La obra que Trump nun­ca le pa­gó a Andy War­hol

[ AR­TE ] Una re­la­ción com­pli­ca­da y re­ve­la­do­ra fue la que unió al pre­si­den­te de EE.UU. con el ge­nio del pop art. Se re­pe­lían tan­to co­mo se atraían, pe­ro el artista nun­ca le per­do­nó que no com­pra­ra el re­tra­to que en­car­gó de su ras­ca­cie­los. “Odio a los Trump

La Tercera - - Sociedad - Por So­nia Li­ra (Pit­ts­burgh)

“Donald es real­men­te gua­po... es un chi­co ma­cho­te. No acor­da­mos na­da, pe­ro de to­das for­mas le ha­ré unas pin­tu­ras”. Andy War­hol anotó es­tas lí­neas en abril de 1981. To­do pa­re­cía aus­pi­cio­so pa­ra una de las re­la­cio­nes más com­ple­jas y con­tra­dic­to­rias de la dé­ca­da.

El hoy Pre­si­den­te de EEUU se con­so­li­da­ba co­mo una mar­ca re­gis­tra­da, mien­tras el ge­nio del pop art re­gis­tra­ba con es­me­ro la evo­lu­ción de la so­cie­dad de con­su­mo. Si ha­bía con­ver­ti­do en ar­te una la­ta de so­pa Camp­bell y una caja de de­ter­gen­te Bri­llo, ¿por qué no a Donald Trump, que as­cen­día co­mo ícono del Ame­ri­can way of li­fe?

El mag­na­te es­ta­ba con­cen­tra­do en do­mi­nar las al­tu­ras de Nue­va York con su ras­ca­cie­los. Al mis­mo tiem­po de­ci­dió que él y War­hol eran lo su­fi­cien­te­men­te po­pu­la­res y sim­pá­ti­cos co­mo pa­ra ser so­cios en es­ta em­pre­sa.

Pe­ro la his­to­ria ter­mi­nó mal, al me­nos pa­ra el artista.

El mi­llo­na­rio nun­ca pa­gó por las pin­tu­ras que en­car­gó del edi­fi­cio y que hoy re­po­san en las bo­de­gas del Andy War­hol Mu­seum, en Pit­ts­burgh, mis­ma ins­ti­tu­ción de don­de pro­vie­nen las más de 220 obras que por es­tos días se ex­hi­ben en el Cen­tro Cul­tu­ral La Mo­ne­da (ver fi­cha).

La se­rie que hi­zo pa­ra Trump -ocho lien­zos en ne­gro, gris y pla­ta­pue­de leer­se hoy co­mo uno de los tan­tos pre­sa­gios que el au­tor de la fra­se so­bre los 15 mi­nu­tos de fa­ma hi­zo de la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Gó­ti­cos, os­cu­ros y al­go “si­nies­tros”, se­gún Patrick Moo­re, di­rec­tor del mu­seo.

Par­tía la dé­ca­da de los 80. To­do era fies­ta y bri­llo en Nue­va York. Trump y War­hol sen­tían fas­ci­na­ción por las ce­le­bri­da­des y en­ten­dían la im­por­tan­cia de crear una ima­gen que cau­ti­va­ra a las ma­sas. Es­ta­ban ob­se­sio­na­dos con ga­nar di­ne­ro, ca­da uno en su es­ti­lo, y odia­ban per­der­lo. Pe­ro a di­fe­ren­cia del pri­me­ro, el artista era muy au­to­cons­cien­te y man­te­nía su per­so­na­je ba­jo con­trol. Ade­más, su na­tu­ra­le­za era ama­ble y evi­ta­ba la con­fron­ta­ción.

“Du­ran­te los 70 y los 80, la exis­ten­cia de Andy pa­sa­ba por una ten­sión in­tere­san­te: le en­can­ta­ba es­tar aso­cia­do a los ri­cos y fa­mo­sos, pe­ro era lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te co­mo pa­ra sa­ber que po­dían ser unos idio­tas. Sus con­tac­tos con Donald

►► Bo­ce­to de la obra que hi­zo War­hol pa­ra Trump en los 80.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.