The best of Ha­rris

La Tercera - - Sociedad - Juan Ma­nuel Vial Crí­ti­co li­te­ra­rio

Tras leer En el mis­mo río, sur­ge un an­he­lo, una ilu­sión, una es­pe­ran­za, en fin, de­jé­mos­lo tal vez só­lo en una idea: to­dos los poe­tas, di­go to­dos los poe­tas talentosos con dé­ca­das de ofi­cio, po­drían dar­se el tiem­po de ar­ti­cu­lar una an­to­lo­gía per­so­nal, es de­cir, ele­gir con ojo agudo el ma­te­rial que es­ti­men tras­cen­den­te, al­go así co­mo lo me­jor de sí mis­mos. Eso pre­ci­sa­men­te hi­zo Tho­mas Ha­rris, due­ño de una obra ma­ci­za y po­ten­te, com­pues­ta de 15 poe­ma­rios pu­bli­ca­dos en­tre los años 1985 y 2015. El re­sul­ta­do es un li­bro in­sos­la­ya­ble, cau­ti­van­te de prin­ci­pio a fin, ello de­bi­do a que, en­tre otras gra­cias, la lec­tu­ra in­vi­ta a apre­ciar la evo­lu­ción y los su­ce­si­vos que­bran­tos de una voz se­gu­ra, a re­pa­rar en al­gu­nas ideas fi­jas del au­tor, a tras­la­dar­se con ve­lo­ci­dad inau­di­ta por dis­tin­tas épo­cas, y sí, a sen­tar­se, aun­que sea por un ins­tan­te, en lu­ga­res bas­tan­te si­nies­tro­nes.

La ban­da de ami­go­tes y vie­jos co­no­ci­dos que acom­pa­ña a Ha­rris En el mis­mo río re­sul­ta ser he­te­ro­gé­nea, se­duc­to­ra y cuan­tio­sa: Barquero, Ge­net, Du­champ, Orom­pe­llo, Ba­tai­lle, Wen­ders, Pa­so­li­ni, The Doors, Va­léry, Rim­baud, Con­rad, Ho­ra­cio, Brecht, Paul New­man, Kaf­ka, Va­lle­jo, Cio­ran, el Adua­ne­ro Rous­seau, Ben­ja­min, Omar Cá­ce­res, Go­ya, Bla­ke, Ma­gris, Lowry, Che­jov, Poe y el mis­mí­si­mo Dia­blo. Ca­da vez que fi­gu­ran en un poe­ma, ca­da vez que en bue­nas cuen­tas son in­vo­ca­dos, los per­so­na­jes re­cién men­cio­na­dos co­bran vi­da, sea a tra­vés de las trian­gu­la­cio­nes in­ge­nio­sas que pro­po­ne Ha­rris, sea a tra­vés del po­der evo­ca­dor de su pa­la­bra.

Du­ran­te los años 80, el ha­blan­te de los li­bros que co­rres­pon­den a esa épo­ca se pa­sea ma­yo­ri­ta­ria­men­te por Con­cep­ción: “(...) yo soy una men­di­ga, una pu­ta / sin más per­las que mis dien­tes, / mis dien­tes, her­ma­nos, que ate­so­ro a lo Di­vi­ne de Ge­net / en la bol­si­ta de ra­so / del hu­mo de muer­te / de los 80”. Al que es­cri­be le ob­se­sio­nan los cuer­pos, mu­chos cuer­pos, los mu­ros, los neo­nes y un ero­tis­mo en­tre sal­va­je y des­con­cer­tan­te. En aquel en­ton­ces, su­gie­re al­guien, “Só­lo el ar­te que con­mue­ve nos era per­mi­ti­do”.

En­tre las obras que Ha­rris pu­bli­có en la dé­ca­da de los 90, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Los 7 náu­fra­gos (1995), fi­gu­ra una es­pe­cie de de­cla­ra­ción de es­cri­tu­ra en “Asi­dos a un ma­de­ro en for­ma de cruz”: “(...) por eso na­rra­mos / por el gu­sano en el ma­de­ro / por el vien­to en el ma­de­ro / por el se­men en el ma­de­ro / por el pol­vo en el ma­de­ro / por la co­rrup­ción en el ma­de­ro / por la san­gre en el ma­de­ro / só­lo por eso / va­mos a na­rrar”. En ese mis­mo poe­ma­rio es­tá “Ele­va­ción y caí­da del Mer­ca­do Mu­ni­ci­pal”, un poe­ma que re­ve­la el uso gran­dio­so de la ima­gi­na­ción sar­cás­ti­ca.

Otras vir­tu­des es­ti­lís­ti­cas de Ha­rris: la dis­po­si­ción fre­cuen­te de imá­ge­nes fuer­tes y dis­tin­gui­bles, la os­ten­ta­ción de la pa­la­bra exac­ta, un dra­ma­tis­mo san­grien­to y al mis­mo tiem­po co- me­di­do, el con­trol que el au­tor ejer­ce so­bre la mu­si­ca­li­dad y los rit­mos de sus es­cri­tos. To­do es­to se de­ja ver en “Vio­la­ción y par­to enamo­ra­dos” (Tri­den­te, 2005), un poe­ma no­ta­ble que el ha­blan­te de­di­ca a su ma­dre. El hu­mor, di­cho sea de pa­so, no es­tá au­sen­te de las com­po­si­cio­nes de Ha­rris. En “Re­nun­cias” (Lo­bo, 2007), un cu­ra ca­te­te in­cre­pa a un in­te­gran­te del “Rat Pack del de­mo­nio”: “¿Re­nun­cias al coi­to per an­gos­ta viam?”. “Se­guir po­blan­do el Mun­do es el úni­co pe­ca­do”, res­pon­de el in­te­rro­ga­do. En La Ba­ta­lla del Ebr(i)o (2014), el lec­tor afi­cio­na­do al hu­mor ne­gro en­con­tra­rá una bue­na can­ti­dad de ma­te­rial de re­go­ci­jo.

Ha­rris ex­pli­ca en el pró­lo­go el sen­ti­do de es­te li­bro que com­pi­la 30 años de ofi­cio: su obra es par­te de un río, “siem­pre el mis­mo, del cual ofrez­co frag­men­tos y tri­za­du­ras, ven­ta­nas y pór­ti­cos, ab­so­lu­ta­men­te sub­je­ti­vos, de lo que se me dio por, ya sea por des­tino o vo­lun­tad, es­cri­bir. Un río a ve­ces to­rren­to­so, otras, cal­mo, pe­ro que sé que va a dar a la mar que es el mo­rir”. En el mis­mo río no só­lo es una ex­ce­len­te an­to­lo­gía, al­go que por lo de­más ya es­tá di­cho; es tam­bién una ma­ne­ra muy dis­tin­gui­da de en­trar a la co­lec­ción ca­nó­ni­ca de la poe­sía chi­le­na.

Los trein­ta años de ofi­cio con­den­sa­dos en es­te li­bro dan cuenta de la ex­ce­len­te poe­sía que ha escrito Tho­mas Ha­rris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.