Vi­lla San Luis y el pa­tri­mo­nio na­cio­nal

La Tercera - - Opinión -

Es­te ca­so ha­ce ne­ce­sa­rio re­vi­sar la ac­tual com­po­si­ción del Con­se­jo de Mo­nu­men­tos y ter­mi­nar con las prác­ti­cas ex­pro­pia­to­rias del Es­ta­do.

TRAS LA po­lé­mi­ca desata­da por la de­cla­ra­to­ria de la Ca­sa Ita­lia -en Vi­ña del Mar­co­mo mo­nu­men­to na­cio­nal, el ca­so de la Vi­lla San Luis, en la co­mu­na de Las Con­des, que fue ob­je­to de la mis­ma de­sig­na­ción, vuel­ve a po­ner so­bre la me­sa la con­ve­nien­cia y opor­tu­ni­dad de es­te ti­po de de­cla­ra­to­rias que re­sul­tan cla­ra­men­te ex­pro­pia­to­rias pa­ra sus due­ños.

La Vi­lla fue un pro­yec­to de vi­vien­das so­cia­les en el sec­tor orien­te de la ca­pi­tal, lle­va­do a ca­bo du­ran­te el go­bierno de Uni­dad Po­pu­lar. Tras el gol­pe de Es­ta­do, di­chos de­par­ta­men­tos fue­ron uti­li­za­dos por per­so­nal del Ejér­ci­to y fi­nal­men­te, a me­dia­dos de los ‘90, esos te­rre­nos fue­ron ven­di­dos por el fis­co a ter­ce­ros, que han desa­rro­lla­do un ba­rrio de ofi­ci­nas. Es de opi­nión prác­ti­ca­men­te uná­ni­me en­tre los ex­per­tos que no hay ma­yor va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co ni ur­ba­nís­ti­co en ese con­jun­to ha­bi­ta­cio­nal que jus­ti­fi­quen la de­cla­ra­to­ria.

Sí ha existido de­ba­te so­bre el va­lor pa­ra la me­mo­ria his­tó­ri­ca de un con­jun­to ha­bi­ta­cio­nal que bus­có in­te­grar a per­so­nas de ba­jos re­cur­sos en un sec­tor de la ciu­dad don­de tra­di­cio­nal­men­te han ha­bi­ta­do fa­mi­lias de al­tos in­gre­sos. Sin em­bar­go, si se de­ci­de que por di­cha ra­zón es con­ve­nien­te con­ser­var los edi­fi­cios que aún exis­ten -que se en­cuen­tran en es­ta­do rui­no­so-, co­rres­pon­de­ría que el fis­co dis­pu­sie­ra de los re­cur­sos pa­ra ad­qui­rir­los y, de es­ta for­ma, con­ser­var­los y man­te­ner­los en buen es­ta­do. De lo con­tra­rio, no se en­tien­de qué se bus­ca con es­ta de­cla­ra­to­ria. Más cuan­do fue el pro­pio Es­ta­do el que ven­dió los te­rre­nos a pri­va­dos, que aho­ra quie­ra re­cupe­rar par­te de ellos sin nin­gu­na com­pen­sa­ción pa­ra sus ac­tua­les y le­gí­ti­mos due­ños. Si el Es­ta­do qui­sie­ra pre­ser­var par­te de la Vi­lla San Luis de­be ac­tuar tal co­mo se pro­ce­dió, por ejem­plo, cuan­do el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo ex­pro­pió y pa­gó, co­mo exi­ge la ley, a los en­ton­ces due­ños de lo que es ac­tual­men­te el Par­que por la Paz Vi­lla Gri­mal­di.

El he­cho de que tan­to en Vi­ña del Mar co­mo en Las Con­des ha­yan existido los per­mi­sos ne­ce­sa­rios pa­ra ini­ciar la cons­truc­ción de edi­fi­cios, da cuen­ta de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad inade­cua­da que no so­lo li­mi­ta gra­ve­men­te el derecho de pro­pie­dad de sus due­ños, sino que ade­más ge­ne­ra un in­de­sea­ble ni­vel de in­cer­ti­dum­bre que afec­ta cual­quier pro­pie­dad que pue­da ser su­je­ta de res­tric­cio­nes a su uso por par­te del Con­se­jo de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les (CMN).

Por lo an­te­rior, ur­ge re­con­si­de­rar la com­po­si­ción de di­cho con­se­jo. De un to­tal de 21 miem­bros, un ter­cio son re­pre­sen­tan­tes de mi­nis­te­rios, in­clu­yen­do car­te­ras tan in­flu­yen­tes co­mo In­te­rior; en tan­to, los car­gos de pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del CMN son de ex­clu­si­va con­fian­za del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. To­do ello da es­pa­cio a que con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas pri­men por so­bre cri­te­rios téc­ni­cos, co­mo de he­cho pa­re­ce ha­ber ocu­rri­do con la Vi­lla San Luis. La­men­ta­ble­men­te, el pro­yec­to de ley que crea un Mi­nis­te­rio de las Cul­tu­ras, las Ar­tes y el Pa­tri­mo­nio – una ini­cia­ti­va en sí mis­ma dis­cu­ti­ble- no sub­sa­na es­tos pro­ble­mas, man­te­nien­do el CMN sin va­ria­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en su com­po­si­ción y atri­bu­cio­nes. Asi­mis­mo, es in­dis­pen­sa­ble in­cluir po­lí­ti­cas com­pen­sa­to­rias pa­ra los pro­pie­ta­rios de in­mue­bles que sean de­cla­ra­dos mo­nu­men­tos.

Pe­se a que no exis­ten ma­yo­res dis­cre­pan­cias res­pec­to de la ne­ce­si­dad de res­guar­dar el pa­tri­mo­nio co­mo un me­ca­nis­mo pa­ra pre­ser­var nues­tra his­to­ria y cul­tu­ra, no co­rres­pon­de que se ha­ga me­dian­te po­lí­ti­cas ex­pro­pia­to­rias que vul­ne­ran el derecho de pro­pie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.