¿Error ti­po I?

La Tercera - - Opinión - Jor­ge Na­va­rre­te Abo­ga­do

LA AU­TO­CRÍ­TI­CA que asu­mió el Fren­te Am­plio por la ba­ja mo­vi­li­za­ción de su elec­to­ra­do en la úl­ti­ma elec­ción pri­ma­ria, su­ma­do a la au­sen­cia de la Nue­va Ma­yo­ría, y la es­ca­sa ad­he­sión ciu­da­da­na que os­ten­ta hoy el go­bierno, vol­ve­rán a cen­trar el de­ba­te en torno a si es­tos re­sul­ta­dos son la con­se­cuen­cia de un diag­nós­ti­co equi­vo­ca­do o, co­mo al­gu­nos ins­ta­la­ron, si la ex­pli­ca­ción de­be ras­trear­se más en un mal di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de las re­for­mas que se lle­va­ron ade­lan­te. Y aun­que pro­ba­ble­men­te pu­dié­ra­mos enu­me­rar un ex­ten­so lis­ta­do de desa­cier­tos, im­pro­vi­sa­cio­nes y vul­ga­ri­da­des en la ela­bo­ra­ción de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, me in­tere­sa vol­ver una vez más so­bre lo que pu­do ser una so­bre­in­ter­pre­ta­ción de de­ter­mi­na­das co­yun­tu­ras y ma­les­ta­res -reales y le­gí­ti­mos, por cier­to- pe­ro que nos con­du­je­ron a de­ci­sio­nes que cho­ca­ron con el sen­tir de mu­chos ciu­da­da­nos.

Es mi im­pre­sión, que las ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas de nues­tro mo­de­lo de desa­rro­llo, don­de aflo­ró con mu­cha fuer­za el tema de la de­sigual­dad, los abu­sos y las pro­me­sas in­cum­pli­das de la mo­vi­li­dad so­cial -sien­do la cu­na el fac­tor que to­da­vía de­ter­mi­na de ma­ne­ra pre­do­mi­nan­te el futuro de las per­so­nas­pu­do alen­tar la ilu­sión de que la úni­ca ma­ne­ra de co­rre­gir es­tas in­jus­ti­cias con­sis­tía en al­te­rar las ba­ses fun­da­men­ta­les de nues­tro sis­te­ma eco­nó­mi­co y so­cial. Sin em­bar­go, di­cha so­lu­ción pa­re­ció ob­viar, o al me­nos sub­es­ti­mar, las otras im­por­tan­tes bon­da­des del sis­te­ma pa­ra una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los ciu­da­da­nos -di­re­mos de ma­ne­ra pro­vi­so­ria la emer­gen­te cla­se me­dia- las que no so­lo son va­lo­ra­das por las per­so­nas, sino que tam­bién in­cor­po­ran co­mo un ac­ti­vo en el pro­pó­si­to de con­se­guir ma­yor bie­nes­tar per­so­nal y fa­mi­liar.

En­ton­ces, ¿era co­rrec­to que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos que­ría que se ter­mi­na­ra la fies­ta o, por el con­tra­rio, más bien an­he­la­ban ser par­te de la mis­ma? De la res­pues­ta a di­cha pre­gun­ta de­vie­nen con­se­cuen­cias muy di­fe­ren­tes. Por de pron­to, im­pac­ta al sen­ti­do y pro­pó­si­to de la po­lí­ti­ca pú­bli­ca, es­pe­cial­men­te en la di­rec­ción y pro­fun­di­dad de los cam­bios que se pre­ten­den im­ple­men­tar. Pa­ra ser más grá­fi­cos, y si­guien­do con nues­tra me­tá­fo­ra, una ma­ne­ra de ma­ni­fes­tar nues­tra in­dig­na­ción por la in­jus­ti­cia que sig­ni­fi­ca ex­cluir a tan­tos de la fies­ta, es ter­mi­nar con és­ta, sea que­man­do el lo­cal o re­ven­tan­do el ge­ne­ra­dor. Otra for­ma de pro­ce­der, siem­pre in­ten­tan­do in­ter­pre­tar el an­he­lo de esos no in­vi­ta­dos, es jus­ta­men­te ga­ran­ti­zar su in­gre­so a la mis­ma, ase­gu­rán­do­nos que sean tra­ta­dos con dig­ni­dad y que pue­dan dis­fru­tar en igual­dad de con­di­cio­nes con los otros asis­ten­tes.

Asu­mien­do que pa­ra es­tas elec­cio­nes el dis­cur­so y re­la­to de la de­re­cha irá por la “res­tau­ra­ción”, la de­fi­ni­ción cla­ve de las fuer­zas de cen­troiz­quier­da -o un par­te de ella- es si, en la co­rrec­ta in­ter­pre­ta­ción de sen­tir ciu­da­dano, el es­fuer­zo es de “sus­ti­tu­ción” de nues­tro mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial o, co­sa dis­tin­ta, de “in­clu­sión”; pro­mo­vien­do cam­bios pa­ra que sus fru­tos se dis­tri­bu­yan de ma­ne­ra más jus­ta e igua­li­ta­ria.

La de­fi­ni­ción cla­ve de la cen­troiz­quier­da pa­ra es­tas elec­cio­nes es en­tre sus­ti­tuir o ha­cer más in­clu­si­vo nues­tro mo­de­lo de desa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.