“Fo­me es­tá a la al­tu­ra de los me­jo­res dis­cos del mun­do”

► El mú­si­co re­cuer­da con La Ter­ce­ra el con­tex­to y la cri­sis gru­pal que ex­pli­can la obra cum­bre que fes­te­ja 20 años. ► Ade­más, se re­fie­re al caó­ti­co mo­men­to que vi­vió en la úl­ti­ma Cum­bre del Rock Chi­leno y al ca­so Sca­ra­me­lli.

La Tercera - - Sociedad - Clau­dio Ver­ga­ra Fo­me Me arren­dé,

“¿Y a quién quie­ren im­pre­sio­nar con esa pin­ta? ¿A los ma­pa­ches?”.

El pro­duc­tor es­ta­dou­ni­den­se Joe Bla­ney le ha­cía aque­lla pre­gun­ta a Los Tres ca­da vez que los ob­ser­va­ba cru­zar el bos­que de Woods­tock – don­de es­ta­ba el es­tu­dio en que gra­ba­ban el dis­co Fo­me-, ves­ti­dos de ter­nos, cor­ba­tas y za­pa­tos re­lu­cien­tes, co­mo si se tra­ta­ra de una al­fom­bra ro­ja en me­dio de la na­da.

“Es que yo le de­cía al ‘Ti­tae’: ‘Si que­re­mos que es­te dis­co sea bueno, te­ne­mos que po­ner­nos tra­je’. Y an­tes de ir­nos pa­ra allá nos fui­mos a com­prar unos ter­nos. Lle­gá­ba­mos to­dos los días pin­tea­dos en la mi­tad del cam­po, por­que te­nía que ver con un ran­go de com­por­ta­mien­to que es­tu­vie­ra a la al­tu­ra de la mú­si­ca que es­tá­ba­mos ha­cien­do. O sea, el que lle­ga­ba con shorts, ¡fue­ra! Aun­que más que echar­lo, era ha­cer­le bur­la: ‘Ca­cha la pin­ti­ta pos, no­so­tros con cor­ba­ta, ¿y tu ve­nís así?’ ”, re­me­mo­ra Al­va­ro Hen­rí­quez (47).

Al fi­nal, la ob­se­sión es­té­ti­ca fue de la mano de los re­sul­ta­dos ar­tís­ti­cos, dan­do ori­gen a la obra maes­tra del con­jun­to, el tí­tu­lo que has­ta hoy re­pre­sen­ta su cús­pi­de crea­ti­va y que pre­ci­sa­men­te ha­ce unos días, a fi­nes de ju­nio, cum­plió dos dé­ca­das des­de su es­treno. “Creo que Fo­me es­tá a la al­tu­ra de los me­jo­res dis­cos del mun­do. Me sien­to or­gu­llo­so, por­que es un ál­bum muy es­pe­cial, es­tá­ba­mos to­dos muy con­cen­tra­dos y muy a gus­to de lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do. Fue un tra­ba­jo bien com­ple­to a ni­vel de vi­bra y bue­na on­da”.

Al­to: aun­que el cantante re­sal­ta el tem­pe­ra­men­to fes­ti­vo que de­fi­nió la pro­duc­ción, los tí­tu­los de las can­cio­nes lo des­mien­ten. To­co fon­do, Olor a gas, Feal­dad, Bol­sa de ma­reo, Ja­ra­be pa­ra la tos: to­das es­ce­nas pe­si­mis­tas y gro­tes­cas, le­jos del ful­gor de cha­que­tas y cor­ba­tas, y más cer­ca del pre­ci­pi­cio. In­clu­so, la for­ma de can­tar que cru­za los 15 te­mas se ba­lan­cea en­tre el tono ape­sa­dum­bra­do, de apa­tía y des­gano –o abu­lia, pa­ra usar un tér­mino tan pro­pio de Fo­me- de Olor a gas, To­co fon­do y De ha­cer­se se va a ha­cer; y la ra­bia chi­llo­na de An­tes, Bol­sa de ma­reo o Res­to­rán.

“Lo que pa­sa es que una co­sa es el tra­ba­jo, ha­cer el dis­co y gra­bar­lo, y lo otro es em­pe­zar a des­mem­brar to­do y lle­gar a la raíz. En ese tiem­po, en­tre no­so­tros co­mo in­di­vi­duos y co­mo ami­gos, la co­sa iba pa­ra aba­jo. To­tal­men­te. Ha­bía­mos te­ni­do va­rios en­con­tro­nes y fue un pe­río­do en que es­tá­ba­mos to­dos des­cu­brien­do el mun­do, y al mis­mo tiem­po, echán­do­lo a per­der. O sea, Los Tres se pu­die­ron ha­ber se­pa­ra­do an­tes del Fo­me. Fá­cil. Muy fá­cil. Pe­ro yo di­je ‘no pos, fi­lo, hay que ha­cer mú­si­ca’. Por­que lo que ha­cía­mos era bueno. Y per­so­nal­men­te no es­ta­ba pa­san­do por un buen mo­men­to. Ni ca­gan­do, to­do lo con­tra­rio. Pe­ro tam­po­co era una cri­sis ni na­da de eso. Era más bien to­do muy bri­tish, ti­po ‘tu aquí’ y ‘yo allá’”.

¿Por qué de­ci­die­ron se­guir?

Lo que nos lle­vó y lo que siem­pre nos ha lle­va­do es la mú­si­ca. Uno po­drá te­ner di­fe­ren­cias con las otras per­so- nas, pe­ro a no­so­tros siem­pre nos lle­vó la mú­si­ca. Y te di­go: es­tos son bue­nos mú­si­cos. Ti­tae es una bes­tia. El An­gel (Pa­rra) es muy buen gui­ta­rris­ta. El Pan­cho (Molina), un ex­ce­len­te ba­te­ris­ta. Pe­ro era to­do muy ra­ro, por­que nos es­ta­ba yen­do la ra­ja en to­dos la­dos. Pe­ro la in­ter­na era muy di­fí­cil, lo que tam­bién de al­gu­na for­ma se fil­tra en el tra­ba­jo con co­sas ti­po “oye, ¡no to­ques eso!” y el otro res­pon­día “ah, ¿en­ton­ces te cai­go mal?”. Ese ti­po de ton­te­ras, ca­si ado­les­cen­tes.

¿Eso pa­só de ma­ne­ra fre­cuen­te en las gra­ba­cio­nes?

No, no. Pe­ro nos pu­si­mos de acuer­do. Yo les di­je: “Yo por mí, me voy aho­ra mis­mo. Pe­ro no, no se las voy a dar tan fá­cil, así que va­mos gra­ban­do no más y can­te­mos las can­cio­nes”. En ese mo­men­to es­ta­ba el rollo de Mé­xi­co tam­bién, yo me que­ría que­dar allá, pe­ro los otros no. Era di­fí­cil, pe­ro ha­bía que ha­cer el dis­co igual, por­que la bue­na mú­si­ca va a so­bre­vi­vir siem­pre y así fue. Pe­ro no fue fá­cil, por eso mis­mo se lla­ma Fo­me, tie­ne esa am­bi­va­len­cia.

¿Por qué usted atra­ve­sa­ba un mo­men­to tan com­pli­ca­do? En una en­tre­vis­ta di­jo: “Es­ta­ba pen­san­do en ha­cer un dis­co con ra­bia, no con­tra el go­bierno, la gen­te o la so­cie­dad; ra­bia con­tra mí y la gen­te que me ro­dea­ba”.

Exac­ta­men­te, eso era lo que sen­tía. Y no me arrepiento, de he­cho al con­tra­rio, creo que la ra­bia, la im­po­ten­cia o es­tar ba­jo dic­ta­du­ra son mo­to­res pa­ra ha­cer mú­si­ca tam­bién. Y yo de­cía “la ra­bia la voy a ca­na­li­zar por mi la­do, no pa­ra el la­do de ellos”. Y Bol­sa de ma­reo tie­ne que ver con que ya es­tá­ba­mos to­dos has­tia­dos de to­car Quién es la que vie­ne allí. El te­ma era bueno, pe­ro nos trans­for­mó en un pro­duc­ti­to no­ven­te­ro don­de to­cá­ba­mos cue­ca y des­pués no sé qué hue­vá, de to­do un po­co. Es­ta­ba tan cha­to de Quién es la que vie­ne allí que íba­mos vo­lan­do, aga­rré la bol­sa de ma­reo y so­bre la mis­ma hi­ce la le­tra. Ha­bía mu­cha de­cep­ción tam­bién con la má­na­ger de esa épo­ca (No­ta de­la redacción: Car­men Ro­me­ro), las co­sas estaban muy ás­pe­ras. Yo es­ta­ba muy ne­ga­ti­vo y lo que tú es­cu­chas en el dis­co es lo que era pa­ra mí ese mo­men­to. Es­tá­ba­mos en cri­sis in­ter­na, ha­bía co­sas per­so­na­les de por me­dio, pe­ro tam­bién nos ha­bían ago­ta­do las gi­ras, la pro­mo­ción, ir a to­dos los ca­na­les.

¿Eso es lo que re­fle­ja de que­rer te­ner una vi­da nue­va pa­ra ma­tar a la an­ti­gua?

Exac­to, esa era la on­da. Me arren­dé re­su­me muy bien el Fo­me. Hay va­rias can­cio­nes que tie­nen men­sa­jes que yo en ese mo­men­to tam­po­co los pen­sé, sino que era lo que es­ta­ba pa­san­do, ti­po CNN, “es­tá pa­san­do, lo es­tás vien­do”.

¿Fue un error in­ten­tar con­quis­tar Mé­xi­co en ese con­tex­to?

Creo que no, to­do lo que uno in­ten­ta y tra­ta de ha­cer, hay que ha­cer­lo. Si te va bien o no, es ha­ri­na de otro cos­tal. Si nos hu­bié­ra­mos que­da­do en Mé­xi­co, es­ta­ría­mos ron­can­do más, creo yo. Ha­ber­se que­da­do en Mé­xi­co to­dos y ha­ber se­gui­do el tra­ba­jo con el se­llo, lo que em­pe­za­mos, cla­ro que se­ría dis­tin­to. Quién sa­be, qui­zás se­gui­ría­mos allá. Pe­ro cuan­do ca­ché que los otros no que­rían, ahí hi­ci­mos La san­gre en el cuer­po y ahí pen­sé que aho­ra sí, me voy.

¿Cree que por el pú­bli­co?

fue com­pren­di­do

Lo que pa­sa es que fue cri­ti­ca­do te­rri­ble. Pu­ra gen­te ta­ra­da ha­blan­do so­bre lo que ni si­quie­ra sa­bían, por­que tam­po­co lo es­cu­cha­ban, o lo en­ten­dían mal. Ade­más, siem­pre es­tá ese ni­vel un po­co po­lí­ti­co que se me ha acha­ca­do: es­te lo­co te­rri­ble, co­mu­nis­ta, fe­mi­ci­da… Pe­ro la gen­te que uno apre­cia lo en­con­tró muy bueno. Jor­ge Gon­zá­lez, lo mis­mo los Ta­cu­bos. En Mé­xi­co fue ele­gi­do Dis­co del Año se­gún una revista, pe­ro da­bas vuel­ta la pá­gi­na y de­cía “y Peor Ca­rá­tu­la” (se ríe). ¿Có­mo quie­res que no me sien­ta or­gu­llo­so?

Mu­chos años des­pués de su lan­za­mien­to, y a mi­les de ki­ló­me­tros de Chi­le, y ni si­quie­ra en uno de sus con­cier­tos, Hen­rí­quez vol­vió a sen­tir or­gu­llo por Fo­me. “El año pa­sa­do fui a ver a Brian Wil­son a Aca­pul­co y al­gu­nos fans se arro­di­lla­ban fren­te a mí, y me de­cían: ‘Pa­ra no­so­tros, el Pet Sounds en es­pa­ñol es Fo­me’. Pue­de que sea un po­co mu­cho”.

“Yo es­ta­ba muy ne­ga­ti­vo y lo que tú es­cu­chas en el dis­co es lo que era pa­ra mí ese mo­men­to. Es­tá­ba­mos en cri­sis in­ter­na”.

“Lo que pa­sa es que fue cri­ti­ca­do te­rri­ble. Pu­ra gen­te ta­ra­da ha­blan­do so­bre lo que ni si­quie­ra sa­bían, por­que tam­po­co lo es­cu­cha­ban”.

Ha­ce un ra­to di­jo que era uno de los me­jo­res dis­cos del mun­do.

No soy ca­tó­li­co, pe­ro sí soy un hom­bre de fe y le ten­go fe a lo que ha­go. En­ton­ces, cuan­do sa­lió Fo­me yo sa­bía que iba a ser un dis­co no­to­rio y dis­tin­to. Nun­ca tu­ve du­das. Nun­ca he pen­sa­do eso del artista que dice (adop­ta un tono que apa­ren­ta hu­mil­dad) “mu­chas gra­cias, fí­ja­te que no me ha­bía da­do cuenta de lo bueno que era”. Na, esa hue­vá es mentira. Me di cuenta des­de el mi­nu­to uno que era el me­jor dis­co que ha­bía he­cho. Si es­to hu­bie­ra si­do una gue­rra, ga­ná­ba­mos por le­jos. Es­toy muy asom­bra­do de ha­ber he­cho otro ál­bum des­pués de Fo­me y que ha­ya­mos se­gui­do co­mo gru­po. Yo pen­sé que ahí ya es­tá­ba­mos lis­tos. Re­cuer­do que le mos­tra­ron Bol­sa de ma­reo a Noel Ga­llag­her la pri­me­ra vez que vino Oa­sis y le en­can­tó.

Hu­bo otro con­cier­to re­cien­te don­de Hen­rí­quez se vol­vió a sa­cu­dir con el in­flu­jo que la obra de 1997 aún tie­ne en su ca­rre­ra. Fue el pa­sa­do 7 de enero en la Cum­bre del Rock Chi­leno, cuan­do fren­te al Es­ta­dio Na­cio­nal se atre­vie­ron a to­car Res­to­rán, por le­jos la can­ción más re­tor­ci­da en la his­to­ria del gru­po, don­de só­lo se li-

►► La icó­ni­ca ta­pa del ál­bum de 1997.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.