Lu­to mun­dial por Brad­ley

►Un ex­tra­ño cán­cer se lle­vó al pe­que­ño de seis años, quien vi­vió sus úl­ti­mos días in­mer­so en el fút­bol.

La Tercera - - Deportes - R. Gál­vez

¿Qué po­drían te­ner en co­mún Jer­main De­foe, fut­bo­lis­ta de 34 años y Brad­ley Lo­wery, un pe­que­ño de seis? Fá­cil: el amor por el fút­bol. El cru­ce de sus ca­mi­nos, eso sí, tie­ne cir­cuns­tan­cias de do­lor y sa­lud.

A sus 18 me­ses de vi­da, el me­nor fue diag­nos­ti­ca­do con neu­ro­blas­to­ma, un ex­tra­ño cán­cer que pa­re­ció des­apa­re­cer dos años des­pués tras des­gas­tan­tes se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia. Sin em­bar­go, en ju­nio de 2016 la en­fer­me­dad vol­vió y el al­to cos­to del tra­ta­mien­to hi­zo que sus pa­dres ini­cia­ran una cru­za­da pa­ra re­cau­dar fon­dos, los que re­sul­ta­ron en que Sun­der­land, equi­po de la Pre­mier y del cual era fa­ná­ti­co el me­nor, lo apo­ya­ra en to­do mo- men­to. De he­cho, co­men­zó a acom­pa­ñar al equi­po en ca­da par­ti­do y en ese tiem­po es­ta­ble­ció una amis­tad muy fuer­te con De­foe, quien lo acom­pa­ñó en sus ho­ras de clí­ni­ca, lo vi­si­tó en su ho­gar y es­tu­vo a su la­do cuan­do los mé­di­cos le co­mu­ni­ca­ron a sus pa­dres que no ha­bía vuel­ta atrás. Le que­da­ban po­cos me­ses de vi­da.

El 26 de ma­yo de­jó el hos­pi­tal pa­ra ir­se a la tran­qui­li­dad de su ho­gar y el 1 de ju­lio vio por úl­ti­ma vez a De­foe, en la ce­le­bra­ción de su sex­to na­ta­li­cio. El co­ra­zón de Brad­ley se de­tu­vo de­fi­ni­ti­va­men­te ayer a las 13:35 de In­gla­te­rra. “Él siem­pre va a es­tar en mi co­ra­zón, por el res­to de mi vi­da. To­da mi fa­mi­lia es­ta­rá pa­ra lo que ne­ce­si­te su fa­mi­lia”, di­jo el ju­ga­dor, dos días an­tes de la muer­te del pe­que­ño.b

AFP

►► De­foe y Brad­ley in­gre­san jun­tos a una can­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.