“Se nom­bra­rán fis­ca­les es­pe­cia­li­za­dos en ci­ber­cri­mi­na­li­dad pa­ra te­ner una ca­pa­ci­dad mí­ni­ma de aná­li­sis”

Di­rec­tor de Uld­de­co de la Fis­ca­lía Na­cio­nal: ► El au­men­to en el uso frau­du­len­to de tar­je­tas ban­ca­rias y los de­li­tos in­for­má­ti­cos son una de las preo­cu­pa­cio­nes del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. ► Des­de la fis­ca­lía adelantan que des­de agos­to serán par­te de una “con­ve

La Tercera - - Temas De Hoy - Fe­li­pe Díaz P. San­tia­go

El au­men­to de 956% en los de­li­tos de uso frau­du­len­to de tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to, en los úl­ti­mos seis años, lle­vó a que la Fis­ca­lía Na­cio­nal to­ma­ra una se­rie de me­di­das. Se­gún Mau­ri­cio Fer­nán­dez, di­rec­tor de la Uni­dad Es­pe­cia­li­za­da en La­va­do de Di­ne­ro, De­li­tos Eco­nó­mi­cos y Cri­men Or­ga­ni­za­do (Uld­de­co), una de ellas apun­ta a la es­pe­cia­li­za­ción de per­se­cu­to­res pa­ra in­ves­ti­gar los de­li­tos in­for­má­ti­cos.

¿A qué se atri­bu­ye el au­men­to en el de­li­to de uso de tar­je­tas ban­ca­rias frau­du­len­tas?

He­mos cons­ta­do un im­por­tan­te au­men­to de las de­nun­cias por uso frau­du­len­to de tar­je­tas de cré­di­to. Ob­via­men­te, eso es­tá re­la­cio­na­do al au­men­to en el uso de las tar­je­tas de cré­di­to y dé­bi­to en el mer­ca­do. Lo que da cuen­ta que pro­gre­si­va­men­te to­do se va pa­gan­do con tar­je­tas y eso in­te­gra mu­chas más transac­cio­nes. Por lo tan­to, hay mu­chas más po­si­bi­li­da­des de co­me­ter de­li­tos. Y eso pen­san­do en los he­chos que se de­nun­cian.

Es­te de­li­to au­men­ta ca­da año y pa­re­ce no dar tre­gua. ¿Por qué aún no se le pue­de po­ner ata­jo?

Bas­ta mi­rar en cual­quier país desa­rro­lla­do las es­ta­dís­ti­cas de de­li­tos re­la­cio­na­dos con tar­je­tas y ve­rás que los vo­lú­me­nes de de­li­tos en es­ta ma­te­ria son sus­tan­cia­les, son importantes. El te­ma de los de­li­tos de uso frau­du­len­to de tar­je­tas, en re­la­ción a la in­ves­ti­ga­ción, tie­ne va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas pe­cu­lia­res. Co­mo el he­cho de que cuan­do se denuncia mu­chas ve­ces se denuncia por una car­ga u obli­ga­ción que le im­po­ne el sis­te­ma fi-

ES­TRA­TE­GIA

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do con el re­tail pa­ra que (frau­des) con tar­je­tas de ese ti­po ten­gan ca­na­les de re­por­te y en­tre­ga de in­for­ma­ción rá­pi­da”.

ROL DE LAS VICTIMAS “Nor­mal­men­te hay una víc­ti­ma a la que se le ha so­lu­cio­na­do el frau­de o el pro­ble­ma y, por tan­to, no es­tá in­tere­sa­da más allá de eso”.

TEN­DEN­CIA AL AL­ZA “Se­gui­re­mos con al­ta ex­po­si­ción a la ci­ber­cri­mi­na­li­dad por las ca­rac­te­rís­ti­cas de in­ter­net en Chi­le”.

nan­cie­ro pa­ra que los se­gu­ros res­pon­dan, pa­ra que el ban­co cu­bra la de­frau­da­ción. En­ton­ces, nor­mal­men­te hay un víc­ti­ma a la que se le ha so­lu­cio­na­do el frau­de o el pro­ble­ma y, por lo tan­to, es una víc­ti­ma que no es­tá in­tere­sa­da más allá de eso. En­ton­ces, no­so­tros es­ta­mos ha­cien­do un es­tu­dio res­pec­to de la re­la­ción o el efec­to en las in­ves­ti­ga­cio­nes, el ni­vel de par­ti­ci­pa­ción de la víc­ti­ma, en fun­ción de si se sien­te se­gu­ro. O sea, si las víc­ti­mas con­cu­rren a las ci­ta­cio­nes de la fis­ca­lía cuan­do por otros an­te­ce­den­tes de la in­ves­ti­ga­ción se cap­ta que es­té un se­gu­ro de por me­dio.

¿En qué as­pec­tos fal­ta­ría avan­zar pa­ra re­du­cir es­tos de­li­tos?

De­be­ría ha­ber me­ca­nis­mos más ex­pe­di­tos que apor­ten in­for­ma­ción a las in­ves­ti­ga­cio­nes des­de la ban­ca. Creo que se­ría un ele­men- to muy útil pa­ra es­te ti­po de in­ves­ti­ga­cio­nes. No­so­tros he­mos in­ten­ta­do im­ple­men­tar al­gu­nas me­di­das, pe­ro la ver­dad es que el su­per­vi­sor ban­ca­rio no ter­mi­na de re­co­no­cer la im­por­tan­cia de la co­la­bo­ra­ción con las in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les y con la ins­ti­tu­ción que es­tá a car­go de ellas. Por­que cues­ta, pa­re­ce, me­ter­se en el mun­do cri­mi­nal”.

¿Qué me­di­das es­tán to­man­do pa­ra en­fren­tar los ilí­ci­tos ci­ber­né­ti­cos?

Si tú mi­ras las ci­fras de transac­cio­nes en­tre ca­je­ros au­to­má­ti­cos, en tar­je­tas de cré­di­to, ver­sus otro ti­po de transac­cio­nes, cla­ra­men­te es­tá el es­ce­na­rio pa­ra eso. Lo mis­mo, en ge­ne­ral, en re­la­ción a la ci­ber­cri­mi­na­li­dad: si tú mi­ras las ci­fras de pe­ne­tra­ción de in­ter­net en Chi­le, com­pa­ra­do con otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, es tre­men­da­men­te al­ta y eso im­pli­ca una ma­yor vul­ne­ra­bi­li­da­des en ma­te­ria de ci­ber­cri­mi­na­li­dad. Co­mo Mi­nis­te­rio Pú­bli­co es­ta­mos con­cen­tra­dos en en­fren­tar esa si­tua­ción. Se van a nom­brar fis­ca­les es­pe­cia­li­za­dos en ci­ber­cri­mi­na­li­dad, se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra te­ner una ca­pa­ci­dad mí­ni­ma de aná­li­sis. Hay una se­rie de me­di­das to­ma­das en el te­ma, por­que va­mos a se­guir te­nien­do una al­ta ex­po­si­ción a la ci­ber­cri­mi­na­li­dad por las ca­rac­te­rís­ti­cas de in­ter­net en Chi­le.

¿Qué tan fac­ti­ble es pa­ra la fis­ca­lía iden­ti­fi­car a los au­to­res de es­tos he­chos?

Es com­ple­jo lo­grar re­sul­ta­dos por la di­ná­mi­ca mis­ma de los de­li­tos. O sea, de transac­cio­nes elec­tró­ni­cas, in­for­ma­ción que re­quie­re se­guir la pis­ta de ope­ra­cio­nes que en par­te se co­me­ten acá y des­pués se desa­rro­llan en el ex­tran­je­ro. Aquí nos co­nec­ta­mos con el te­ma de la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra ob­te­ner cier­ta in­for­ma­ción. Y eso ha­ce bas­tan­te más len­to y di­fí­cil ob­te­ner re­sul­ta­dos. Chi­le, a par­tir de agos­to, va a ser par­te de una con­ven­ción en ma­te­ria de ci­ber­cri­mi­na­li­dad que es un lar­go anhelo del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

¿Crees que los ban­cos tam­bién tie­nen al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad al no to­mar me­di­das su­fi­cien­tes?

Creo que las me­di­das siem­pre son in­su­fi­cien­tes, pe­ro he­mos vis­to que la ban­ca, con el tiem­po, ha ido to­man­do me­di­das de se­gu­ri­dad. Eso se ha apre­cia­do en tér­mi­nos del uso de cla­ves, del uso de chips, hay un mon­tón de me­di­das de se­gu­ri­dad que la ban­ca ha to­ma­do. Siem­pre van a ser in­su­fi­cien­tes.

¿El ele­va­do nú­me­ro de cau­sas re­car­ga el tra­ba­jo de la fis­ca­lía?

La in­ves­ti­ga­ción de es­te ti­po de frau­des son en vo­lú­me­nes ele­va­dos. In­du­da­ble­men­te que im­pac­tan en la fis­ca­lía, por­que, ade­más, en es­te ti­po de de­li­tos hay que tra­ba­jar con in­for­ma­ción que des­apa­re­ce con cier­ta ra­pi­dez y la ver­dad es que la co­la­bo­ra­ción la es­ta­mos tra­ba­jan­do muy fuertemente con el mun­do del re­tail pa­ra que las tar­je­tas de ese ám­bi­to, por lo me­nos, ten­gan ca­na­les de re­por­te y en­tre­ga de in­for­ma­ción rá­pi­da. Es­tas son in­ves­ti­ga­cio­nes don­de a ve­ces he­mos en­con­tra­do ban­das que vie­nen a de­lin­quir del ex­tran­je­ro, pa­san­do por Chi­le, y es com­ple­jo se­guir­les la pis­ta ci­ber­né­ti­ca a es­te ti­po de de­lin­cuen­tes. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.