Cien­tí­fi­cos chi­le­nos crean pro­tec­tor so­lar con plan­tas an­tár­ti­cas

► Es­tu­dio en­con­tró dos es­pe­cies con mo­lé­cu­las que ac­túan co­mo fil­tros so­la­res e im­pi­den da­ño en ADN hu­mano. ► Ex­tre­mas con­di­cio­nes de la An­tár­ti­ca han he­cho que es­tas plan­tas se adap­ten y desa­rro­llen cua­li­da­des es­pe­cia­les.

La Tercera - - Sociedad - Pau­li­na Se­púl­ve­da G.

Las ex­tre­mas con­di­cio­nes de la An­tár­ti­ca han he­cho que sus plan­tas se adap­ten y desa­rro­llen cua­li­da­des es­pe­cia­les.

Ex­per­tos del La­bo­ra­to­rio de Fi­sio­lo­gía y Bio­tec­no­lo­gía Ve­ge­tal de la U. de San­tia­go, des­cu­brie­ron dos es­pe­cies que po­drían ser usa­das co­mo fil­tros so­la­res pa­ra uso en per­so­nas, pues con­tie­nen mo­lé­cu­las que evi­tan da­ños a la es­truc­tu­ra ce­lu­lar en el ADN de los hu­ma­nos.

Se tra­ta del pas­to an­tár­ti­co (Des­cham­psia an­tár­cti­ca)y el cla­vel an­tár­ti­co (Co­lo­bant­hus qui­ten­sis), que lo­gra­ron ge­ne­rar es­tas mo­lé­cu­las por su adap­ta­ción a la ra­dia­ción UV del am­bien­te.

El equi­po li­de­ra­do por el doc­tor Gus­ta­vo Zúñiga, de­cano de la Fa­cul­tad de Quí­mi­ca y Bio­lo­gía de la U. de San­tia­go, usó la me­to­do­lo­gía de cul­ti­vos in vi­tro con es­tas es­pe­cies pa­ra es­tu­diar su com­po­si­ción y prin­ci­pios ac­ti­vos en con­di­cio­nes de re­pro­duc­ción ade­cua­da, y co­no­cer sus res­pues­tas a la ra­dia­ción UV.

Fue así có­mo pu­die­ron co­no­cer e iden­ti­fi­car par­te del me­ca­nis­mo que esas plan­tas usan en su há­bi­tat na­tu­ral pa­ra pro­te­ger­se. Des­cu­brie­ron que va­rias mo­lé­cu­las eran ca­pa­ces de in­hi­bir el pa­so de la ra­dia­ción UV ha­cia zo­nas del cuer­po hu­mano en don­de po­dían oca­sio­nar da­ño, co­mo es la epi­der­mis, for­man­do un fil­tro na­tu­ral.

Pa­ra ello, el in­ves­ti­ga­dor apli­có ra­dia­ción so­bre el ADN, co­lo­can­do en­tre­me­dio mo­lé­cu­las de una de las plan­tas, ob­te­nien­do re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios con au­sen­cia de da­ño. El pro­ce­so, ex­pli­ca Zúñiga, per­mi­ti­ría ge­ne­rar pro­duc­tos y bio­tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras con fi­nes co­mer­cia­les pa­ra la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca y cos­mé­ti­ca.

“La flo­ra de esa zo­na, al no te­ner in­ter­ven­ción hu­ma­na, es un ex­ce­len­te la­bo­ra­to­rio na­tu­ral”, di­ce Zúñiga. En los úl­ti­mos años ha au­men­ta­do el ni­vel de ra­dia­ción UV en pri­ma­ve­ra e ini­cios del ve­rano, y el res­to del año los ni­ve­les son ba­jos y se con­cen­tra cuan­do las plan­tas que­dan li­bres de hie­lo. “En ellas en­con­tra­mos es­tas mo­lé­cu­las que tie­nen la ca­pa­ci­dad de so­por­tar la ra­dia­ción, no exis­ten los fil­tros na­tu­ra­les, y en es­te ca­so pue­den for­mar par­te de la cos­mé­ti­ca”.

Por el Tra­ta­do An­tár­ti­co, ex­pli­ca, hay prohi­bi­ción de ha­cer uso de los re­cur­sos an­tár­ti­cos, por eso las plan­tas se pro­du­cen en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio. “No­so­tros sa­be­mos có­mo ha­cer pa­ra que pro­duz­ca esas mo­lé­cu­las en con­di­cio­nes si­mi­la­res a la An­tár­ti­ca”, di­ce. Los re­sul­ta­dos mues­tran que las mo­lé­cu­las son hi­poa­ler­gé­ni­cas y el si­guien­te pa­so es en­con­trar in­tere­sa­dos en con­ver­tir­la en un pro­duc­to ma­si­vo.

“So­mos de los po­cos gru­pos que es­tu­dia esos or­ga­nis­mos en la An­tár­ti­ca. Es un ha­llaz­go que no es muy co­mún, no hay re­por­tes de mo­lé­cu­las si­mi­la­res”, se­ña­la Zúñiga.b

►►Pl●nt● en el la­bo­ra­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.