­do ti­po en el mun­do. Si se pue­de ex­por­tar vino, acla­ran, tam­bién se pue­de ex­por­tar in­te­li­gen­cia y crea­ti­vi­dad al aso­ciar­la a la mar­ca país, ya que Chi­le es un cam­po lleno de opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to y “una tre­men­da apues­ta”, ase­gu­ra la di­rec­to­ra de la fun­da­ción, My­riam Gó­mez, des­de su ofi­ci­na del ba­rrio Be­llas Ar­tes, en pleno cen­tro de San­tia­go.

¿Qué sig­ni­fi­ca ser un país pro­vee­dor de ser­vi­cios?

Así co­mo he­mos si­do un ac­tor re­le­van­te en el tu­ris­mo, los pro­duc­tos del mar o el vino, aho­ra es­ta­mos cons­tru­yen­do es­te po­si­cio­na­mien­to re­la­cio­na­do con el apor­te de co­no­ci­mien­tos y so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas a pro­ble­mas glo­ba­les. Es­to in­clu­ye las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, soft­wa­res, ser­vi­cios de in­ge­nie­ría, bio­tec­no­lo­gía, vi­deo­jue­gos, ar­qui­tec­tu­ra, ade­más de las lo­ca­cio­nes pa­ra ci­ne y el área au­dio­vi­sual, to­do en sin­to­nía con los atri­bu­tos de la mar­ca Chi­le y pa­ra lo cual es­ta­mos pre­pa­ran­do una cam­pa­ña es­pe­cial. (El cor­to­me­tra­je chi­leno ganador del Pre­mio Os­car) “His­to­ria de un oso” es un gran ejem­plo de ello.

¿Pa­ra qué les sir­ve la mar­ca Chi­le a los chi­le­nos?

Es un ins­tru­men­to pa­ra po­si­cio­nar los atri­bu­tos di­fe­ren­cia­do­res del país a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pa­ra que nos pre­fie­ran fren­te a nues­tros ve­ci­nos, lo que se tra­du­ce en más ex­por­ta­cio­nes, más in­ver­sión, más tu­ris­mo, y que más gen­te ven­ga a es­tu­diar acá. Por ejem­plo, si al­guien tie­ne que ele­gir en­tre un (vino) mal­bec ar­gen­tino y un ca­ber­net chi­leno, nos eli­ja. El fin úl­ti­mo es con­tri­buir a que los chi­le­nos ten­gan me­jo­res opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo, ha­cien­do a es­te país más co­no­ci­do y más pre­fe­ri­do. Por eso la ima­gen de Chi­le es un bien pú­bli­co y una po­lí­ti­ca de Es­ta­do.

¿A quién le per­te­ne­ce el lo­go de Chi­le con las es­tre­llas y có­mo se fi­nan­cia la fun­da­ción?

El lo­go es­tá ins­cri­to y le per­te­ne­ce al Es­ta­do, y se ac­tua­li­zó pa­ra que re­fle­ja­ra no so­lo as­pec­tos transac­cio­na­les o eco­nó­mi­cos, sino tam­bién aso­ciar­lo a la in­no­va­ción y la cul­tu­ra. Tra­ba­ja­mos con es­ta ima­gen co­mo fun­da­ción, pa­ra lo cual te­ne­mos un pre­su­pues­to de $ 3.500 mi­llo­nes que nos en­tre­ga el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, pe­ro tam­bién pos­tu­la­mos a proyectos en Cor­fo o los Fon­do Na­cio­nal de Desa­rro­llo Re­gio­nal (FNDR) pa­ra co­fi­nan­ciar las ac­cio­nes de pro­mo­ción.

¿En qué me­di­da Pe­rú nos aven­ta­ja con su mar­ca país?

Ca­da país ha desa­rro­lla­do una es­tra­te­gia de mar­ca dis­tin­ta, y ahí lo que más ha pri­ma­do es el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. De he­cho, nos reuni­mos dos ve­ces al año en un fo­ro de mar­cas país pa­ra com­par­tir las ex­pe­rien­cias que ca­da país desa­rro­lla en tér­mi­nos de su po­si­cio­na­mien­to. Nues­tra me­ta aho­ra es avan­zar des­de aque­llas áreas tra­di­cio­na­les a aque­llas áreas más so­fis­ti­ca­das.

Sin em­bar­go, a Pe­rú le ha ido bas­tan­te bien con su mar­ca...

Si bien es cier­to que la es­tra­te­gia de mar­ke­ting que ha usa­do Pe­rú es bien exi­to­sa, si uno mi­ra los da­tos du­ros, que es lo que res­pal­da el po­si­cio­na­mien­to del país, Chi­le es­tá me­jor ubi­ca­do. Por ejem­plo, des­de el Na­tion Brand In­dex, que mi­de la per­cep­ción y la ima­gen de un país a ni­vel in­ter­na­cio­nal, he­mos avan­zan­do del lu­gar 38 al 34 el 2016. Eso por una par­te. Ade­más, Chi­le es el que más ha me­jo­ra­do su com­pe­ti­ti­vi­dad ver­sus sus ve­ci­nos, y es­tá en los pri­me­ros pues­tos de no po­cos ín­di­ces de ca­pi­tal hu­mano, ade­más de ser el me­jor des­tino mun­dial de tu­ris­mo aven­tu­ra. Y aho­ra es­tá pos­tu­lan­do de nue­vo.

¿Qué es­pe­ra del nue­vo go­bierno que lle­ga­rá en 2018?

Mi prin­ci­pal an­he­lo es que si­ga­mos tra­ba­jan­do en los tres ejes fun­da­men­ta­les que tie­ne que te­ner una mar­ca país: tie­ne que ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do, trans­ver­sal e in­clu­si­va, y que de­be in­cluir sí o sí un com­pro­mi­so ciu­da­dano.

¿De qué for­ma ayu­da un com­pro­mi­so a ni­vel in­di­vi­dual?

La ca­ri­dad em­pie­za por ca­sa. Es di­fí­cil que otros nos apre­cien y nos pre­fie­ran si no­so­tros mis­mos no so­mos em­ba­ja­do­res po­si­ti­vos de los atri­bu­tos que tie­ne es­te país. En ese sen­ti­do, la mar­ca país es un ac­ti­vo pa­ra que los otros nos pue­dan y una car­ta de pre­sen­ta­ción que fa­ci­li­ta la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de las pymes que ayu­da a va­lo­ri­zar lo pro­pio. Ya hay 150 em­pre­sas que es­tán usan­do la mar­ca Chi­le por­que le agre­ga va­lor.

¿En qué me­di­da los con­ti­nuos desas­tres han afec­ta­do la ima­gen de Chi­le en el ex­te­rior?

La sin­gu­la­ri­dad te­rri­to­rial es un tre­men­do atri­bu­to po­si­ti­vo que te­ne­mos , y el he­cho de có­mo Chi­le ha sa­bi­do reac­cio­nar fren­te a los desas­tres es al­go que vie­ne a for­ta­le­cer su po­si­cio­na­mien­to. Chi­le es vis­to co­mo un país ca­paz de so­bre­po­ner­se y reac­cio­nar po­si­ti­va­men­te an­te las ca­tás­tro­fes sin que afec­te en gran me­di­da el desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país.

¿Qué tan co­no­ci­do es hoy Chi­le en el con­cier­to in­ter­na­cio­nal?

De­pen­de del lu­gar, pe­ro en to­dos hay un co­mún de­no­mi­na­dor: hay es­pa­cio pa­ra me­jo­rar en las au­dien­cias ma­si­vas, don­de nos co­no­cen ma­yo­ri­ta­ria­men­te por el vino. No así en las au­dien­cias de ni­cho, don­de sa­ben con cer­te­za y co­no­ci­mien­to que es­te es un país se­rio y con­fia­ble, y que tie­ne un ca­pi­tal hu­mano que es ca­paz de in­no­var, tras­cen­der y apor­tar al desa­rro­llo des­de su in­ter­na­cio­na­li­za­ción.

¿Cuál se­ría su pe­so es­pe­cí­fi­co?

Si bien so­mos un país pe­que­ño, de 18 mi­llo­nes, ubi­ca­do al fin del mun­do, Chi­le tie­ne un po­der de in­fluen­cia más allá de su pe­so es­pe­ci­fi­co, en tér­mi­nos de po­bla­ción o res­pal­do eco­nó­mi­co, y siem­pre va ser lla­ma­do a la me­sa pa­ra ser un in­fluen­cia­dor en la re­gión.b

FO­TO: REI­NAL­DO UBILLA

►► My­riam Gó­mez en el pi­so 15 del edi­fi­cio don­de se em­pla­za la Fun­da­ción Ima­gen de Chi­le, en pleno ba­rrio Be­llas Ar­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.