Sí, aún se pue­de

La Tercera - - Opinión - Ser­gio Bi­tar Ex­mi­nis­tro

LA PRI­MA­RIA ha re­ve­la­do una de­re­cha más fuer­te de lo que pre­ví, un Fren­te Am­plio me­nos am­plio y una Nue­va Ma­yo­ría de­bi­li­ta­da. Hoy la de­re­cha po­lí­ti­ca mues­tra me­jor or­ga­ni­za­ción, más re­cur­sos y equi­pos ac­ti­vos. ¿Po­drá la cen­troiz­quier­da su­pe­rar sus fa­len­cias?

Se pue­de, si se re­fuer­za pron­to la or­ga­ni­za­ción de la cam­pa­ña con co­man­dos ope­ra­ti­vos, am­plián­do­se a re­gio­nes e in­de­pen­dien­tes. Lue­go, los miem­bros de par­ti­do, di­ri­gen­tes so­cia­les, con­se­je­ros re­gio­na­les, con­ce­ja­les, al­cal­des, dipu­tados y se­na­do­res, de­ben re­co­rrer el país ape­lan­do a los idea­les pro­gre­sis­tas y mos­tran­do pro­pues­tas con­cre­tas. Sa­lud pú­bli­ca y edu­ca­ción gra­tui­ta de ca­li­dad; un Es­ta­do que pro­te­ja de los abu­sos; pen­sio­nes me­jo­ra­das; de­re­chos y tra­to digno a los pue­blos in­dí­ge­nas, e in­no­va- ción al al­can­ce de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, son ejes co­mu­nes de un pro­yec­to ma­ci­zo. Las ideas es­tán, bas­ta re­vi­sar la con­tun­den­cia de las pro­pues­tas de los equi­pos de la cen­troiz­quier­da.

Pa­ra avan­zar es pre­ci­so re­mar­car tres con­cep­tos fun­da­men­ta­les.

Pri­me­ro, que se im­pul­sa­rá un pro­yec­to nue­vo, sus­ten­ta­do y orien­ta­do ha­cia las cla­ses me­dias, que re­co­no­ce los gran­des lo­gros de los go­bier­nos pro­gre­sis­tas y cons­tru­ye so­bre ellos. Que el éxi­to ha si­do y se­rá fru­to de re­for­mas gra­dua­les. Que es­te es el ca­mino que ga­ran­ti­za opor­tu­ni­da­des y pro­tec­ción pa­ra to­dos, que com­ba­te abu­sos y da un tra­to digno; que cree en el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y pro­te­ge el me­dio am­bien­te.

Se­gun­do, que no ha­brá pro­fun­di­za­ción de­mo­crá­ti­ca sin la par­ti­ci­pa­ción de in­de­pen­dien­tes. Y pa­ra los in­de­pen­dien­tes es muy di­fí­cil par­ti­ci­par. El se- na­dor Alejandro Gui­llier es un ejem­plo. Eli­gió el ca­mino ar­duo de con­se­guir fir­mas, ins­cri­bir ca­da una an­te no­ta­rio y ha­cer­lo sin re­cur­sos fi­nan­cie­ros. Ha si­do un enor­me es­fuer­zo, re­com­pen­sa­do por el afec­to y res­pal­do de la gen­te.

Ter­ce­ro, que Ca­ro­li­na Goic y Alejandro Gui­llier tie­nen cua­li­da­des in­dis­cu­ti­bles de ho­nes­ti­dad y ca­pa­ci­dad. En el ca­so de Gui­llier, su ca­rác­ter in­de­pen­dien­te es un ca­pi­tal, no un dé­fi­cit. Es un can­di­da­to cer­cano, abier­to, que en­tien­de los pro­ble­mas de la gen­te. Co­no­ce los te­mas, no te­me pre­gun­tar y sa­be ase­so­rar­se. En su en­cuen­tro pro­gra­má­ti­co del Cau­po­li­can ini­ció su alo­cu­ción re­sal­tan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la in­no­va­cion tec­no­ló­gi­ca pa­ra crear em­pleos de ca­li­dad. Ha pues­to el én­fa­sis en la trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va y la pro­duc­ti­vi­dad pa­ra sos­te­ner la in­clu­sión so­cial, re­for­man­do el Es­ta­do pa­ra do­tar­lo con la ca­pa­ci­dad de con­du­cir, ar­ti­cu­lar acuer­dos es­tra­té­gi­cos y coor­di­nar la aso­cia­ción pú­bli­co­pri­va­da. A di­fe­ren­cia de la op­ción de de­re­cha, ade­más, Gui­llier re­co­ge di­rec­ta­men­te las pe­nu­rias, in­se­gu­ri­da­des y an­he­los de las per­so­nas mo­des­tas, en ca­da rin­cón de Chi­le.

Bre­gar por un nue­vo rum­bo pa­ra Chi­le no es un desafío fá­cil. Es una res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca y po­lí­ti­ca de la cual no pue­de sus­traer­se nin­gún pro­gre­sis­ta. Cuan­do es­tá en jue­go el fu­tu­ro del país no ca­be la am­bi­güe­dad. Se de­be es­tar pre­sen­te y tra­ba­jar. Y mos­trar con el com­pro­mi­so per­so­nal que sí, que aún se pue­de.

Bre­gar por un nue­vo rum­bo pa­ra Chi­le es una res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca y po­lí­ti­ca de la cual no pue­de sus­traer­se nin­gún pro­gre­sis­ta.

HA­CE UNOS días, la mi­nis­tra Adria­na Del­piano ase­gu­ró que los sos­te­ne­do­res de co­le­gios sub­ven­cio­na­dos que pa­sen a par­ti­cu­lar pa­ga­do en 2018, es­tán co­me­tien­do un abu­so con las fa­mi­lias, de­bi­do a que la ley de in­clu­sión no dis­mi­nu­ye los re­cur­sos que hoy re­ci­ben es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos.

La mi­nis­tra tie­ne ra­zón de reac­cio­nar fren­te al pro­ble­ma que sig­ni­fi­ca pa­ra las fa­mi­lias de ca­si 60.000 es­tu­dian­tes, dar­se cuen­ta de que ya no ten­drán derecho a nin­guno de los be­ne­fi­cios que ase­gu­ra­ba la ley de in­clu­sión. En efec­to, una par­te de ellos, en vez del derecho a la pro­me­ti­da gra­tui­dad, can­ce­la­rán men­sual­men­te el do­ble o tri­ple de lo que can­ce­la­ban co­mo es­co­la­ri­dad y aque­llos que no pue­dan ha­cer­lo, pier­den el derecho de con­ti­nuar en el pro­yec­to edu­ca­ti­vo que los pa­dres ha­bían es­co­gi­do pa­ra sus hi­jas e hi­jos, con la di­fi­cul­tad adi­cio­nal de en­con­trar una al­ter­na­ti­va si­mi­lar. Es­to principalmente es­tá ocu­rrien­do en An­to­fa­gas­ta, Co­pia­pó, Se­re­na, Co­quim­bo, Ova­lle y Puer­to Montt.

Pe­ro, se equi­vo­ca al se­ña­lar a los sos­te­ne­do­res co­mo res­pon­sa­bles del pro­ble­ma y ca­li­fi­car in­jus­ta­men­te co­mo un abu­so su pro­ce­der. Tam­bién cuan­do les atri­bu­ye que el cam­bio de sus co­le­gios a par­ti­cu­la­res pagados lo ha­cen ex­clu­si­va­men­te de­bi­do a la dis­mi­nu­ción de re­cur­sos de la sub­ven­ción. Vea­mos los he­chos in­des­men­ti­bles re­gu­la­dos por la ley de in­clu­sión, que han im­pul­sa­do a los sos­te­ne­do­res a es­ta la­men­ta­ble de­ci­sión. Pri­me­ro, se dis­mi­nu­ye pro­gre­si­va­men­te el re­cur­so que apor­ta­ban los pa­dres, sin que exis­ta un re­torno real pe­so a pe­so, mien­tras se man­ten­gan en el fi­nan­cia­mien­to com­par­ti­do cu­yos mon­tos, en más de un 60%, han si­do des­ti­na­dos a in­cre­men­tar re­mu­ne­ra­cio­nes y plan­ta do­cen­te pa­ra me­jo­rar la ges­tión pe­da­gó­gi­ca, asu­mien­do el ca­rác­ter de gas­tos fi­jos. Es­to ge­ne­ra en el cor­to y me­diano pla­zo gra­ves pro­ble­mas fi­nan­cie­ros.

En se­gun­do lu­gar, que­dan re­du­ci­dos al rol de ad­mi­nis­tra­do­res de los re­cur­sos fi­nan­cie­ros que re­ci­ben del Es­ta­do, con es­tric­tas re­gu­la­cio­nes y su­je­tos a la fis­ca­li­za­ción de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Edu­ca­ción, he­cho que di­fi­cul­ta la ges­tión ad­mi­nis­tra­ti­va, fi­nan­cie­ra y pe­da­gó­gi­ca de los es­ta­ble­ci­mien­tos, afec­tan­do se­ve­ra­men­te la ca­li­dad del pro­ce­so edu­ca­ti­vo.

En ter­cer lu­gar, la exi­gen­cia de ser pro­pie­ta­rios de la in­fra­es­truc­tu­ra de sus es­ta­ble­ci­mien­tos, los obli­ga­rá a una com­ple­ja to­ma de de­ci­sio­nes que re­que­ri­rá ase­so­ría ju­rí­di­ca y fi­nan­cie­ra con los cos­tos con­si­guien­tes. Ella no es­ta­rá exen­ta de di­fi­cul­ta­des, es­pe­cial­men­te en los ca­sos que di­cha pro­pie­dad per­te­nez­ca a ter­ce­ros no re­la­cio­na­dos. La po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a cré­di­tos ban­ca­rios con aval de la Cor­fo pa­ra ac­ce­der a la pro­pie­dad, de acuer­do a la in­for­ma­ción de la ban­ca, prác­ti­ca­men­te es in­via­ble pa­ra to­dos aque­llos es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les que cuen­tan con me­nos de 600 es­tu­dian­tes, los que son cer­ca del 90% del to­tal.

Es­tas son al­gu­nas de las ra­zo­nes que ex­pli­can la de­ci­sión ya pre­vis­ta por tan­tos sos­te­ne­do­res, mu­chos de los cua­les no la hi­cie­ron efec­ti­va pa­ra el 2018, con­fia­dos en que te­nien­do a la vis­ta los desas­tro­sos efec­tos de la le­gis­la­ción apro­ba­da, un fu­tu­ro go­bierno pue­da rea­li­zar las co­rrec­cio­nes que sean per­ti­nen­tes. Es­to, con el fin de ga­ran­ti­zar el derecho a una edu­ca­ción de ca­li­dad, in­clu­si­va e in­te­gra­do­ra, con un ré­gi­men de pro­vi­sión mix­to pú­bli­co y par­ti­cu­lar di­ver­si­fi­ca­do, que per­mi­ta a los pa­dres es­co­ger li­bre­men­te el pro­yec­to edu­ca­ti­vo que desean pa­ra sus hi­jas e hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.