“Pi­ñe­ra no es­tá nun­ca a la al­tu­ra de un es­ta­dis­ta”

► Acu­sa al ex pre­si­den­te de “ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca” y de “uti­li­zar, con fi­nes elec­to­ra­les, te­mas sen­si­bles”. A su jui­cio, “eso ha­bla de los lí­mi­tes éti­cos que él tie­ne”. ► Di­ce que en la elec­ción es­tá en jue­go con­ti­nuar con las re­for­mas o re­tro­ce

La Tercera - - Política - Al­ber­to La­bra

En La Mo­ne­da di­cen que la de­ci­sión del co­mi­té po­lí­ti­co es sa­lir a de­fen­der­se an­te los ata­ques de to­dos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, sin dis­tin­ción. Sin em­bar­go, creen que el abanderado de Chi­le Va­mos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, tie­ne la de­ter­mi­na­ción de po­ner al go­bierno co­mo fo­co de sus ata­ques, si­tuan­do al Eje­cu­ti­vo -di­cen- co­mo una suer­te de con­ten­dor en me­dio de la cam­pa­ña.

En el go­bierno sos­tie­nen que el ex Pre­si­den­te ha uti­li­za­do una es­tra­te­gia de “inexac­ti­tu­des in­ten­cio­na­das” res­pec­to de la ad­mi­nis­tra­ción de Mi­che­lle Ba­che­let. Y así se ex­pli­ca la du­ra arre­me­ti­da que lanza aquí la mi­nis­tra Paula Nar­váez. La vo­ce­ra de Pa­la­cio apun­ta a los “lí­mi­tes éti­cos” de Pi­ñe­ra, lo acu­sa de “ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca”, de usar elec­to­ral­men­te “te­mas sen­si­bles” -co­mo las muer­tes de me­no­res ocu­rri­das en cen­tros del Se­na­me- y de apli­car un “guión” so­bre te­rro­ris­mo, de­lin­cuen­cia y “un país som­brío”.

Fue muy cri­ti­ca­da la in­ter­ven­ción del go­bierno pa­ra evi­tar que se apro­ba­ra el in­for­me de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra so­bre las muer­tes en el Se­na­me. ¿Era tan de­fi­cien­te ese tex­to?

Ese in­for­me no se po­día vo­tar en la sa­la por par­tes, a di­fe­ren­cia de al in­te­rior de la co­mi­sión. Por lo tan­to, pue­de te­ner ele­men­tos res­ca­ta­bles, pe­ro hay ase­ve­ra­cio­nes que son par­cia­les, va­gas y de des­co­no­ci­mien­to de lo que ya se es­tá ha­cien­do en es­ta ma­te­ria. Y co­mo es­to es un he­cho po­lí­ti­co, era im­por­tan­te que se com­pren­die­ra que ese in­for­me no es­ta­ba re­fle­jan­do la reali­dad. Se hi­zo un jue­go re­duc­cio­nis­ta de de­cir que el que es­ta­ba con el in­for­me, es­tá con los ni­ños, y el que no es­tá con el in­for­me, es­tá con­tra los ni­ños.

La sen­sa­ción es que hu­bo un blin­da­je a Ja­vie­ra Blan­co…

Esa fue la sen­sa­ción que se qui­so ins­ta­lar. Con to­da la ex­pli­ca­ción que le doy, que­da cla­ro que no tie­ne na­da que ver con aque­llo.

El día des­pués de que se re­cha­zó el in­for­me en la Cá­ma­ra, Se­bas­tián Pi­ñe­ra con­vo­có a una con­fe­ren­cia de pren­sa jun­to a un gru­po de dipu­tados. ¿Qué le pa­re­ció su in­ter­ven­ción?

Pi­ñe­ra, ge­ne­ral­men­te, lo que hace es uti­li­zar, con fi­nes elec­to­ra­les, te­mas tre­men­da­men­te sen­si­bles. No tu­vo nin­gún pu­dor, nin­gún pu­dor, en uti­li­zar el tema del tris­te ac­ci­den­te y des­apa­ri­ción de los mi­ne­ros en Chi­le Chi­co, lo que re­sul­ta bas­tan­te des­cua­dra­do. O sea, Pi­ñe­ra no es­tá nun­ca a la al­tu­ra de un es­ta­dis­ta. Y ocu­par el do­lor de los ni­ños del Se­na­me pa­ra sa­car di­vi­den­dos po­lí­ti­cos mues­tra cla­ra­men­te un pa­trón en es­to. Es­to ha­bla de los lí­mi­tes éti­cos que él tie­ne. Ade­más, tie­ne un guión en la cam­pa­ña que es re­ñi­do con la éti­ca. Ma­ni­pu­lar a la opi­nión pú­bli­ca con el te­mor y el mie­do, de ver­dad creo que es una de las co­sas más ba­jas que uno pue­de ha­cer. Hay al­gu­nos es­tra­te­gas co­mu­ni­ca­cio­na­les que lo usan, pe­ro uno no pue­de usar cual­quier co­sa, así co­mo que el fin jus­ti­fi­que tus me­dios a ul­tran­za. Re­pi­te el guión del te­rro­ris­mo, re­pi­te el guión de la de­lin­cuen­cia, re­pi­te el guión del país som­brío, es­tan­ca­do, del país que es­tá po­co me­nos que en un fan­go. Eso es tre­men­da­men­te ma­ni­pu­la­dor. Yo lo po­dría en­ten­der de al­guien que no ha sido go­ber­nan­te.

Pi­ñe­ra di­jo ayer, en una en­tre­vis­ta a La Ter­ce­ra, que el pro­yec­to que pre­sen­tó en su ad­mi­nis­tra­ción pa­ra re­em­pla­zar al Se­na­me “lo fre­nó la Con­cer­ta­ción”. Ade­más, sos­tu­vo que “has­ta hoy el go­bierno no ha pre­sen­ta­do un pro­yec­to al­ter­na­ti­vo”...

Me pa­re­ce in­creí­ble que el can­di­da­to de la de­re­cha se­ña­le que el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let no ha he­cho na­da res­pec­to de la mo­di­fi­ca­ción o re­for­ma al Se­na­me. Yo lo lla­mo a in­for­mar­se un po­co más. Pre­fie­ro pen­sar que es un pro­ble­ma de ma­la in­for­ma­ción, no de ma­la fe. Hay dos pro­yec­tos in­gre­sa­dos... Ade­más, él di­ce que no avan­za­mos con el pro­yec­to que él pre­sen­tó. Ese pro­yec­to con­ta­ba con un pre­su­pues­to co­mo de mil mi­llo­nes de pe­sos. Qué hace us­ted con mil mi­llo­nes de pe­sos. Los pro­yec­tos de la Pre­si­den­ta Ba­che­let con­tem­plan, al me­nos, una in­ver­sión pa­ra el Se­na­me de 85 mil mi­llo­nes de pe­sos. En­ton­ces, ha­ble­mos con to­da la in­for­ma­ción so­bre la me­sa, no con in­for­ma­ción a me­dias, que es lo que siem­pre hace Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Es una co­sa im­pre­sio­nan­te. Y ade­más de los pro­yec­tos, el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let tie­ne 26% de au­men­to en la asig­na­ción pre­su­pues­ta­ria pa­ra el Se­na­me en sus tres pri­me­ros años, ver­sus un 16% de Pi­ñe­ra. Pa­ra dar­le otro ejem­plo: res­pec­to de la trans­fe­ren­cia de com­pe­ten­cias a las re­gio­nes. Su pro­yec­to, al cual no­so­tros le pu­si­mos in­di­ca­cio­nes, con­tem­pla­ba mí­ni­mas com­pe­ten­cias pa­ra las re­gio­nes. En­ton­ces, él só­lo in­for­ma lo que le con­vie­ne. Lla­ma la aten­ción que al­guien que se mues­tra tan bueno pa­ra los ne­go­cios se equi­vo­que tan­to o fal­te a la ver­dad.

¿Cree que Pi­ñe­ra, co­mo han di­cho al­gu­nos ana­lis­tas, sa­lió for­ta­le­ci­do des­pués de la pri­ma­ria? Esa elec­ción tu­vo una con­vo­ca­to­ria que su­peró las ex­pec­ta­ti­vas...

La vo­ta­ción de Pi­ñe­ra es la vo­ta­ción de la de­re­cha du­ra. No me pa­re­ce una co­sa ex­tra­or­di­na­ria, des­de ese pun­to de vista. Aun­que no hay que des­me­re­cer. Me pa­re­ce im­por­tan­te el ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co. Eso es muy le­gí­ti­mo, pe­ro si sa­lió o no for­ta­le­ci­do es al­go que es­tá por ver­se. Es­te es un año en el que las elec­cio­nes es­tán abier­tas. En­ton­ces, es muy im­por­tan­te que to­das las can­di­da­tu­ras, y por su­pues­to nues­tro in­te­rés es que las de la Nue­va Ma­yo­ría, tra­ba­jen muy cons­cien­tes de lo que se es­tá ju­gan­do en es­ta elec­ción. Lo que se es­tá ju­gan­do es con­ti­nuar en el ca­mino de las trans­for­ma­cio­nes, de pro­fun­di­zar las trans­for­ma­cio­nes del go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let, o re­tro­ce­der ha­cia un mo­de­lo res­tau­ra­dor, tre­men­da­men­te con­ser­va­dor, que quie­re una pre­sen­cia de mu­cho más mer­ca­do por so­bre un Estado que pro­te­ge. La de­re­cha, es­pe­cial­men­te el can­di­da­to, ha he­cho una can­ti­dad in­creí­ble de ca­ri­ca­tu­ras. El di­ce: “Les va­mos a de­vol­ver a los pa­dres el de­re­cho a ele­gir la educación de sus hi­jos”. ¡Por fa­vor! El mo­de­lo de mer­ca­do es que los pa­dres pue­dan ele­gir en fun­ción del bol­si­llo que tie­nen. Lo que se es­tá ju­gan­do aquí son dos mo­de­los, dos ti­pos de país. Quie­nes te­ne­mos que de­fen­der el se­llo trans­for­ma­dor del go­bierno son nues­tras fuer­zas de la cen­troiz­quier­da. Y lo im­por­tan­te es que to­dos nos le­van­te­mos con or­gu­llo a de­fen­der lo que se ha he­cho.

¿Y ha vis­to una de­fen­sa con or­gu­llo en la Nue­va Ma­yo­ría?

Se lo di­go así: qui­sie­ra ver más en­tu­sias­mo. No voy a per­so­ni­fi­car en una per­so­na o en un par­ti­do. To­dos es­ta­mos lla­ma­dos a ha­cer esa de­fen­sa, que po­de­mos ha­cer con to­da tran­qui­li­dad, sin com­ple­jos.

En ma­te­ria de gra­tui­dad edu­ca­cio­nal, al me­nos, hay una de­fen­sa más o me­nos ex­ten­di­da…

¿Se da cuen­ta del tre­men­do lo­gro de la Pre­si­den­ta Ba­che­let en aque­llo? To­do el mun­do ne­ga­ba la gra­tui­dad, de­cían que era una lo­cu­ra, se di­fe­ren­cia­ban, la po­nían en cues­tión. Bueno, hoy to­do el mun­do ha­bla de la gra­tui­dad. Pe­ro, ojo, Pi­ñe­ra tie­ne es­ta ma­ne­ra de plan­tear las co­sas con le­tra chi­ca. En­ton­ces, la gra­tui­dad de Pi­ñe­ra pue­de

ve­nir con le­tra chi­ca.

“Me pa­re­ce in­creí­ble que el can­di­da­to de la de­re­cha se­ña­le que el go­bierno no ha he­cho na­da res­pec­to de la mo­di­fi­ca­ción al Se­na­me. Lo lla­mo a in­for­mar­se”.

“El di­ce que no avan­za­mos con el pro­yec­to que él pre­sen­tó. Ese con­ta­ba con un pre­su­pues­to de mil mi­llo­nes de pe­sos. Los pro­yec­tos de la Pre­si­den­ta Ba­che­let con­tem­plan una in­ver­sión pa­ra el Se­na­me de 85 mil mi­llo­nes de pe­sos”.

Se­gún el diag­nós­ti­co que us­ted hace, ¿qué efec­to ten­dría que Se­bas­tián Pi­ñe­ra ga­ne la Pre­si­den­cia?

Pi­ñe­ra y la de­re­cha re­pre­sen­tan un mo­de­lo de so­cie­dad y país don­de el in­di­vi­dua­lis­mo, el mer­ca­do y el con­ser­va­du­ris­mo res­pec­to de las re­la­cio­nes so­cia­les pri­man. Ade­más, no hay una va­lo­ra­ción sus­tan­ti­va de los de­re­chos de to­dos sin ex­clu­sión, por ejem­plo, so­bre la di­ver­si­dad se­xual. Vol­ver a un or­den co­mo el que re­pre­sen­tan Pi­ñe­ra y su sec­tor es un re­tro­ce­so.

El ex pre­si­den­te di­jo que no avan­za­rá en un pro­yec­to de ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, pe­ro hay un com­pro­mi­so del Estado chi­leno an­te un or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal…

Efec­ti­va­men­te, hay un com­pro­mi­so de so­lu­ción amis­to­sa con la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de DD.HH. Y el go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let tie­ne una con­vic­ción de fon­do so­bre la di­ver­si­dad y de va­lo­rar los de­re­chos de to­dos y to­das. Por lo tan­to, hemos di­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.