La nue­va iz­quier­da y la in­ti­mi­dad

Si las pri­ma­rias mos­tra­ron que el Fren­te Am­plio no es mo­vi­mien­to de ma­sas, no hay que ol­vi­dar que la nue­va iz­quier­da tie­ne ba­ses en la Nue­va Ma­yo­ría.

La Tercera - - Política - Por Hu­go He­rre­ra

Nue­va iz­quier­da se lla­ma a los gru­pos fra­gua­dos en dispu­ta con la Con­cer­ta­ción, al ca­lor de las movilizaciones es­tu­dian­ti­les y a par­tir de una ac­tua­li­za­ción dis­cur­si­va sig­ni­fi­ca­ti­va. Esa iz­quier­da es no­ve­do­sa, y su con­si­de­ra­ción per­ti­nen­te exi­ge una aten­ción a lo que tie­ne, pre­ci­sa­men­te, de nue­vo. En es­pe­cial, por­que po­see po­ten­cial de cre­ci­mien­to.

Si las pri­ma­rias del do­min­go mos­tra­ron que el Fren­te Am­plio no es mo­vi­mien­to de ma­sas, no hay que ol­vi­dar que la nue­va iz­quier­da tie­ne ba­ses tam­bién en la Nue­va Ma­yo­ría. Uni­das, las fuer­zas de allá y acá son una por­ción re­le­van­te del es­pec­tro po­lí­ti­co.

El dis­cur­so de la nue­va iz­quier­da es va­ria­do. Lo nu­tren di­ver­sos au­to­res y no se al­can­za aquí a tra­tar to­das sus fuen­tes. No es tam­po­co ne­ce­sa­rio, pues ha ve­ni­do a cua­jar en pos­tu­la­dos que aso­man con ni­ti­dez en las pa­la­bras de sus ideó­lo­gos prin­ci­pa­les. Pos­tu­la­dos de ba­se son dos. Pri­me­ro, que el mer­ca­do es ám­bi­to de alie­na­ción, en el que pri­ma el in­te­rés egoís­ta. Allí no se con­si­de­ra al otro co­mo otro, él va­le co­mo ins­tru­men­to del pro­pio be­ne­fi­cio. Se­gun­do, se res­ca­ta la vie­ja idea de la asam­blea po­lí­ti­ca co­mo lu­gar en el que es po­si­ble de­li­be­rar re­co­no­cien­do a ese otro. En su ope­ra­ción, la de­li­be­ra­ción per­mi­te la educación del pue­blo, que se va ha­bi­tuan­do a te­ner a la vista el in­te­rés de los de­más. El in­di­vi­duo se acos­tum­bra a su­pe­rar la pers­pec­ti­va egoís­ta y a asu­mir una mi­ra­da ge­ne­ro­sa.

Aquí emer­ge, em­pe­ro, un pro­ble­ma. El mer­ca­do, con su pra­xis alie­nan­te, tie­ne el po­ten­cial de co­rrom­per la asam­blea, de trans­for­mar­la en si­tio de me­ras ne­go­cia­cio­nes.

A par­tir del re­co­no­ci­mien­to del ca­rác­ter alie­nan­te del mer­ca­do y su po­ten­cial co­rrup­tor, y del des­ple­gan­te de la asam­blea, se si­gue que una ac­ción po­lí­ti­ca co­rrec­ta es aque­lla que pri­vi­le­gia la de­li­be­ra­ción y des­pla­za al mer­ca­do. El des­pla­za­mien­to se ejecuta me­dian­te la ac­ción coac­ti­va del Estado, que im­pi­de la ope­ra­ción del mer­ca­do en áreas en­te­ras de la vi­da so­cial. En­ton­ces, la di­ná­mi­ca de­li­be­ra­ti­va lo­gra ope­rar sin tra­bas, el pue­blo edu­car­se, y pro­du­cir­se el avan­ce ha­cia un even­tual es­ta­dio en el cual no só­lo el mer­ca­do, sino el Estado, de­vie­nen su­per­fluos.

No se pue­de des­co­no­cer que el mer­ca­do tie­ne un po­ten­cial alie­nan­te y la par­ti­ci­pa­ción y la de­li­be­ra­ción po­lí­ti­cas desen­vuel­ven cier­tas ca­pa­ci­da­des hu­ma­nas fun­da­men­ta­les. El pro­ble­ma del dis­cur­so de la nue­va iz­quier­da es que ni el mer­ca­do es su­pri­mi­ble sin da­ño gra­ve pa­ra la vi­da hu­ma­na, ni la de­li­be­ra­ción pú­bli­ca es -aun li­be­ra­da de co­rrup­ción- tan ple­na co­mo se plan­tea.

La de­li­be­ra­ción pú­bli­ca es ge­ne­ra­li­zan­te. En ella va­len los ar­gu­men­tos que pue­den per­sua­dir, cuan­to me­nos, a la ma­yo­ría. En su mo­do de ope­ra­ción, la de­li­be­ra­ción pú­bli­ca es hos­til a lo úni­co, lo inusi­ta­do, lo ex­cep­cio­nal. La pe­cu­lia­ri­dad in­fi­ni­ta de las si­tua­cio­nes, la in­te­rio­ri­dad sin­gu­lar de ca­da in­di­vi­duo, aque­lla di­men­sión en la que ca­da uno ex­pe­ri­men­ta teó­ri­ca, es­té­ti­ca y emo­cio­nal­men­te de ma­ne­ras in­ten­sas, to­do eso re­sul­ta sub­su­mi­do y even­tual­men­te vio­len­ta­do en los gran­des nú­me­ros y las doc­tri­nas ge­ne­ra­les.

Si la po­lí­ti­ca de asam­blea des­pla­za to­tal­men­te al mer­ca­do, es­to sig­ni­fi­ca, en­ton­ces, que el po­der po­lí­ti­co y el eco­nó­mi­co que­dan con­cen­tra­dos en las ma­nos del Estado y su asam­blea; una asam­blea por prin­ci­pio -no por de­ca­den­cia- re­frac­ta­ria a lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar de las si­tua­cio­nes e in­di­vi­duos. La pe­cu­lia­ri­dad úni­ca de los se­res hu­ma­nos, su in­ti­mi­dad, se ve, así, se­ve­ra­men­te pues­ta en ries­go de pa­de­cer an­te el po­der con­cen­tra­do de un dis­po­si­ti­vo ge­ne­ra­li­zan­te, el que pue­de pa­sar por su na­va­ja cuan­to es­ca­pe a su re­gla.

FOTO: AGENCIAUNO

►► Sán­chez y Ma­yol, el do­min­go pa­sa­do, tras la jor­na­da de pri­ma­rias del Fren­te Am­plio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.