Pa­pá Mono: la nue­va pi­ca­res­ca

La Tercera - - Sociedad - Por Al­va­ro Bi­sa­ma

Qui­zás en el futuro, cuan­do eva­lue­mos los mo­dos que la fic­ción des­cri­bió la fa­mi­lia chi­le­na al co­mien­zo del nue­vo si­glo, ten­ga­mos que vol­ver a los cu­le­bro­nes de mo­do obli­ga­to­rio. Ahí la ob­se­sión por des­cri­bir los có­di­gos de la nue­va mas­cu­li­ni­dad ha en­con­tra­do en te­le­se­ries un re­gis­tro qui­zás más es­cla­re­ce­dor que cual­quier aná­li­sis so­cio­ló­gi­co. Bas­ta re­cor­dar tres de las te­le­no­ve­las re­cien­tes de Me­ga por ejem­plo:

Pa­pá a la de­ri­va, Tran­qui­lo pa­pá o Se­ño­res pa­pis don­de las pre­gun­tas so­bre los cam­bios del rol del pa­dre no so­lo re­mi­tían al plano de la in­ti­mi­dad sino que tam­bién se ofre­cían co­mo exa­men o me­tá­fo­ra de lo que su­ce­día en el país com­ple­to.

Ahí Pa­pá Mono la nue­va se­rie de Ca­nal 13 -do­min­gos, 22:30 ho­ras­se ins­ta­la con pro­pie­dad co­mo una de las res­pues­tas más des­tem­pla­das a esas mis­mas pre­gun­tas. Así, si el pri­mer epi­so­dio abría des­cri­bien­do la vi­da de una atri­bu­la­da Ma­ria­na Lo­yo­la pa­ra lue­go se­guir con la con­fe­sión de que una de sus ami­gas se ha­bía acos­ta­do con Luis Gnec­co, su pa­dre; lo que ve­nía des­pués era pu­ro des­ma­dre. El mis­mo Gnec­co se re­ve­la­ba co­mo un irres­pon­sa­ble ab­so­lu­to mien­tras la tra­ma mos­tra­ba una lar­ga se­cuen­cia que ter­mi­na­ba con unos po­llos muer­tos pa­ra pa­sar al se­cues­tro idio­ta de un ni­ño al co­mien­zo del se­gun­do ca­pí­tu­lo.

Eran los apuntes de una vi­da fa­mi­liar de­li­ran­te. En la se­rie,

Gnec­co es­tá per­fec­to co­mo un su­jein­di­vi­dual to tan irres­pon­sa­ble co­mo dis­rup­ti­vo, un se­ñor al que su hi­ja no pue­de echar de la ca­sa mien­tras fu­ma ma­rihua­na, ro­ba, be­be pis­co sour, jue­ga Pla­ys­ta­tion y le cuen­ta a su nie­to que apren­dió a plan­char en la cár­cel, a la que des­cri­be co­mo un in­ter­na­do a lo Harry Pot­ter don­de lo me­tie­ron por to­mar mu­cha “po­ción má­gi­ca”. “Creo que que­dé pe­ga­do en los tre­ce”, di­rá en al­gún mo­men­to y ahí el re­la­to co­bra sen­ti­do por­que re­ve­la la idea cen­tral de la se­rie: el iro­ni­zar de mo­do con­ti­nuo con las res­pon­sa­bi­li­da­des de la vi­da adul­ta y los sig­nos que de­cre­tan la ca­rre­ra de éxi­tos del Chi­le con­tem­po­rá­neo.

Gra­cias a aque­llo, Pa­pá mono eva­de to­da di­dác­ti­ca. La se­rie des­can­sa en la con­tra­dic­ción en­tre los es­pa­cios y ri­tua­les de una cla­se me­dia aco­mo­da­da y el tem­pe­ra­men­to del pro­ta­go­nis­ta, un he­do­nis­ta cu­ya ideo­lo­gía de­pen­de de su in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­nun­ciar a sí mis­mo. Aque­llo, por su­pues­to, fun­cio­na gra­cias a esa amar­gu­ra agri­dul­ce y que pa­re­ce ser la mar­ca per­so­nal de Gnec­co y que acá to­ma el en­can­to de una li­ge­re­za le­ve­men­te per­ver­ti­da. Al­go cre­ce ahí de mo­do ines­pe­ra­do: la co­me­dia se­xual se re­ve­la de es­te mo­do co­mo una co­me­dia so­cial al pro­po­ner­se co­mo una reivindicación de la li­ber­tad en un Chi­le don­de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ha ter­mi­na­do de­li­mi­tan­do has­ta los dis­cur­sos de la in­ti­mi­dad de los ciu­da­da­nos.

Pa­ra el es­pec­ta­dor, que lo an­te­rior es­té fil­ma­do con la es­té­ti­ca de las fic­cio­nes del 13 pue­de lla­mar a cier­ta con­fu­sión. En apa­rien­cia, to­do in­di­ca que po­dría­mos es­tar vien­do la enési­ma ver­sión de esos cu­le­bro­nes so­bre sol­te­ro­nes trein­tea­ñe­ros hips­ters que son le son tan ca­ros al área dra­má­ti­ca del ca­nal pe­ro, en reali­dad, es­ta­mos an­te lo opues­to. Jus­ta­men­te el tru­co del pro­gra­ma es exis­tir más allá de la an­gus­tia exis­ten­cial o sen­ti­men­tal de un mun­do mu­si­ca­li­za­do con las can­cio­nes de Fran­cis­ca Valenzuela.

Por el con­tra­rio, Pa­pá mono” co­bra sen­ti­do gra­cias la ale­gre ex­tra­ñe­za de su de­for­mi­dad mo­ral pues iro­ni­za so­bre el or­den de las fa­mi­lias a de mo­do tan ale­gre co­mo per­ver­so, mien­tras des­plie­ga un fe­liz caos en los jar­di­nes de las bue­nas con­cien­cias lo­ca­les, a las que des­cri­be de­li­nea­das por la ur­gen­cia del con­su­mo y las con­sig­nas va­cías de la frá­gil mo­der­ni­dad a la chi­le­na. To­do se de­be, por su­pues­to, a la ten­sión en­tre Lo­yo­la y Gnec­co, quie­nes sa­bo­tean los lu­ga­res co­mu­nes de la pa­ter­ni­dad res­pon­sa­ble gra­cias a esa pi­ca­res­ca que so­lo pue­de ofre­cer un pro­ta­go­nis­ta que se pre­sen­ta co­mo un pe­ca­dor en un país de mo­ji­ga­tos, un so­bre­vi­vien­te de la no­che que no sa­be có­mo fun­cio­na la so­cie­dad a la luz del día, un mi­li­tan­te del pro­pio pla­cer en una cul­tu­ra de la re­pre­sión del go­ce.

Al­go cre­ce ahí de mo­do ines­pe­ra­do: la co­me­dia se­xual se re­ve­la de es­te mo­do co­mo una co­me­dia so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.