Pinto y Na­ka­so­ne jun­tos en el la­do os­cu­ro

[ TV ] El mí­ti­co ani­ma­dor vuel­ve es­te lu­nes a la pan­ta­lla con Irre­ver­si­ble, pro­gra­ma de Ca­nal 13 que re­to­ma el es­pí­ri­tu de Mea Cul­pa. Fue el pro­duc­tor Ser­gio Na­ka­so­ne quien lo se­du­jo pa­ra re­gre­sar.

La Tercera - - Sociedad - Car­los Pinto Ser­gio Na­ka­so­ne Por Cris­tó­bal Fre­des

EN las ofi­ci­nas de Ca­nal 13, a Car­los Pinto se le acer­ca un ex­par­ti­ci­pan­te de Mas­te­rChef pa­ra pro­fe­sar­le ad­mi­ra­ción y con­tar­le que cuan­do chi­co es­cu­cha­ba sus pro­gra­mas de TV por la ra­dio, an­te la au­sen­cia de se­ñal en el ex­tre­mo sur. Una es­ce­na co­mo esa no es ex­tra­ña pa­ra Car­los Pinto, acos­tum­bra­do a que lo pa­ren en la ca­lle pa­ra sa­ber cuán­do vuel­ve o que, co­mo le pa­só hace po­co, lo bus­que un gru­po de fa­ná­ti­cos que por Fa­ce­book in­ter­cam­bian ma­te­rial y le han pe­di­do re­unir­se con él, cual fan club.

El ani­ma­dor mar­có una épo­ca con sus pro­gra­mas so­bre crí­me­nes tru­cu­len­tos y he­chos pa­ra­nor­ma­les, que re­ven­ta­ron el ra­ting y crea­ron escuela. Es­to úl­ti­mo, prin­ci­pal­men­te de­bi­do al par­ti­cu­lar es­ti­lo que te­nían sus fic­cio­nes ba­sa­das en ca­sos reales, abor­da­das con efi­cien­cia na­rra­ti­va y un tono som­brío, de­li­be­ra­da­men­te dra­má­ti­co y exa­ge­ra­do, co­mo esas apa­ri­cio­nes su­yas en la mi­tad de un ca­pí­tu­lo ha­blán­do­le a la cá­ma­ra, siem­pre en tres cuar­tos de per­fil. Mar­cas re­gis­tra­das inol­vi­da­bles, tal co­mo el bru­mo­so hu­mo de la pre­sen­ta­ción de sus pro­gra­mas.

Su se­llo re­gre­sa­rá es­te lu­nes cuan­do se es­tre­ne Irre­ver­si­ble, el pro­gra­ma que lo vuel­ve a po­ner en ór­bi­ta, tras su re­nun­cia a TVN en 2013 y tras un pa­so de dos años por ME­GA don­de no pu­do ma­te­ria­li­zar nin­gún pro­yec­to. Irre­ver­si­ble ya en su pro­gra­ma­ción pre­sen­ta no­ve­da­des res­pec­to a los es­pa­cios que hi­zo pa­ra TVN: irá a las 8 de la no­che y “en fran­ja”, es de­cir, de lu­nes a vier­nes.Es la pri­me­ra vez en más de dos años que Ca­nal 13 ten­drá pro­gra­ma­ción pro­pia en la fran­ja ves­per­ti­na.

Pinto cuen­ta que se en­tu­sias­mó por­que el ca­nal le pre­sen­tó una ma­ne­ra de re­fres­car lo que ha he­cho siem­pre. “Si uno es un can­tan­te pop y ha de­ja­do de can­tar por al­gu­nos años, al vol­ver la gen­te quie­re es­cu­char los hits. Pe­ro tam­bién vol­ver só­lo con eso es po­co. En­ton­ces tie­nes que con­ser­var tu es­ti­lo y te­ner te­mas nue­vos, y eso es desafian­te”.

El pro­gra­ma se­rá so­bre ca­sos po­li­cia­les, pe­ro di­ce que hay va­rias di­fe­ren­cias de con­te­ni­do con el clá­si­co Mea Cul­pa: una es un ma­yor én­fa­sis en lo que ro­dea al he­cho cri­mi­nal, sin que­dar­se mu­cho en los de­li­tos mis­mos, y otra es que se­rá so­bre gen­te co­mún y co­rrien­te, sin an­te­ce­den­tes pe­na­les. “To­das las per­so­nas que son pro­ta­go­nis­tas de es­tas his­to­rias por pri­me­ra vez co­me­ten un de­li­to. Es de­cir, es un pro­gra­ma po­li­cial sin re­cu­rrir a la cár­cel. Nues­tra gran pro­pues­ta es co­mu­ni­car que cual­quie­ra pue­de co­me­ter un de­li­to y ver qué pa­sa con los in­di­vi­duos que en un mo­men­to de­ci­den dar un pa­so ade­lan­te, irre­ver­si­ble”.

Co­mo es ha­bi­tual, Pinto no só­lo se­rá el ros­tro, sino que tam­bién el guio­nis­ta y di­rec­tor. “Es im­pre­sio­nan­te”, di­ce al res­pec­to Ser­gio Na­ka­so­ne. “Es de esos pro­fe­sio­na­les que ca­da vez es­ca­sean más en la te­le”. El pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, cé­le­bre por los reality shows, cuen­ta que siem­pre ad­mi­ró al pe­rio­dis­ta. “A mí me to­có lle­gar el 2003 a Chi­le y acá el amo del ra­ting era Car­los, así co­mo en Ar­gen­ti­na era Mar­ce­lo Ti­ne­lli. Por suer­te po­cas ve­ces me to­có com­pe­tir con él, si no hu­bie­ra per­di­do”.

La idea de traer­lo de re­gre­so, di­ce Na­ka­so­ne, sur­gió hace un año, cuan­do bus­can­do no­ve­da­des pro- gra­má­ti­cas di­ver­sos gru­pos de su equi­po pre­sen­ta­ron el gé­ne­ro po­li­cial co­mo uno que po­dría re­gre­sar, jun­to al nom­bre de Car­los Pinto. “Lo em­pe­za­mos a tes­tear den­tro del ca­nal y la res­pues­ta siem­pre era que, cla­ro, es­te gé­ne­ro tie­ne una re­mi­nis­cen­cia con Car­los y que se le ex­tra­ña­ba. La gran idea nues­tra fue traer­lo de vuel­ta en un for­ma­to y ho­ra­rio dis­tin­to. Des­pués el res­to es ag­gior­nar­lo, por­que pa­ra mí es un gus­to y un ho­nor po­der tra­ba­jar con él”.

Vo­ca­ción au­dio­vi­sual

Pinto lle­va tan­to tiem­po in­vo­lu­cra­do con es­te ti­po de his­to­rias que a ve­ces pa­re­cie­ra un ex­per­to en cri­mi­no­lo­gía. Se aven­tu­ra en ex­plo­rar las cau­sas de ho­mi­ci­dios o uti­li­za una par­ti­cu­lar ima­gen pa­ra ras­trear el ori­gen de un cri­men: “Al­guien co­me­te un cri­men un de­ter­mi­na­do día, y ti­ras un elás­ti­co ha­cia atrás en el tiem­po has­ta que en al­gún mo­men­to se va a de­te­ner, cuan­do en­ten­de­mos que el cri­men em­pe­zó a fra­guar­se”.

Pe­ro pe­se a que Irre­ver­si­ble con­ta­rá ca­sos ins­pi­ra­dos li­bre­men­te en he­chos reales, con­sul­ta­do so­bre su víncu­lo de tan­tos años con el gé­ne­ro po­li­cial, res­pon­de que tie­ne que ver más con la fic­ción que con la reali­dad.

“Soy di­rec­tor, soy un hom­bre au­di­vi­sual. Por lo tan­to mi pos­tu­ra de ha­cer pro­gra­mas de mie­do o terror es­tá en fun­ción de la ca­pa­ci­dad de esas his­to­rias de ge­ne­rar sen­sa­cio­nes en el es­pec­ta­dor. No es que me gus­te la cró­ni­ca ro­ja. Es más, cuan­do la veo en la TV creo que la elu­do. Soy esen­cial­men­te un rea­li­za­dor y me in­tere­san no las muer­tes, sino lo que con­lle­van, po­der apren­der yo y que apren­dan otros.

Ser­gio, ¿cuá­les son tus ex­pec­ta­ti­vas de au­dien­cia?

“No es que me gus­te la cró­ni­ca ro­ja. Es más, cuan­do la veo en la TV creo que la elu­do”

El pro­yec­to mis­mo su­peró mis ex­pec­ta­ti­vas, al­go que, por la exi­gen­cia que te­ne­mos co­mo equi­po, nos pa­sa muy po­cas ve­ces, así que de­be­ría ir­nos bien. Cuan­do vi los pri­me­ros ca­pí­tu­los lla­mé a Car­los eu­fó­ri­co, por­que el pro­duc­to me ubi­có muy fuer­te en la po­si­ción del es­pec­ta­dor. Pe­ro in­de­pen­dien­te de có­mo nos va­ya, eso no va a cam­biar mi per­cep­ción de que es un pro­duc­to real­men­te he­cho pa­ra la TV de hoy.

“Lle­gué el 2003 a Chi­le y acá el amo del ra­ting era Car­los, así co­mo en Ar­gen­ti­na era Ti­ne­lli”

Vuel­ve lue­go de cin­co años, Car­los. ¿Qué ha cam­bia­do en la TV?

No son mu­chos años. Y en la TV lo que ayer fue éxi­to hoy po­dría no ser­lo, o al re­vés, de mo­do que a mí no me am­pa­ra el éxi­to. Siem­pre he di­cho que no co­noz­co el ca­mino del éxi­to, pe­ro sí el del fra­ca­so, que no es otro que tra­tar de dar­le en el gus­to a to­dos. La TV cam­bia to­do el tiem­po y va­mos a es­tre­nar con hu­mil­dad, pe­ro con­fia­dos en que el pú­bli­co se va a en­tre­te­ner. En que el pro­gra­ma se­rá co­mo un es­pe­jo don­de la gen­te se ve­rá re­fle­ja­da.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.