“Lobby bru­tal”

La Tercera - - La Otra Mirada - Max Co­lo­dro Fi­ló­so­fo y ana­lis­ta po­lí­ti­co

LLE­VAN­DO la pre­sión al má­xi­mo, el go­bierno fi­nal­men­te lo­gró de­rri­bar el in­for­me apro­ba­do por la se­gun­da co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra del ca­so Se­na­me. Una ope­ra­ción que no tu­vo el más mí­ni­mo cui­da­do de las for­mas, y don­de lo úni­co que pri­mó fue la ne­ce­si­dad de di­luir las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas de la ex­mi­nis­tra Ja­vie­ra Blan­co, a quien el tex­to des­es­ti­ma­do impu­taba una “ne­gli­gen­cia inex­cu­sa­ble”.

Ver­gon­zo­sa­men­te, el des­plie­gue del Eje­cu­ti­vo lo­gró dar vuel­ta in­clu­so el vo­to fa­vo­ra­ble de va­rios dipu­tados ofi­cia­lis­tas in­te­gran­tes de di­cha co­mi­sión, que ter­mi­na­ron a úl­ti­ma ho­ra re­cha­zan­do los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo in­ves­ti­ga­ti­vo que ellos mis­mos ha­bían rea­li­za­do por ca­si un año. Así, lue­go de una in­ter­ven­ción iné­di­ta en la his­to­ria re­cien­te, la in­de­pen­den­cia de un po­der del Estado y las pre­rro­ga­ti­vas fis­ca­li­za­do­ras que se­gún la cons­ti­tu­ción son pro­pias de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, ter­mi­na­ron ro­dan­do por el sue­lo.

En ri­gor, los mi­nis­tros del co­mi­té po­lí­ti­co fue­ron man­da­ta­dos por la pre­si­den­ta Ba­che­let pa­ra po­ner en mar­cha una de­ses­pe­ra­da ma­nio­bra de rescate de la ex ti­tu­lar de Jus­ti­cia, un “lobby bru­tal” se­gún la ex­pre­sión usa­da por el dipu­tado Ra­món Fa­rías, pre­si­den­te de la ins­tan­cia a car­go de la in­ves­ti­ga­ción. Co­mo co­ro­la­rio de es­ta arre­me­ti­da que­dó ins­ta­la­do un pre­ce­den­te muy de­li­ca­do pa­ra una ins­ti­tu­ción que, en­tre otras co­sas, tie­ne por fun­ción fis­ca­li­zar y es­ta­ble­cer las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas de los ac­tos del pro­pio go­bierno, abrien­do de pa­so in­te­rro­gan­tes inevi­ta­bles: ¿tie­nen los otros po­de­res e ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas “de­re­cho” a ejer­cer pre­sio­nes equi­va­len­tes a las que en es­te ca­so se arro­gó el go­bierno? ¿Pue­den el día de ma­ña­na ha­cer lo mis­mo la Cor­te Su­pre­ma, la Fis­ca­lía Na­cio­nal o las fuer­zas ar­ma­das? ¿O el “lobby bru­tal” fren­te a la la­bor fis­ca­li­za­do­ra de la Cá­ma­ra Ba­ja es un pri­vi­le­gio que de­be en­ten­der­se so­lo reservado a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca? La con­tra­par­te to­da­vía más gra­ve de es­ta bur­da ope­ra­ción pa­ra so­ca- var la in­de­pen­den­cia de un Po­der del Estado es que ella –al fi­nal- re­sul­tó efec­ti­va, es de­cir, un gru­po de dipu­tados es­tu­vo dis­pues­to a de­jar­se pre­sio­nar y mo­di­fi­có las con­vic­cio­nes a las cua­les ha­bía arri­ba­do en fun­ción de los an­te­ce­den­tes co­no­ci­dos en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción. De al­gún mo­do, el cri­te­rio de los fis­ca­li­za­do­res pu­do en es­te ca­so ser vul­ne­ra­do por quie­nes, se su­po­nía, eran los fis­ca­li­za­dos, lle­gan­do las au­to­ri­da­des de go­bierno in­clu­so a dar­se el lu­jo de sos­te­ner que la in­ves­ti­ga­ción eva­cua­da por la co­mi­sión era “ex­ce­si­va” e “in­com­ple­ta”.

En re­su­men, el es­pec­tácu­lo de es­ta se­ma­na en el Con­gre­so só­lo vino a con­su­mar uno de los más se­rios es­fuer­zos rea­li­za­dos por el ac­tual go­bierno, con el ob­je­to de de­bi­li­tar la au­to­no­mía y las atri­bu­cio­nes del Po­der Le­gis­la­ti­vo. De al­gún mo­do, lo­gró im­po­ner un lí­mi­te cla­ro y pre­ci­so a la la­bor fis­ca­li­za­do­ra de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, un lí­mi­te que sus pro­pios in­te­gran­tes de­ci­die­ron es­ta vez acep­tar. Des­de aho­ra y te­nien­do es­to en cuen­ta, qui­zás lo ade­cua­do y con­ve­nien­te se­ría que la pró­xi­ma vez los dipu­tados no pier­dan el tiem­po en co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­dor­was cu­yo re­sul­ta­do de­be­rá ser des­es­ti­ma­do por sus pro­pios in­te­gran­tes, en ca­so de exis­tir un “lobby bru­tal” de al­gún ór­gano pú­bli­co. Así, el tiem­po y el tra­ba­jo de­di­ca­do a una la­bor a la lar­ga inú­til, po­drá ser dis­pues­to pa­ra al­go más pro­duc­ti­vo que im­pli­que, en­tre otras co­sas, un me­jor uso de los re­cur­sos de to­dos los chi­le­nos.

El es­pec­tácu­lo de es­ta se­ma­na en el Con­gre­so vino a con­su­mar uno de los más se­rios es­fuer­zos del ac­tual go­bierno, con el ob­je­to de de­bi­li­tar la au­to­no­mía del Po­der Le­gis­la­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.