El día des­pués

La Tercera - - Opinión - Axel Buch­heis­ter Abo­ga­do

LAS EN­CUES­TAS pre­si­den­cia­les has­ta aho­ra plan­tea­ban un es­ce­na­rio más bien hi­po­té­ti­co: “¿Quién le gus­ta­ría que fue­ra pre­si­den­te?”. A par­tir de las pri­ma­rias, ten­drán que pre­gun­tar la pre­fe­ren­cia en­tre can­di­da­tos que efec­ti­va­men­te es­ta­rán en la pa­pe­le­ta. Aun­que to­da­vía pue­de ha­ber al­gún mo­vi­mien­to, ya se co­no­ce la ma­yo­ría de los que son y hay una me­jor idea de cuán­to pe­san, y tam­bién quie­nes han sido des­car­ta­dos. Es la reali­dad que se de­can­ta y que mar­ca una di­fe­ren­cia al mo­men­to de pro­nun­ciar­se.

¿Qué de­ja­ron las pri­ma­rias a ca­da sec­tor? Par­tien­do por el Fren­te Am­plio, se ra­ti­fi­có lo que los re­cien­tes son­deos ha­bían an­ti­ci­pa­do: no son una al­ter­na­ti­va real, y que la can­di­da­tu­ra de Bea­triz Sán­chez es­tá en su te­cho y so­bre­va­lo­ra­da: no se ad­vier­te có­mo pu­die­ra pa­sar a la se­gun­da vuel­ta, lo que en al­gún mo­men­to se cre­yó po­si­ble. Al­gu­nos ven al Fren­te co­mo una al­ter­na­ti­va de futuro, pe­ro ni eso que­dó cla­ro, con una con­vo­ca­to­ria que no al­can­zó las ex­pec­ta­ti­vas.

La cen­tro­de­re­cha ge­ne­ró una con­vo­ca­to­ria de más de un mi­llón cua­tro­cien­tos mil vo­tan­tes, que si­quie­ra se so­ñó. Sin du­da es un re­sul­ta­do po­lí­ti­ca­men­te po­ten­te, pe­ro el pro­ble­ma es qué pro­yec­ción tie­ne, cuan­do es un dato que la mo­vi­li­za­ción se pro­du­jo por el te­mor a que vuel­va a sa­lir un go­bierno de iz­quier­da de cor­te “re­tro­ex­ca­va­do­ra”, no por la mo­ti­va­ción de pro­mo­ver prin­ci­pios o de­fen­der un mo­de­lo de so­cie­dad. Al­go así co­mo una po­ten­cia sin qui­lla. Si las ba­ses de la cen­tro­de­re­cha fue­ran ca­pa­ces de ha­cer un switch y con­ver­tir esa ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­zar­se en vo­lun­tad po­si­ti­va de ac­tuar pa­ra que pre­va­lez­ca su vi­sión de so­cie­dad, otro ga­llo le can­ta­ría al sec­tor. Y va­ya que fal­ta un lí­der que ac­ti­ve ese switch.

El re­sul­ta­do pa­ra Se­bas­tián Pi­ñe­ra fue bueno, pe­ro no le ga­ran­ti­za mu­cho. Ob­je­ti­va­men­te, lo­grar un 58,4% en una elec­ción com­pe­ti­ti­va es ex­ce­len­te, pe­ro es­ta pri­ma­ria no lo fue. Se tra­tó de la ex­plo­ta­ción del te­mor a la iz­quier­da y ello es re­co­no­ci­do off the re­cord. En­ton­ces, la pre­gun­ta es qué mo­vi­li­za­rá a los vo­tan­tes que fal­tan pa­ra ga­nar en no­viem­bre y que no los de­ter­mi­na esa an­sie­dad. Ade­más, cuan­do no se cum­plie­ron las ex­pec­ta­ti­vas del can­di­da­to, que es­pe­ra­ba un mi­llón de vo­tos pa­ra sí, con un 70% del to­tal.

Hay que agre­gar que du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po des­ca­li­fi­ca­ron a Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón y di­je­ron que su pos­tu­la­ción se ba­sa­ba úni­ca­men­te en ata­car a Pi­ñe­ra. Si fue así, hay que con­ve­nir en­ton­ces que el grue­so de la vo­ta­ción del pri­me­ro –un no des­pre­cia­ble 26,3%- tie­ne un ses­go con­tra Pi­ñe­ra y no se­rá fá­cil que se le plie­gue. Por otra par­te, no es el can­di­da­to úni­co lla­ma­do a re­pre­sen­tar al sec­tor, pues que­da to­da­vía otro en com­pe­ten­cia: Jo­sé Antonio Kast, al que no po­drán se­guir ne­gan­do vi­si­bi­li­dad. Los en­cues­ta­do­res ten­drán que pre­gun­tar por él co­mo op­ción real, y ha­brá que in­vi­tar­lo a los de­ba­tes y otor­gar­le es­pa­cio en la fran­ja.

Lo úni­co que no se de­can­ta es la si­tua­ción de la Nue­va Ma­yo­ría. Des­pués de las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les, la con­clu­sión más im­por­tan­te es que to­do de­pen­de­rá de lo que su­ce­da en el con­glo­me­ra­do ofi­cia­lis­ta, que gus­te o no, si­gue sien­do uno de los dos ac­to­res prin­ci­pa­les y sin el cual la pe­lí­cu­la no es­tá com­ple­ta.

Des­pués de las pri­ma­rias lo úni­co que no se de­can­ta es la si­tua­ción de la NM. To­do de­pen­de­rá de lo que su­ce­da en el ofi­cia­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.